Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Hace once años. In memoriam del Dr. Mosquera

lunes, 28 de octubre de 2013
Un gallego es un ser humano que siempre está de paso hasta que regresa a casa... Más de una vez me hice la pregunta sobre tal destino. Abandonar la tierra natal, sentirla como ausente en cualquier lugar y en todas las circunstancias, no poseer nada tan valioso como estar dónde el alma se reencuentra con sus raíces, regresar para completar el ciclo de toda una vida.

Quizá tuvo que ver con el destino de generaciones que sienten la tierra gallega como continuidad de la piel y fueron obligados por las circunstancias entre malestar interno por falta de alternativas y espíritu aventurero capaz de buscar un mundo mejor dónde realizarse como ciudadanos, lo que hizo de los gallegos pueblo emigrante, que al dejar su inigualable paisaje lo hacían con tristeza sólo curada el día que regresaban a la madre. De ahí el hermoso poema de Manuel María: "Galicia e o que vemos, a terra o mar e o vento, pero ahí outra Galicia que vai no sentimento. Galicia somos nos, a xente e a fala..."

Aunque no figure en determinada obra sobre médicos ilustres de Lugo, Pablo Mosquera Ferrando, representó con su trayectoria profesional un valioso episodio del tratado que se puede escribir sobre médicos gallegos que dieron lustre a esa provincia que se extiende desde el Cebreiro hasta la mar Cantábrica, con centro administrativo en la ciudad de la muralla patrimonio de la humanidad por declaración de la Unesco.

No hay tantos médicos lucenses que puedan ser recordados con un periplo que comienza en el Hospital Provincial de San José, y se extiende a lo largo y ancho de la creación de una de las obras más ingentes al servicio de los derechos sociales, en concreto el que se hace ciencia o arte por la presencia de la red de hospitales de la Seguridad Social -Residencias del I.N.P.- para mejor proveer en la salud de los ciudadanos.

No hay tantos colegios profesionales de médicos que puedan presumir de tener entre su histórica nómina de colegiados al fundador del Hospital " La Paz" de Madrid, o el primer Gerente del Complejo Sanitario "Vall de Hebrón" de Barcelona -antes Ciudad Sanitaria Francisco Franco de la S.S.-

Este fillo da nosa terra, que nace en 1920, entre las regias paredes de piedra en el Pazo de Dña. Dora, en la parroquia de Santa María de Tamallancos, concello de Vilamarín, hijo, nieto, bisnieto, padre, de médicos, se queda dormido un lunes 28 de octubre del 2002, en el hospital da costa sito en A Mariña lucense. Había vuelto a la tierra hacía casi un cuarto de siglo. Se había quedado a vivir en el mar del norte, ese que Cunqueiro reivindicó como mar de Mondoñedo.

De su generación con la que entabló eterna amistad, entre las murallas de la ciudad que honra a su patrón -octubre- San Froilán, no queda más que el recuerdo. Victorino Varela, Luis Mendaña, Jaime Sánchez Rey, Daniel Varela, Efrén Arias, Manuel Fernández Baltar, Eduardo Urgorri. Al igual que puede ser sombra de alegre estudiantina entre esas rúas compostelanas, dónde se hizo médico, en las que la lluvia se mezcla con el sonido de las campanas de su Catedral, que con sus tañidos recuerda al orbe cristiano la existencia de la Ciudad Santa de Occidente a la que se llega por el mágico camino plagado de templos románicos.

Para el Dr. Mosquera, la longa noite de pedra, a la que se refería nuestro excelso poeta Celso Emilio Ferreiro; remató xunto ao mar, unha vida plena.
Mosquera Mata, Pablo A.
Mosquera Mata, Pablo A.


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania