Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Futbol, burbujas, juego sucio, corrupcion, impunidad

lunes, 08 de julio de 2013
Sobre el fútbol y las burbujas en dictadura y democracia

El fútbol español tiene que ver, claramente y entre otras cosas, con la burbuja económico-financiera y de la construcción, que ha dado lugar a la muy grave crisis económica que viene sufriendo la nación española desde 2007-2008 y a la que hay que añadir la grave crisis de valores y la muy grave corrupción que, de arriba abajo y abajo arriba, por arriba, en medio y abajo, en lo público, privado-intimo y eclesial, viene golpeando gravisimamente a España (incluido el fútbol y otros deportes) desde la puesta en marcha de la democracia en 1977 y desde antes, bajo la dictadura franquista.

Sin embargo, la burbuja, el malgasto, despilfarro, juego sucio, la economía sumergida y corrupción, en el fútbol y otros deportes, vienen siendo mucho mayores, en España, a partir del año 1977 y nadie es capaz de meterles mano como es debido, de analizar estos males criticamente, con honradez y el mayor rigor y competencia, y de denunciarlos, para, así, tratar de acabar con ellos. Esta claro que, al estar buena parte de los medios de comunicación, de los emisores (personas individuales y jurídicas), implicados en el negocio futbolístico, en la burbuja, el malgasto, despilfarro juego sucio, economía sumergida y corrupción, es mucho mas difícil hacerles frente, combatirlos.

Por lo que se viene viendo, en el fútbol español no rigen las leyes, minimamente justas, del mercado, de la economía, de no comprar ni gastar lo que no se puede, de pagar las deudas que se contraen en tiempo y forma, de evitar la descomunal economía corrupta-sumergida, todo tipo de juegos sucios, etc.

Presidentes y otras instancias vinculadas con el fútbol (incluidos los medios, los emisores), tienen licencia para gastar y gastar, no pagar, llevar a cabo todo tipo de chanchullos, etc., y seguir, así, años y años. Llevamos, así, mas de 50 años y nadie quiere poner orden para que, en España, cunda la practica, defensa y promoción del juego limpio y de lucha implacable, honrada y eficiente contra el malgasto, despilfarro, juego sucio, economía sumergida, corrupción en el fútbol y otros deportes (y en el resto de los campos sociales).

El fútbol español, desde hace bastantes años y fuesen quienes fuesen los que, a los diferentes niveles, gobernaban en lo publico (incluido el deporte), parapublico (Cajas de Ahorros, etc.) y privado (bancos, empresas, profesiones, empleos y trabajos varios, medios de comunicación, emisores, etc.), viene viviendo muy por encima de sus posibilidades económicas y con una gravisima irresponsabilidad, impunidad de presidentes, directivos, entrenadores-equipos técnico, jugadores, intermediarios-agentes deportivos, autoridades varias (locales, provinciales, autonómicas, nacionales e internacionales-globales), etc. y de los que les hacen el juego, personas individuales y jurídicas, en los emisores, los medios de comunicación, en una gama de empresas, negocios, profesiones, cargos públicos, sindicatos, patronales, trabajos, empleos varios, etc. que tienen que ver con el fútbol y con el que, unos y otros, sacan muy buenas tajadas (materiales, inmateriales, sexuales ­ orgías y demás -, de fama, figuración, imagen, vedettismo, posición, influencias, apariencias, etc.).

Los presidentes y demás, que acabamos de citar, han incurrido: en muy graves gastos, absolutamente insostenibles y completamente irresponsables; en muy graves deudas con Hacienda, la Seguridad Social, con todo tipo de instancias publicas, parapublicas (Cajas de Ahorro, etc.) y privadas (bancos, empresas, negocios, profesiones, empleos, trabajos varios, medios, emisores ­ personas individuales y jurídicas -, etc.); en inmensas deudas, déficits, malgastos, despilfarros, malversaciones, juegos sucios, corrupciones, etc., con todo tipo de chanchullos, irregularidades, evasiones fiscales, blanqueos, tráficos incluidos el de niños y menores futbolistas, espionajes, apoyo a los hooligans-aficionados mas violentos, mafiosos, asesinos (Argentina, etc.), utilización política, clientelar, comisionista, corporativa, etc. del fútbol y otros deportes, tal y como sucede, por poner por caso, con las orquestas, los artistas, las fiestas, el ocio, el show business, los sindicatos, las patronales y otras instituciones, los movimientos y redes sociales, etc., a escala local, comarcal, provincial, autonómica, nacional e internacional-global, y donde se crean, a partir del fútbol, redes chanchulleras, clientelares, nepóticas, amiguistas, comisionistas, politiqueras, partidistas, chantajistas, mafiosas, gastrovinícolas, masajeadoras, abanicadoras y de otras virguerías, rijosidades mas o menos sofisticadas vinculadas con las nomenklaturas del fútbol muy por arriba y muy por abajo, etc.

Hay presidentes que, junto a su gente de confianza pero también contando con la imprescindible colaboración, por activa o pasiva, de autoridades publicas deportivas, de políticos, sindicalistas, empresarios, profesionales y trabajadores varios, de cajas, bancos, empresas, emisores, grupos mediáticos, profesionales, de todo tipo de intermediarios interiores y exteriores, etc., vienen incurriendo, a pesar de las grandes subvenciones y concesiones, de las muy grandes y continuas ayudas recibidas (debido al pan y circo, a la repercusión publica, mediática, social, etc. que tiene el fútbol); vienen incurriendo en muy importantes e insostenibles deudas publicas y privadas, en todo tipo de nepotismos, amiguismos, clientelismos, comisionismos, politiquerias, chanchullismos, juegos sucios, etc.

Sobre el fútbol y Brasil, Italia, España, etc.

En Brasil y otras naciones, en dictadura y democracia, el fútbol viene siendo utilizando, de forma populista, contaminadora, por el poder político y otros poderes, como pan y circo (véase la obra genial Pan y Circo de Paul Veyne, gran experto en la Roma antigua, profesor del Collège de France) para manipular, contaminar y sujetar al pueblo, y así cubrir, tapar, disimular, etc. muy graves corrupciones, politiquerias, malgastos, despilfarros, etc.

La justicia italiana, de nuevo, acaba de intervenir 41 clubes de 1ª (varios grandes y muy grandes), 2ª y categorías inferiores por evasión de impuestos, blanqueo, asociación delictiva, facturas falsas, etc. en asuntos relativos a los contratos entre los clubes, jugadores, agentes deportivos, etc.

Hay graves problemas, en el fútbol italiano, español, etc., también con los partidos amañados, el juego sucio en las apuestas, las drogas (la Operación Puerto tiene una vertiente futbolística que no ha sido desvelada), el control de equipos (incluso, por mafias, por todo tipo de agentes y grupos desaprensivos, dispuestos a lo peor de lo peor para sacar buenas tajadas ellos y sus gentes, para huir hacia delante confiados en que, por la popularidad de fútbol, nadie se atreverá a meterles mano, etc.) para blanquear y sacar grandes tajadas, la constante y muy negativa intervención, la politiquería y malgasto publico, privado, etc. Todo ello, y más, afecta al fútbol profesional español pero también al fútbol y deporte olímpicos, aficionados, no profesionales.

¿Cuándo, en España, se va a intervenir y hacer una limpieza a fondo en el fútbol y deporte españoles para que se impongan el juego limpio, la critica y justicia justas, y se persiga el malgasto, despilfarro, juego sucio, economía sumergida, corrupción, politiquería, etc. existentes?

Sobre las inmensas deudas en el fútbol español y la cara dura, la jeta de algunos

El fútbol español, solo en 1ª y 2ª, según el Consejo Superior de Deportes, ¡¡¡debe, en 2013, 3.600 millones euros (579.000 millones pesetas)!!!.

Hay equipos que deben 50, 100, 200, 300 y mas millones de euros a Hacienda, la Seguridad Social y otras instancias públicas, parapúblicas (que les vienen dando muy importantes ayudas a los equipos españoles y por lo que, con toda la razón, han protestado equipos profesionales de la Unión Europea), a cajas, bancos, empresas, jugadores (que también son responsables de la deuda, la corrupción, al igual que sus representantes, agentes, etc., y que no se han cansado de pedir y pedir hasta que desplumaron a la gallina de oro y por lo que han quedado a culo pajarero ­ Cervantes -), pequeños negocios y, con estas grandes, inmensas deudas quieren que le reduzcan lo que deben y pagar lo que no pagaron en comodisimos plazos. Así cualquiera.

Claro que, según algunos, el fútbol no es una empresa, es el pan y circo, y una parte del pueblo esta dispuesto a tragar. Los hay que se pasan de listos, pues, para gastar y gastar y gastar, y no pagar lo que deben, para esto no son empresa, forman parte, participan de ese dinero que, según algunos irresponsables y muy interesados, al ser público no es de nadie y debe de ser infinito, como un pozo sin fondo. Empero, sin embargo, estos mismos, a la hora de cobrar, de beneficiarse ellos y los suyos, sus socios, aliados, etc., a la hora de cobrar en efectivo y en todo tipo de especies confesadas y son confesar (pero todo se sabe, todo acaba sabiéndose), para esto, para conseguir grandes, inmensas tajadas, con toda la jetaza y mas, mucho mas, son y se consideran presidentes, empresarios, directores generales, CEOs, gerentes-managers generales, etc. muy competitivos y, por ello, cobran a lo muy grande y por todo tipo de conceptos: primas, bonus, fichas, imagen, salarios, dietas, desplazamientos, grandes hoteles de lujo y otros muchos lujos, comidas, bebidas, masajes, escort, regalos, todo tipo de extras y un larguisimo etcétera.

Sobre las deudas en el fútbol y otros sectores

En España, se esta viendo que hay dos pesas y medidas: una para el fútbol, donde se puede no pagar, contraer inmensas deudas, incurrir en inmensos, clientelares e injustificados gastos, etc., y a los responsables no les pasa nada; y otra, como los que no pagan sus casas y los echan de las mismas o como, por ejemplo, el prestigioso cocinero Sergi Arola que, con dos estrellas Michelin, Hacienda la precintó un restaurante en Madrid al deber 300.000 euros a la Hacienda y a la Seguridad Social. Arola se esta, viene preguntando porque a él le precintan su restaurante y a los equipos de fútbol con deudas infinitamente mucho mas grandes no les pasa nada año, tras año.

Sobre las prioridades públicas en Galicia, en España.

¿Hasta cuando va a continuar la impunidad en el fútbol español? En Lugo, una de las provincias mas pobres de España, la Diputación de Lugo y el Ayuntamiento de Lugo, que vienen reivindicando nuevos servicios hospitalarios públicos en la ciudad de Lugo, etc., acaban de conceder 900.000 euros y 600.000 euros al equipo profesional (donde se pagan importantes salarios, fichas, primas, etc., como en el resto de los equipos profesionales), a la empresa Club Deportivo Lugo, equipo de Segunda A. En Coruña, Lugo, Orense y Pontevedra, los enfermos de cáncer tienen que sufrir grandes colas, esperas masivas, muy dolorosas, inhumanas y durisimas, para la quimioterapia, etc., etc., etc. En la comunidad autónoma valenciana, de casi todos los grandes equipos profesionales de fútbol ha tenido que hacerse cargo el gobierno autónomo valenciano.

Sobre Camus, el juego limpio, el sentido del deber, la ética y el fútbol

En el deporte de elite, como en la educación y otras instancias de encarnación y socialización de buenos valores, hay que practicar, defender y promover firmemente los buenos valores, entre otros, del juego limpio y la competencia con principios, para que, entre otras cosas, el maravilloso juego, el gran espectáculo que es el fútbol y otros deportes de elite, sirvan del mejor ejemplo.

Recordemos que el gran intelectual, humanista exigente, antitotalitario y Premio Nobel de literatura, el argelino francés Albert Camus, el autor de Ni víctimas ni verdugos, El hombre rebelde, etc., que defendía la verdad frente a quien quiera que fuese, la dijese Agamenón o su porquero; Camus, al que la tuberculosis le impidió dedicarse al fútbol (su gran pasión: jugo, cuando era estudiante becario de 7 de media ­ la nota máxima 10: es muy grave confundir la igualdad con el igualitarismo y tratar de imponer en la educación, en el fútbol, el deporte, la cultura y otros campos sociales, la mediocridad, la falta de esfuerzo y sacrificio para, por medio de la selección, promoción y control justos de los mejores-honrados en lo publico, privado-intimo y eclesial, dar lo mejor de uno para sí mismo, los suyos y los demás -; jugó en el Racing universitario de Argel; a su grupo de teatro le llamo El equipo y después de su muerte en accidente de coche, en 1960, llevaron su féretro los componentes del equipo de fútbol del pueblo francés de Lourmarin donde se había comprado una casa, y de cuyo equipo era presidente honorario. Una de sus grandes aficiones era ir los domingos al fútbol con sus amigos); Camus dijo: Todo lo que he aprendido en la vida sobre la ética y el deber del hombre se lo debo al fútbol.

En España hay que hacer todo lo posible para que el fútbol (y otros deportes) como dice Camus, sirva para contribuir al juego limpio, al deber con principios, a la deontología profesional, y no al malgasto, el despilfarro, la economía sumergida, el juego sucio, la contaminación, la manipulación, la corrupción.
Cancio, Miguel
Cancio, Miguel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania