Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Bieito Rubido interpelado en Herrera en la Onda

jueves, 01 de septiembre de 2005
En el programa (martes 30-08-05) “Herrera en la onda” de la cadena de radio Onda Cero y en la tertulia del mismo y dentro de las llamadas de los oyentes, una señora intervino para decir que era lectora habitual y desde hace años de La Voz de Galicia, que su director, al que se dirigía, al Sr. Bieto Rubido, le parecía un profesional serio y riguroso y que por eso le llamaba la atención que su periódico a la hora de informar de la política local de La Coruña ignorase sistemáticamente el nombre y apellidos del concejal Corcoba (el portavoz del PP en el ayuntamiento de La Coruña; lo mismo sucede con el presidente del Deportivo, con Lendoiro, y al que La Voz de Galicia solo cita con nombres y apellidos cuando hay que señalar algo negativo del Depor) mientras que daba los otros nombres de los grupos municipales, del portavoz del Bloque Nacionalista Galego, el concejal Tello y, por supuesto, del alcalde Vázquez. Alcalde al que La Voz de Galicia-grupo La Voz viene apoyando de forma muy activa y ninguneando, atacando a los que, desde la oposición y otras instancias, critican duramente su política oligárquica, etc…

La señora que llamaba por teléfono a la tertulia de Herrera en la Onda de Onda Cero dijo que, tal vez, el señor Rubido, al tratarse de la política local, no estuviese al tanto de este caso, de esta censura, de este ninguneo sistemático que sufre el concejal Corcoba.

El Sr. Rubido le respondió que el periódico que dirige es privado y que en virtud de la libertad de información informa como le da la gana. Entonces, la señora dijo que eso mismo ya había pasado con el escándalo de la casa del alcalde de La Coruña (se refiere a la casa que adquirió la familia del alcalde de La Coruña en la Ciudad Vieja, que se la compro a la ONCE –que se la iba a vender a otro comprador- en condiciones muy ventajosas y que, además, posteriormente, y debido a cambios municipales, en la misma pudieron hacerse obras de rehabilitación y cuando anteriormente estaba protegida) y que el resto de periódicos de La Coruña (El Ideal Gallego y La Opinión de La Coruña) sí informaban y daban los nombres completos de los intervinientes, de los protagonistas de la información de la política local (de Corcoba, Tello, Vázquez, etc., y sin la censura nominal y sistemática de ninguno de ellos) y que por lo tanto, y lo lamentaba mucho pues le parecía un profesional serio y responsable, el Sr. Rubido, en su opinión, estaba en connivencia con los que imponían dicha política de censura nominal en La Voz de Galicia, dicha política de ninguneo, de borrar nombres y apellidos como en el caso del Sr. Corcoba. El Sr. Rubido volvió a insistir en la cadena de radio Onda Cero que La Voz era una empresa privada y que informaba como quería.

Lo cual, en mi modesta opinión, me parece bastante grave y preocupante, pues, es sabido que cada cual, en este caso un medio tan prestigioso e influyente como La Voz de Galicia (uno de los medios, de lo que se define como prensa regional, mas importante de España y de Europa) puede informar libremente (¡faltaría mas! y después de lo que luchamos algunos durante la dictadura franquista para conseguir la libertad de expresión e información y con las debidas garantías) pero eso no impide señalar, acto seguido, que dicha información si escamotea, si manipula lo que sucede en la realidad, si no informa con nombres y apellidos y sin injustas discriminaciones de los que intervienen en la misma; dicha información, como decíamos, es mala, es injusta, oculta y manipula la realidad, lo que esta realmente sucediendo, y, por tanto, esta contaminada.

Pero es que, además, un medio privado, una empresa privada en las sociedades democráticas con seguridad, garantías y principios, no puede hacer lo que le da la gana sino que esta sometida al Imperio de la ley, al Estado de derecho y, en este caso, al respeto de los principios liberales reiteradamente proclamados y, sobre todo, de un tiempo para acá. Y que decir si, además, los medios, las empresas privadas reciben fondos públicos, ayudas, etc. por diferentes conductos.

Por lo tanto, y al igual que hay defensores del consumidor para que este no sea engañado, para que no se contaminen los productos que consume; hay, también, defensores del consumo mediático, de los productos mediáticos tanto públicos como privados, que velan por la calidad del producto mediático y que tratan de impedir la contaminación del alimento, del medio espiritual, del producto y del medio inmaterial.

La Constitución española de 1978 en su articulo 20.1d dice: “Se reconocen y protegen los derechos: a comunicar y recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión”. Y en el punto 4 del mismo artículo añade: “Estas libertades tienen su limite en el respeto a los derechos reconocidos en este Titulo (Titulo I: De los derechos y deberes fundamentales), en los preceptos de las leyes que lo desarrollan y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia”.

Es decir, la Constitución española habla de la información veraz y de que la libertad, el derecho de expresión, de información esta sometida a la leyes, a los deberes fundamentales, entre los cuales creo que esta el que no haya discriminaciones en virtud del nombre, etc.

Es decir, la Constitución española y otras leyes nacionales e internacionales que tratan de “establecer la justicia, la libertad y la seguridad, y de promover el bien conforme a un orden económico y social justo, de promover una sociedad democrática avanzada”; dichas leyes fundamentales y referenciales a la hora de informar establecen que hay que jugar limpio, que hay que comportarse con deontología empresarial, profesional y laboral. Y esto afecta tanto a lo público como a la privado. Por lo cual, las sociedades responsables, los agentes, grupos, instituciones, etc. que la integran, y especialmente los que tienen mas influencia a la hora de formar las opiniones (públicas, publicadas, radiadas, televisadas, divulgadas por diferentes medios y soportes), de encarnarlas, socializarlas, institucionalizarlas y referenciarlas, deben velar por ello, deben practicar, defender y promover el juego limpio, las informaciones mas rigurosas y veraces, la deontología empresarial, profesional y laboral, y con el fin de impedir todo tipo de manipulaciones, contaminaciones y ninguneos informativos.

En el mundo anglosajón y angloamericano, los medios llamados de calidad y referenciales (como, por ejemplo, la BB, TWSJ, TNYT, TWP, TMH-ENH, etc.) separan la información de la opinión y toman medidas disciplinarias que afectan a los profesionales y colaboradores mediáticos (e incluso a los responsables que están por encima de ellos) que manipulan los hechos y que, por tanto, informan de forma incompleta al escamotear lo que ha sucedido en la realidad y de forma claramente premeditada. Que se diría de un medio de comunicación, de un diario que informase de un partido de fútbol en el que el delantero de un equipo mete varios goles, otro también los mete y, sin embargo, dicho medio, dicho diario no informase de uno de los delanteros que metió dichos goles, no citase su nombre (o lo citase únicamente para culparlo de todos los males del equipo) y, al mismo tiempo, informase parcialmente del otro u otros delanteros. Y que se diría si, además, este tipo de mala información, de información premeditadamente incompleta, parcial y sectaria se repitiese en todas las crónicas. Se diría que dicho medio malinforma, desinforma, no informa de forma veraz; se diría que incumple con el deber de informar con veracidad en relación con lo que realmente ha sucedido, esta sucediendo y con los que intervienen, son protagonistas en la información que se esta facilitando.

Pero es que, además, el Sr. Rubido forma parte como invitado de las tertulias del prestigioso programa "Herrera en la Onda" de Onda Cero (de cuya empresa madre soy pequeño accionista y defiendo en esta empresa, y en otras, el juego y competencia limpios, la responsabilidad social de la empresa y la ética empresarial. Supongo que algo tendrán que decir al respecto los trabajadores, técnicos, profesionales, ejecutivos, colaboradores, etc. de las empresas implicadas y máxime los que dicen defender el juego y competencia limpios, y el compromiso honrado, humilde y riguroso con la verdad y su difusión) y donde los oyentes pensamos y esperamos que los que forman parte de dicha tertulia como profesionales, como colaboradores, como conductores, etc. están ahí para informar honradamente, con rigor, con veracidad, es decir, con deontología profesional, sin escamotear ni discriminar de forma premeditada e injusta ningún nombre, lo que sucede en la realidad y los que intervienen en la misma.

En las sociedades democráticas con seguridad, garantías y principios (y no en las sociedades democráticas amañadas, de juego sucio donde algunos, proclamando grandes derechos y principios, se creen que pueden hacer lo que les da la gana, se creen que porque tiene determinados poderes y/o determinados puestos, determinados cargos pueden nombrar, pueden establecer lo que existe y no existe en la realidad social, pueden nombrar únicamente y en plan maniqueista para atacar, para denigrar, para contentar a los jefes máximos, etc.) la persona física o jurídica en la vida mas intima y particular, en la empresa privada, el agente individual y grupalmente no puede hacer lo que le da la gana, pues, debe respetar a los demás al igual que sus derechos. Es decir, en las sociedades democráticas con seguridad, garantías y principios (y no en las sociedades democráticas amañadas citadas, y no en las sociedades que se valen del multiculturalismo, de fundamentalismos, demagogias, nomenklaturismos y/o corporativismos varios para legitimar las peores practicas, las mas condenables, para mantener, reproducir, crear y recrear regímenes profundamente antidemocráticos e injustos, regímenes en los que se violan muy gravemente los derechos humanos, democráticos y humanos) conviene practicar, defender y promover individual y grupalmente, en las personas físicas y jurídicas, en lo publico y privado, en lo intimo y personal, el ejercicio honrado de la libertad, la representación y crítica rigurosas y responsables, los deberes fundamentales de la persona y no solo los derechos (y además, en bastantes casos, entendidos de forma interesada), el creer que cada uno puede hacer lo que le da la gana; conviene, por tanto, tener muy presente y aplicar el articulo 29 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y que dice: “Toda persona tiene deberes respecto a la comunidad, puesto que sólo en esta puede desarrollar libre y plenamente su personalidad. En el ejercicio de sus derechos y en el disfrute de sus libertades, toda persona estará solamente sujeta a las limitaciones establecidas por la ley y con el único fin de asegurar el reconocimiento y el respeto de los derechos y libertades de los demás, y de satisfacer las justas exigencias de la moral, del orden público y del bienestar general en una sociedad democrática”.
Cancio, Miguel
Cancio, Miguel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania