Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Indignidad

viernes, 12 de julio de 2013
Supongo que no es de extrañar que uno se pueda indignar, tal y como está el patio. Yo mismo soy un indignado, y no se imaginan hasta qué punto. El problema es que el destino de mi cabreo es un poquito más selectivo que el de ciertas masas, y yo no meto a todo el mundo en el mismo saco, cosa que es lo más habitual en este puñetero país. Mi indignación va contra la estupidez, la consigna fácil, la utilización descarada de la desgracia y la obsesión con el “trinca lo que puedas” que hay en España. Y esa indignación también va contra muchos que se dicen "indignados".

Ayer un grupo de personas, afectados por las preferentes, salieron nuevamente a la calle y montaron un cristo frente a la casa de Joaquín García Díez, diputado y exalcalde de Lugo. El argumento, por llamarlo de alguna manera, es que es uno de los diputados del PP que aprobó el famoso tema de las quitas, y, por tanto, presumen que es culpable de que hayan perdido una parte de sus ahorros.

Lo que no aclaran, y deberían, es que también es responsable de que hayan recuperado una parte de sus inversiones (ellos les llaman "ahorros", para darle más calidez al tema). Y han recuperado una parte importante, hay que decirlo. Vamos a dar datos, que ya estoy harto de tanta tontería.

De las preferentes y subordinadas de NovaCaixaGalicia, que son las más comunes en esta ciudad, hubo 75.266 clientes afectados. De estos 37.811, vía arbitraje, recuperaron o están en vías de recuperar el 100% de su dinero, y los 37.455 restantes aceptaron o van a aceptar un canje y liquidez que supone la recuperación del 71% de media de su dinero.

Lo de las medias ya sabemos lo que es, que si tú comes dos pollos y yo no como ninguno, nos hemos comido un pollo cada uno. Lo que no se explica casi nunca es que en este caso el que no se comió un pollo es porque antes se zampó una docena de chuletitas de cordero. Traducido al Román paladino, el que recuperó el 54% del dinero que tenía invertido es porque ya cobró en intereses más del 100% de la inversión. Lo sé por experiencia, recuerden que mi abuela tenía subordinadas, así que no pierdan el tiempo discutiéndomelo.

Una vez dicho esto, ¿tiene derecho a protestar los que han recuperado el 71% de su inversión? Desde luego que sí. ¿Ante a casa de Joaquín? Desde luego que no. Tienen derecho a protestar si les engañaron, pero Joaquín no sólo no ha engañado a nadie sino que es uno de los responsables de que hayan podido recuperar una parte importante de su dinero.

Alguien debería explicar a estas personas que gracias a la iniciativa que nuestro diputado votó favorablemente han recuperado esa parte del dinero sin renunciar al otro 29%, que pueden reclamar vía arbitraje (los que lo hicieron cuando se podía) o mediante el oportuno procedimiento judicial.

Personalmente no estoy muy contento con la medida de que con dinero público se hayan comprado esas preferentes y subordinadas, ya que considero que esto es un tema meramente privado y civil, y que debería dirimirse en los juzgados. Decían en algún eslogan “no somos inversores, somos ahorradores”, pues señor mío, haber metido el dinero a plazo fijo. Si el cliente estaba informado y aceptó el riesgo, la cosa está clara y todos sabemos que las inversiones de riesgo no necesariamente salen bien. Pero si el cliente fue engañado, entonces una denuncia colectiva por estafa no sólo supondría la devolución del capital sino una pena importante a los estafadores, lo cual me parece totalmente necesario.

En cualquier caso Joaquín García Díez no vendió ninguna preferente ni subordinada a ningún afectado. Tampoco apoyaba al gobierno que consintió y amparó esa venta. Su único “crimen” respecto a este tema fue votar favorablemente una solución que, insisto, supone recuperar una parte importante del dinero con vistas a recuperar el 100%... ¿y es a él al que van a putear a su casa? Perdonen la expresión, pero es lo que es.

Llama la atención que entre los “manifestantes” estuvieran representantes del BNG y el PSOE, siendo este último el partido que gobernaba cuando se producía la situación y el primero uno de los que apoyó a ese gobierno. Con total descaro. Poniéndose al frente de un grupo de afectados de la forma más demagógica, oportunista y rastrera posible para arañar unos votos y hacer daño.

Porque se trata de eso, de hacer daño. De intentar boicotear el ánimo de alguien que, al contrario que ellos, tiene vergüenza y valora cosas como el buen nombre o la honorabilidad. De intentar machacar a lo que antes se llamaba una "persona decente" aunque hoy el término está muy devaluado, no así la idea. De presionar a quien ha trabajado como el que más en favor de esta ciudad y a quien Lugo le debe muchísimo. No me pierde la amistad porque eso lo pensaba desde mucho antes de conocer a Joaquín: es el responsable de que Lugo pasara de ser un pueblo grande a una ciudad. No es moco de pavo.

No me digan que no quiero que protesten, claro que quiero, cada uno defiende lo suyo, pero sepan dónde y contra quién. Metan en un pleito a las entidades que urdieron un plan para colocar estos productos a quienes no tenían ni conocimientos ni capacidad de valorar en qué se estaban metiendo, pero no vayan a sus casas, vayan al juzgado. Y si buscan responsables políticos, miren hacia quienes gobernaban cuando pasó todo esto.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania