Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

El Regimiento de Infantería de Luzón y el Parque Regional de Campaña

jueves, 20 de junio de 2013
MEMORIA DE LUGO

Cuarteles de la ciudad

El Regimiento de Infantería de Luzón y el Parque Regional de Campaña

Suprimido en 1893 el Colegio Preparatorio Miliar el magnífico edificio de las Mercedes precisaba de una ocupación que reportase algún beneficio a la ciudad. Los políticos, alguno influyente, hicieron gestiones para conseguir algo efectivo y duradero. Se pensó en destinar el edificio a cuartel de un regimiento de artillería, compuesto por seis baterías con fuerza total de cuatrocientos noventa y dos hombres, ciento diecisiete caballos, ciento noventa y dos mulas, y los pabellones para jefes y oficiales. La instalación se hacía en Lugo por quedar en suspenso la orden para que se estableciese en A Coruña, hasta que no se hiciese allí un nuevo cuartel.

El 5 de agosto de 1893, Manuel Becerra, diputado por el distrito de Becerreá, comunicaba por telegrama al Ayuntamiento que cuando se formase el Octavo Cuerpo, la ciudad participaría ampliamente de las ventajas, y que entre tanto se establecería una brigada de tres armas en A Coruña y otra en Lugo, rogando se lo comunicase al Círculo Liberal y al de Artesanos, entre otros. Esto era posible gracias a la reforma introducida por el nuevo ministro de la Guerra, don José López Domínguez, que afectaba a la división militar.

El 17 de agosto el Ayuntamiento acepta la invitación comprometiéndose a hacer las obras necesarias en el edificio de las Mercedes para acuartelar al personal, material y ganado de un regimiento de Artillería de Montaña.

El 21 de agosto la Diputación Provincial, presidida por don Pastor Maseda Vázquez de Parga, acepta a petición del Ayuntamiento, pero no se compromete a subvencionar las obras mientras que no se conociesen los planos y presupuestos elaborados por el jefe del cuerpo de ingenieros militares.

El 19 de octubre comunican del estado mayor de la Capitanía General de Castilla la Vieja y Galicia, que la reina regente dispusiera la formación de los planos de acuerdo con las propuestas del comandante general de ingenieros. El coste máximo de las obras se estimaba entre 70.000 y 75.000 pesetas. La corporación municipal se comprometió a efectuar y costear las obras y la provincial a subvencionar con el cuarenta por ciento su importe. Se hicieron con planos del teniente coronel Antonio Vidal y Rúa, siendo aprobado el proyecto por Real orden de 5 de julio de 1894.

Las obras de adaptación

En el acuerdo de cesión, el ramo de Guerra se comprometía a conservar y reparar el edificio mientras durase el usufructo. La cesión quedaría sin efecto en el caso de que la fuerza de artillería quedase reducida a menos de dos baterías, a no ser que necesidades del servicio o de orden público exigiesen el traslado accidental de esa parte de la guarnición.

El ministro de Ultramar comunicaba el día 5 de mayo de 1894, que el ministerio de la Guerra aceptara las condiciones y que las baterías saldrían de Segovia tan pronto como se concluyesen las obras de adaptación. La primera lo hizo el 25 de agosto, y la segunda el 3 de septiembre.

El Ayuntamiento encargó a Eduardo Ramos ir a Ferrol con el comandante de ingenieros Antonio Vidal, para enterase de las obras. En el cuerpo de edificación podían alojar el ganado de dos baterías, el personal de las tres y la plana mayor, cuerpo de guardia de oficial y tropa con sus dependencias, oficinas para los jefes, academias y escuelas, almacenes de vestuarios, equipos, monturas y atalajes.

Cambio a parque regional de Campaña
.
El 27 de junio de 1897, se cedió el edificio en usufructo para un regimiento de artillería de campaña, por lo menos durante cinco años. El 9 de diciembre de 1901, el Ayuntamiento acordó cederlo por tiempo indefinido, mientras se mantuviese en él dos baterías de artillería, o fuerzas equivalentes de otra arma, comprometiéndose el ramo de la Guerra a repararlo.

El 3 de junio de 1913, el ministro de la Guerra comunicaba que el rey autorizaba la renovación del contrato destinando el edificio a Parque Regional de Campaña. La Diputación no tomó acuerdo hasta el 12 de noviembre de 1914, haciendo lo mismo el Ayuntamiento, que ya cediera su parte, el 22 de agosto de 1912.

El 23 de octubre de 1915, el Ayuntamiento accedió destinar el edificio para Parque Regional y talleres para carga de cartuchos, lo que dio lugar a que se instalasen los polvorines en el barrio de Montirón, en el campo que utilizaban las tropas para instrucción. El edificio despareció en 1960 para construir en su solar la Escuela de Ingenieros Técnicos Agrícolas.
De Abel Vilela, Adolfo
De Abel Vilela, Adolfo


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania