Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Enrique García Rey, un gran director y compositor de música

miércoles, 06 de marzo de 2013
Orteganos en el mundo

Enrique García Rey, un gran director y compositor de música

Enrique García Rey nació en Senra a principios del siglo XX, pero la mayor parte de su vida adulta la va a pasar alejado de su terruño debido a que su calidad como músico y sobre todo como director lo va a llevar de un lugar para otro formando y dirigiendo a algunas de las mejoras bandas de su tiempo. Fue el miembro más importante de la saga musical familiar que se había iniciado con su tío Luis Rey Cortés.

Su primer destino fuera de la comarca ortegana fue en Goyás, en las tierras del Deza, de donde pasará, en 1951, a la aldea próxima de Vilatuxe, perteneciente, también, al municipio pontevedrés de Lalín. En este nuevo destino, hace tan solo siete años que un grupo de 12 jóvenes había fundado una banda que empezaba a tener un cierto éxito. Enrique fue llamado para hacerse cargo de su dirección ese año, elevando, en los siguientes, su calidad musical hasta conseguir crear un conjunto armónico que irá obtieniendo un notable éxito allá donde quiera que lo soliciten.

Durante su tiempo libre se va a dedicar a la otra faceta de la música que más le gusta: la composición. Durante su estancia en Vilatuxe produjo algunas de las composiciones que, con el tiempo, más fama le van a aportar, así como otras en las que se puede reconocer su agradecimiento a los vecinos que le acogieron. Durante esos años compuso el pasodoble Vilatuxe, Brisas Galaicas, o la más conocida de su repertorio, Rapsodia Galega nº 1, que aún hoy siguen siendo tocadas por muchas bandas gallegas y de otros lugares de España.

Desde Vilatuxe, Enrique sigue su camino profesional por las tierras del Deza, pero en esta ocasión se afinca en la aldea de Merza, en el ayuntamiento pontevedrés de Vila de Cruces. Su marcha fue suplida por el músico, editor, profesor de lenguas clásicas y escritor, además de su tocayo y amigo, Enrique Alvarellos. La Banda de Merza era ya una de las más reconocidas y de más larga tradición en Galicia. No en vano, había sido fundada en el año 1828, son el nombre de Banda Artística de Merza y bajo la dirección de Anselmo González, y, posteriormente, por su nieto Rogelio Otero. Durante la regencia de este último, en el año 1930, la banda se dividió en dos agrupaciones: la Banda Vieja, dirigida por él, y la Banda Nueva, capitaneada por Ramón Sueiro y Manuel Blanco. En 1939, ambas bandas volvieron a unirse bajo la batuta de Jesús Cao González, al que sucederán, antes de la llegada de Enrique García, otros directores, como fueron: Francisco Beristain, Enrique González y Feliciano Cagide.

Mientras Enrique estuvo al frente de la Banda Artística de Merza, siguió componiendo buena música. Prueba de ello es la partitura de su muiñeira Canta Merza, que reconoció en 1962 en el Registro General de la Propiedad Intelectual, a la vez que lo hacía con otras piezas de su autoría como fueron el pasodoble Ortigueira y la jota gallega Churrusqueira, piezas que aún hoy forman parte de los repertorios de muchas bandas.

El director trotamundos dejará las tierras dezanas para ir a sustituir a Antonio Baquero en la dirección de la Banda Municipal de Redondela. Pero pasará poco tiempo en su nuevo destino, ya que será reclamado, en 1966, desde la provincia de Ciudad Real para dirigir la banda municipal de Pedro Muñoz.

El ya consumado director y compositor va a realizar con su nueva agrupación una fecunda labor, transformando la banda pedromuñocense de una de las mejores de Castilla-La Mancha -por entonces Castilla La Nueva- a una banda líder.

La localidad manchega ya se había ido destacado a lo largo del tiempo por su acerbo musical que arrancaba de la creación de su primera banda en 1914, y que se mantuvo hasta el momento presente como una sus seña de identidad más características y distintivas entre los pueblos con más agrupaciones musicales por número de habitantes de España. De hecho, en Pedro Muñoz se concentran, además de la ya nombrada Banda Sinfónica Municipal, otras formaciones musicales: una banda de cornetas y tambores, una coral, una tuna y un grupo folclórico, a lo que hay que añadir, que su Fiesta del Mayo Manchego, gira, principalmente, en torno al folclore musical de la comarca. El éxito de Enrique con la banda será de tal envergadura que el propio ayuntamiento le va a reconocer su trabajo dándole su nombre a una de la plazas de la capital municipal. Un homenaje institucional al que posteriormente se le ha unido el popular ofrecido por un grupo de músicos que el han puesto su nombre a una de sus agrupaciones, concretamente la Asociación Musical Enrique García Rey.

Parte de esta explosión polífónica de Pedro Muñoz se debe a la impronta que ha dejado el director, quien siempre se sintió reconocido y querido por sus vecinos, como lo demostró cuando compuso la partitura de su himno municipal. Este poema sonoro es todavía hoy uno de los signos de la identidad de los pedroteños y, como tal, es cantado y tocado en sus muchas de sus manifestaciones populares. El estrenó del Himno de Pedro Muñoz tuvo lugar en su plaza de toros el dia 1 de mayo de 1970, durante la celebración de la Fiesta del Mayo Manchego.

A finales de 1981, Enrique regresa definitivamente a Galicia, para tomar posesión de la plaza de director colegiado en la villa lucense de Sarria. Su llegada arranca de la decisión del alcalde Manuel Lence de fundar, por parte del propio ayuntamiento, un patronato o sociedad que apoye una banda y una escuela de música con las que se retomen la tradición bandística sarriana. Para este menester será necesario crear una plaza de director con cargo a los fondos municipales, y cuyo destinatario del puesto no va a ser otro que el ortegano. Allí dirigirá también la Coral Polifónica Meigas e Trasgos, fundada en 1971.

Enrique García Rey compartió su vida con Felisa García Bermúdez, a quién, en el año 2010, los vecinos de Pedro Múñoz le brindaron un homenaje junto a otras personalidades relevantes para la comarca por la implicación que había tenido como maestra del pueblo.

El 27 de febrero de 2010, la Banda Sinfónica Municipal de Pedro Muñoz homenajeó a Enrique García Rey con motivo del 20 aniversario de su fallecimiento. El concierto ofrecido fue dirigido por Juan Antonio Rejano Parra, un destacado músico y director de la tierra, bajo cuya batuta interpretaron piezas de obras como Maruxa y Fandango de Doña Francisquita de Amadeo Vives, el poema descriptivo Cordillera de los Andes de A. Malando, además, de dos temas que habían sido compuestos por él mismo como son García Rey y Aniversario, del que también sonó su Rapsodia Gallega número 1, para finalizar compuesta por el maestro ortigueirés de su Himno de Pedro Muñoz, que pusieron el broche final al evento. Unos meses más tarte, el 10 de abril de 2010, con motivo de la I Gala de la Música de Pedro Muñoz, Enrique volvió a ser reconocido en el homenaje brindado a varias personas que trabajaron por el ayer y el hoy de la música de esta comarca.

Transcribimos aquí las coplas que forman el himno de Pedro Muñoz, como recuerdo a su compositor y al pueblo que lo acogió.

Himno de Pedro Muñoz

Entre los pámpanos verdes
en una inmensa llanura,
álzase alegre mi pueblo
lleno de blanca hermosura.
Tiene unas casas con rejas,
en las que se habla de amores,
tiene sus calles y plazas
y unos jardines con flores.
Como el pueblo que yo tengo
nada igual hay para mí,
porque guardo el recuerdo
de la cuna en que nací.
Quiero cantarle a mi pueblo
una coplilla que siento,
para que el mundo se entere
cual es su nombre y acento.
Pedro Muñoz de la Mancha
eres la flor de Castilla,
tierra de pan y de vino,
tierra de la seguidillla.

Hay que mencionar, también, que 50 años después de haber escrito su pasodoble Ortigueira, la Concejalía de Cultura de este ayuntamiento encargó la recuperación, transcripción e instrumentación sinfónica de esta pieza al director de la Banda de Música de Ortigueira, Carlos Diéguez, para que pudiese ser nuevamente tocada por las bandas de música actuales.

Esta adaptación de Ortigueira se interpretó por primera vez el 15 de julio del 2012 a cargo de la extraordinaria Banda Sinfónica Juvenil Simón Bolívar (Venezuela).

Algunas de las obras producidas por el maestro ortegano fueron:
- Ortigueira (Pasodoble), 1962.
- Churrusqueira (jota gallega), autor de la música 1962.
- Canta Merza, autor de la letra y de la música, 1962.
- Somos gentes de la Mancha (seguidilla) autor de la letra y de la música, fue estrenada en la plaza de toros de Pedro Muñoz el dia 1 de mayo de 1971 en la Fiesta del Mayo Manchego.
- La Mancha (pasodoble) autor de la letra y de la música, fue estrenado en su plaza de toros de Pedro Muñoz el dia 1 de mayo de 1974 en la Fiesta del Mayo Manchego.
- Homenaje a Pérez Chovi (pasodoble de concierto), autor de la música, 1976.
- Romeria da Peneda (jota gallega) autor de la música, 1968.
- Rebuldeira (retozona) (muiñeira).
- Ecos galaicos (pasodoble gallego), autor de la música, 1976.
- Sones de Aragón (jota), autor de la música, 1976.
- Aragón canta al Pilar (pasodoble-jota), autor de la música, 1980.
- Es mal de amor (bolero), autor de la letra y de la música, 1980.
- Rapsodia galega nº1, autor de la música.
- Romería de peneda (Jota gallega).
Suárez Sandomingo, José Manuel
Suárez Sandomingo, José Manuel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania