Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Desde hace más de 40 años

lunes, 27 de mayo de 2013
En 1972, la Universidad Complutense de Madrid, me facultó para ejercer la medicina. Pero, tendría que remontarme a la época de estudiante para situar mi trabajo en tal espacio. Ya que había sido interno en el Hospital Clínico Universitario de San Carlos, los cursos, desde 1969 hasta 1972. Al mismo tiempo que trabajaba –remuneradamente- en el Sanatorio “Zurbarán” del barrio de Salamanca en Madrid, a pocos pasos del mítico café “Gijón”.

Mi primer trabajo, como médico de la Seguridad Social, lo tuve en Madrid, para luego, ganar el concursillo de méritos que me permitió ser médico de medicina general en el Ambulatorio de Eibar. De ahí, que mi número de la tarjeta para la asistencia en la S.S. se corresponda con la provincia de Guipúzcoa.

Me presenté al MIR en: Madrid, Santander y Barcelona. Me otorgan plaza de Médico Interno la Ciudad Sanitaria “Francisco Franco” de Barcelona. Un accidente de tráfico, con secuelas en la cadera derecha me lleva a dejar la especialidad de Cirugía Infantil, y hacerme Inspector Médico de la S.S. que gestionaba el Instituto Nacional de Previsión, dentro del Ministerio de Trabajo. Son los años 70.

He cambiado la singladura de la asistencia por la gestión. Así, gano la oposición de Médico Inspector de la Seguridad Social del INP, con destino en Barcelona, como Director de la Residencia –Hospital- General, del complejo que hoy se denomina Hospital Universitario “Vall de Hebrón”.

El 1 de junio de 1976, me traslado a Vitoria. Soy el Director de la Residencia Sanitaría “Ortiz de Zárate”, con nombramiento acumulado de Jefe Provincial de Servicios Sanitarios de Alava. En febrero de 1977, se inaugura el nuevo Hospital que hoy es Txagorrichu.

En 1978, hago un periplo, como responsable de instituciones sanitarias, por Burgos y Tenerife, para finalmente, ser nombrado Director de la Residencia Sanitaria “General Álvarez de Castro" de Gerona, hoy Hospital “Josep Trueta”.

En 1980, decido volver a la asistencia sanitaria. Soy médico de medicina general, por oposición, de la S.S. en la ciudad de Vitoria. Así como Inspector Médico de accidentes de trabajo del Mutualismo Laboral, plaza que consolido por oposición restringida, y dónde era asesor, desde mi etapa de Barcelona en 1973.

En 1982, inicio mi singladura como Responsable de la Unidad de Salud Laboral de FASVA, con sede en el Hospital Provincial “Santiago Apóstol” de Vitoria. He ganado la plaza por oposición. Soy especialista en Medicina del Trabajo por la Universidad de Barcelona, desde 1974.

Desde 1982, hasta el 2012, en que me jubilan, seré el Jefe del Servicio de Medicina Preventiva y Salud Laboral, del Hospital Santiago Apóstol de Osakidetza en Vitoria.

Gano por oposición la plaza de profesor de Salud Pública de la Universidad Pública Vasca, con sede en Vitoria, y después en San Sebastián, hecho que me obliga a dimitir por razones de seguridad. Permanecí en labores docentes durante diez años.

En septiembre del 2002, ocupo la plaza de Gerente del Hospital Comarcal Da Costa, perteneciente al SERGAS, dónde estoy hasta febrero del 2005.

En junio del 2008, ocupo la plaza de Director Médico del Hospital comarcal de Jarrio, perteneciente al SESPA. Permanezco hasta septiembre del 2011.
En Septiembre del 2011, me reincorporo a la plaza de medicina de familia, que había trasladado desde Alava a Galicia. Soy el médico titular del centro de Salud en Cervo; un valle maravilloso bajo la sombra de Sargadelos. He optado por la romántica medicina rural.

Durante todos estos años, me ha tocado: examinar, enseñar, publicar, atender y investigar, en el espacio del derecho a la salud. Lo hice con entusiasmo y dedicación exclusiva.

Me jubilo, con 66 años, el 30 de junio del 2013, en el SERGAS de Galicia, y concluyo mi actividad profesional como médico al servicio público de la sociedad.

Se termina así, la carrera profesional de un médico, hijo, nieto y bis nieto, de médicos.

He sido fiel a las enseñanzas del humanismo. “El médico que sólo sabe medicina, ni medicina sabe”. De ahí que, la medicina haya sido una parte de mi vida, pero no la única.

Mi paso por la política y la cultura, siempre lo fueron desde mi condición de Universitario, con méritos profesionales objetivables, lo que me dio, autoridad científica y la más rabiosa independencia.
Mosquera Mata, Pablo A.
Mosquera Mata, Pablo A.


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania