Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Caminos de Santiago en el Municipio de As Nogais (Lugo)

viernes, 20 de septiembre de 2002
En el término municipal de As Nogais, no están documentadas dos importantes vías que a su vez fueron utilizadas por los remeros que desde Vega del Valcarce accedían al pueblo de Pedrafita y al prerrómanico poblado de O Cebreiro. El primero de los caminos seguía en buena medida una antigua calzada de origen romano, que era la vía XIX o de Antonino, la cual partiendo de Braga, en Portugal llegaba hasta la ciudad de Astorga, desde donde continuaba hacía el puerto de Pedrafita para seguir paralela al cauce del río Navía, cuyo nombre viene indicar navía (en la vía) pasando a escasa distancia del castillo de Doncos, o torre de Agustín, antiguo solar de los Valcárcel y posteriormente propiedad del Duque de Veragua, pasando más tarde a formar parte del patrimonio de la casa de Alba. Este camino continuaba hacía As Nogais, donde parece que hubo una villae de origen romano de la que aparentemente no queda ningún resto arqueológico, al no ser unas monedas romanos que hace unos cuantos años fueron aquí encontradas; siguiendo hacía Agüeira, Cruzul, Becerreá, Puentes de Gatín llamado el lugar Pons Navie, Campo de Árbol donde posiblemente estuviese el lugar llamado de Timalino; Penamayor, cuyo monasterio de Sta. María de Penamayor fue fundado hacía el año 999, siendo la primera comunidad que lo habito monjes que provenían del cenobio leones de Carracedo; Costantín, Barralla, Ferreiros de Balboa, Sobrado, O Corgo y Lugo, a cuya ciudad se accedía por la actual puerta de San Pedro y se dejaba saliendo por la puerta Miñá, hasta que posteriormente se hizo más usual utilizar la reformada y ampliada puerta de Santiago, cruzando el río Miño por el puente romano, siguiendo por san Lázaro hacía Sta. Eulalia de Bóveda para adentrarse en tierras del municipio de Friol.
La otra vereda, también de origen romano, ello a juzgar por los documentos que más adelante citaré es la Antigua, que partiendo del lugar de Padornelo, en el ayuntamiento de Pedrafita do Cebreiro, se adentra en el de As Nogais por el sitio llamado “Alto do Lago” en referencia al cercano pueblo de dos casas llamado O Lago, en cuyo punto confluían los caminos que iban al pueblo de Forcas, O Temple, Vilaverde, O Coedo, serra de Brañuelas y casa de Chancia, para continuar hacía el pueblo de As Cruces, clara referencia a una encrucijada de caminos, y de allí unirse a la ruta más común que seguía por el puerto de O Poyo, Fonfría do Camiño, Biduedo al pueblo de Lamas de Biduedo donde ambas veredas confluyen en una sola.
Este camino llamado antigua o de los romanos, está plenamente documentado, en el interrogatorio de la Real y Única Contribución, más conocido por Catastro de Ensenada, correspondiente a la feligresía de san Juan de Fonfría, cuya acta fue levantada el día veintidós de septiembre de 1752, mencionado que dicha parroquia “se divide y demarca principiando en la Fuente de la Gallina, de ésta al sitio llamado Campo de Milladoiro, y de allí al sitio de la Pena de Cabra, de ésta al Camino de los Romanos, también llamado ahora Antigua, el que sirve para que los pobres peregrinos puedan seguir camino a la tumba del santo apóstol Santiago que está enterrado en la Catedral que lleva su nombre, cuyo camino es muy transitado por los ditos romeros, arrieros que vienen y van al reino de Castilla a aprovisionarse de mercancías que los lugareños necesitan y los tratantes de ganados que por el mismo pasan con sus mesnadas, siguiendo por el dito Camino hasta un marco de piedra quese halla en la cocina de la casa de Chancia, que está sola y tiene aposento para los romeros..., de allí continua por la zanja que conduce el agua a dicha casa hasta dar en la fuente de la Vaca... También en el apeo o deslinde realizado en la casa rectoral de Louzarela el día siete de febrero de 1757, según consta en el Libro segundo de Fábrica de la Iglesia parroquial de Fonfría, actualmente custodiado en el Archivo Diocesano Parroquial de Lugo, folios ocho, nueve y diez; en uno de sus párrafos menciona: “...dicha demarcación va a un riego de la Casa de Chancia por más abajo de él como cuatro varas va al término por donde iba ante el riego que ahora mudó Manuel de Ayra hijo del hospitalero de Fonfría, después de haber aforado aquellos bienes de mano de Manuel Núñez, de Pando, y echo la casa que antes estaba desierta y vacante, de junto el riego antiguo del Camino Real en otros tiempos llamado Antigua o de los Romanos, va él termino todo por la Antigua dejando la mayor parte de la cocina de Chancia, en donde avía un marco, dentro de este curato. De allí sigue el Camino de los Romanos o Antigua hasta el valle o vagante por donde desciende el agua de la fuente de la Gallina cuya fuente esta junto a la hilera de peñas, por cuyo valle desde la Antigua sube él termino a la fuente....
Este Camino de Santiago, que venía al salvar la famosa legua de A Serra do Rañadoiro, era utilizado principalmente de invierno dado que discurre a media ladera por una zona de inviernos más benignos que el que continuaba por O Poyo, Fonfría do Camiño, Biduedo hacía Lamas, donde nuevamente volvía a ser un solo camino.
Esta vía es de unos quince kilómetros, desde su comienzo en el pueblo de Padornelo, termino de Pedrafita, hasta Lamas de Biduedo, ya en el ayuntamiento de Triacastela; la mayor parte de él mismo discurre por jurisdicción del concello de As Nogais, pasando por Valdevilar, Vellamorta, Regueiro de Forcas, Casa de Chancia, de la que más adelante hablaremos; Valdepradela, Navallos, donde a poca distancia está “A Coba de Pando”, que es una sigma de unos veinticinco metros de profundidad con dos salas en su interior, según la voz populi cuando las tropas napoleónicas pasaron por estos parajes en los primeros meses del año 1809, fueron atacadas por sorpresa por los vecinos de Pando, Alence y otras aldeas de las cercanías, resultando varios soldados muertos y otros pasados a cuchillo, que según las mismas fuentes eran sangrados en los bancos de sangrar los cerdos, y sus cadáveres arrojados a esta cueva, es incluso posible que algo de cierto haya en ello, pues hace años que en compañía de unos espeleólogos, miembros de la federación gallega de espeleología bajamos al interior de esta sigma y en la misma hallamos gran cantidad de piedras que con el paso del tiempo fueron arrojadas desde el exterior y también restos óseos; Fontelas, Regueiro de Val das Fontes, Regueiro da Fonteiriña, Regueiro das Cruces, As Cruces, Pena do Acebo y Lamas de Biduedo. Como ya he mencionado discurre a media ladera de la Serra do Rañadoiro, en su vertiente de aguas al Mar Cantábrico, pues esta sierra divide aguas vertientes entre el Océano Atlántico y Mar Cantábrico. Se puede recorrer a pie o con vehículos todo terreno y casi todo el recorrido va en línea recta sin tener considerables bajadas o subidas, conservándose alguna zona empedrada de cantos rodados y lajas de pizarras colocadas a modo de chapacuña.
Quizás para no hacer tan grande la distancia que había sin ningún pueblo o casa entre las aldeas de Padornelo, sitio donde da comienzo la vereda hasta el pueblo de As Cruces, que son unos trece kilómetros, los monjes de Samos construyeron la Casa de Chancia, que se halla sola y era propiedad del mencionado cenobio formando parte del foral de Chancia y Cubilledo, que era una extensión de tierra de unas cuatrocientas hectáreas, de las cuales más treinta son ahora propiedad de la familia vincular de esta casa. Se desconoce cuando fue construido el primitivo edificio, que un principio eran dos casas, separadas por el camino iba la era, ello según recoge una acta levantada en 1830 por el entonces escribano de la jurisdicción de Doncos José Manuel Núñez, que la describe en estos términos: “...una casa de Piedra, cubierta de paja y losa, con sus cuartos, oficinas, cuadras, entradas y salidas y en su cocina un pote de bronce que llevará a diez y seis quartillos, roto y viejo, otros dos potes también de bronce; un caldero de hierro porte sies ferrados, tambien usado, seis hazadas, tres picaños, ocho sachos, un machado, una hoz de monte de, todo de hierro y usado; una cuchara de lo mismo para estraer el caldo del pote; diez escodillas de palo, ocho de peltre; cuatros yugos con sus aprecios; tres arados, una cambela, tres carros biejos; una artesa de masar pan, dos arcas, una con cerradura y llebe y otra sin ella, de medera de castaño, de llevar la mayor seis ferrados y la menor dos, otras seis arcas sin llave. Un cuarto a modo de capilla, con seis tallas de bulto, todas de madera, un sagrario, una cruz de plata, barios libros de oraciones, rosarios, dos misales, un atril. En otro cuarto una cama, con su colchón, sábanas y mantas, un aguamanil, una arca con mucho cajones y en ellos muchos papeles viejos, algunos pergaminos que parecen cédulas y fueros dados por los patronos de la casa. Y en las cuadras tenian y manifestaron doce cerdos, seis de cría y otros seis de ceba; sesenta ovejas, diez bacas paridas y ocho jatos que asientan ser de propiedad, y en otra oficina alla que en termino patrense llaman barra, ocho carros de hierba seca y otros dos de paja centena, y en la hera de majar cuatro morrotes o acerbos compuesto de unos seiscientos manojos de zenteno en rama cada uno. Otra casa al lado que llaman de A Sullegua, destinada a cuadras, cuartos, barra, leñeras, en el medio un patio o corral abierto por el que pasa el camino que va a la era de mallar; la primera casa tiene, una cuadra de unas veinte varas de largo y cuatro y media de ancho, encima una habitación con unas camas con jergones de lana y paja, con algunas sábanas y mantas, donde duermen los pobres peregrinos que ban a Santiago y tambien lo hacen los tratantes de ganados, arrieros y demás trasauntes, que sean onrrados, que en dicha casa quieran hacer noche, sinque por ello se cobre nada, dado que es un foral del monasterio de Nuestro Sto. Padre San Benito el Real de Samos, a cuyo abad y más frailes les corresponde la administración de estos vienes, que ahora lleva Manuel de Aira, hijo del hospitalero del hospital de Sta. Catalina de Fonfría...”
Por el momento se desconoce cuando se pudo edificar la primitiva casa de Chancia, que estaba forma por dos edificios; quedando algunas partes que demuestran gran antigüedad, quizás fuese levantada finales del siglo XV ó principios del XVI; entrando dentro de la posibilidad que el mismo lugar hubiese otra construcción todavía más antigua. No faltando por las cercanías los restos arqueológicos, pues a escasa distancia de la casa está un dolmen de grandes dimensiones que todavía no ha sido documentado ni tan siquiera creo que llegue a estar catalogado como tal.
En el tumbo de Samos, no se hace referencia alguna a dicha casa ni al foral de Cubilledo y Chancia, lo que nos indica que la posesión de estas tierras, que según algunos documentos formaban un coto redondo, pudo ser una donación realizada al monasterio de Samos posterior al siglo XII, dado que el libro becerro o Tumbo de San Julián de Samos recopila documentos, que van desde el siglo VIII al siglo XII. Es posible que algún miembro de las linajudas familias Bolaño, Valcarce, Ulloa o Balboa hiciese donación de estas posesiones a la comunidad benedictina de Samos, pues el cercano hospital de peregrinos de Sta. Catalina de Fonfría, lo había fundado en 1535 don Nuño de Balboa; pero ello se queda en mera especulación, no así ya los datos aportados a partir del siglo XVIII, tal es el caso de este foro: “Dentro del Monasterio de San Julián el Real de esta villa de Samos, orden del Glorioso San Benito a diez días del mes de noviembre de mil y setecientos años, delante de mi escribano público y testigos abajo expuestos comparecieron presentes su Reverendísimo el Ilmo. Fray José Laguna, Abad y Señor de dicho monasterio y de toda su jurisdicción y Abadía en lo espiritual y en lo temporal nulios diócesis, inmediato a la Santa Sede Apostólica. El padre Fray Placido Soldevilla segundo el padre Fray Benito Texada, provisor, el padre predicador Fray Benito Fuertes, prior mayor, el padre fray Antonio Valcarce, Fray Alonso, ministro, fray Antonio la Roza, fray Juan Iglesias, fray Alonso Valbín, fray Isidoro Zeballos, fray Gregorio Vidal, fray Mateo Isla, fray José Martínez, fray Pedro Rss. Fray Mauro Ledesma; fray José Gutiérrez, fray Leandro Alvaro, fray Manuel Gómez, fray Fulgencio Palacios, fray Juan Ortigosa, fray Gregorio Santos, fray Isidoro Calderón, fray Genadio Naba, fray Juan José González, fray Antonio Sarmiento. Todos monjes conventuales en dicho monasterio, estando juntos en su capitulo llamados por son de campana tañida según lo tienen de costumbre, confesando confesaron ser la mayor parte de los cual presente en las y por los ausentes y sucesores prestan la suficiente caución, de rato grato en forma que usarán por bueno, firme y validero, lo que en esta escritura de foro irá declarado so expresa obligación que hacen de los vienes propios y rentas de dicho su monasterio y como les pide el tenor de la presente carta y en aquella usa forma y manera que en derecho, mejor lugar haya y firme sea dijeron: aforaban y daban en foro temporal y de por vidas de tres señores reyes de España, consecutivas, una en pos de otra que la primera a de ser y sea la de su Majestad el Señor Rey don Carlos segundo, de este nombre que al presente reina y Dios Nuestro Señor le guarde, y la segunda y tercera las dos personas reales que a su majestad sucedieren en estos reinos de España, conviene a saber que así aforran y dan en este dicho foro a Antonio de la Carqueixeda, Domingo López de la Magdalena, vecinos del lugar de Forcas, ya José Gayo y Bartolomé López, vecinos del lugar de Cubilledo, y todos de la jurisdicción de Núllan, para ellos y persona, sus mujeres, hijos y herederos y sucesores y quien de unos y otros hubiere título o causa para heredar sus vienes es ha saber que les aforan el lugar que se dice y nombra Do Cubilledo sito en el dicho lugar do Cubilledo que es propio de dicho monasterio e Iglesia de dicho lugar que así les aforan y dan en este dicho foro de por tres vidas y todo el junto en coto redondo...,
O este otro subforo: “En el lugar de Pando, jurisdicción de Torés a diecisiete días del mes de enero año de mil setecientos noventa y tres, ante mi escribano y testigos perecio presente D. Manuel Casemiro Núñez Valcarce, vecino de este dicho lugar y dijo: que antes de ahora por Antonio Blanco, o sus causantes vecino que ha sido del lugar de Meiraos en la jurisdicción Real de Courel se adquirió de Luis Labrada, o los suyos que lo han sido de la casa de Chancia feligresía de san Cosme de Núllan, cuyos vestigios muy bien se reconocen dos anegas de centeno de renta asegurada sobre los vienes que poseía anexos a dicha casa, cuyo dominio principal es del Real Monasterio de san Julián Samos. subfora con separación de las que se dirán los expresados vienes anejos a la referida casa a Juan de Aira vecino del lugar y coto de san Juan de Fuenfria, como que tiene porción de los suyos a la inmediación de aquellos que esta presente y adquiere para si sus hijos, herederos y sucesores con las condiciones siguientes: el Núñez ha de costear de por mitad las paredes de la casa que se haya de formar en el referido sitio de Chancia, con la misma anchura y longitud que se reconoce en sus antiguos vestigios sin que sea de su cuenta arranque de piedra, conducción de ella, ni manutención de operarios, como tampoco cubrición alguna de losa, paja, ni otra cosa. Que esta se ha de construir precisamente en la primavera entrante, corriendo tiempo oportuno. A de traer los expresados vienes bien labrados, cerrados y reparados de todo lo necesario de manera que vayan siempre en aumento y no en disminución. Que con la de que ha de pagar en cada año el mencionado Manuel Cela, en la casa que va citado las citadas dos fanegas de centeno, la fanega y media que va también nominada a dicho Real Monasterio con la regalía que tenga en sí el fuero principal, y celemín y medio también en cada un año al indicado otorgante con cuya paga a de principiar a contribuir en el agosto o septiembre del presente año, el que ha de ser bueno y limpio de toda mala semilla, continuando sucesivamente sin el menor descuento.
Tanto el ayuntamiento de As Nogais y demás instituciones que corresponda debían de tratar de recuperar, potenciar y sacarle partida a esta vía de origen romano; pues a pesar de estar señalada como ruta de senderismo se halla muy descuidada, habiendo zonas donde la maleza hace difícil poder recorrerla tanto a pie o con vehículo todo terreno, siendo con frecuencia los peregrinos y senderistas que conociendo este camino lo eligen para seguir hacia el pueblo de Lamas donde continúan por la ruta fraconfana. A unos pocos kilómetros tenemos otro ejemplo igual donde el Camino de Santiago de bifurca en dos vías, ello ocurre en Triacastela, al salir de la villa los romeros puede seguir dos caminos; el de la izquierda, que conduce a los peregrinos al cercano monasterio de san Julián de Samos y entre en este ayuntamiento después de unos dos kilómetros de recorrido, o el de la derecha, que cruza la parte norte de aquel municipio, sin pasar por la capitalidad.
El pueblo de Padornelo, tuvo hasta la desamortización de Ignacio Mendizabal, dos templos parroquiales, uno pertenecía a la Encomienda de San Juan, que es el que se conserva y tiene por patrón a san Juan, la otra iglesia estaba situada donde ahora se halla en cementerio nuevo de Padornelo y se llamaba feligresía de Sta. María Magdalena de O Poyo.
La actual feligresía de San Juan de Padornelo, la forman los pueblos de Busnullán; O Lago, que es una pequeña aldea de dos casas, A Mata, Modreiro, Padornelo, Porfía, Sabugos; O Temple, que según algunos historiadores relacionan este poblado con antiguas posesiones de los templarios, Vilanova, Vilasol y Vilaverde. Con anterioridad a la reforma administrativa, creación de los ayuntamientos y desamortización los vecinos de estos pueblos pertenecían, según, los casos a la jurisdicción del hospital, monasterio convento de Sta. María la Real de O Cebreiro, los que estaban sus casas y propiedades dentro de la feligresía de san Juan de Padornelo, pertenecían a la jurisdicción de la Encomienda de San Juan de Portomarín, aquellos vecinos cuyas casas se hallaban dentro de la demarcación de la feligresía de Sta. María Magdalena de O Poyo, jurisdiccionalmente pertenecían a la puebla de Triacastela, señorío de los Condes de Lemos; los habitantes del coto redondo de Valdefariña, formaban parte de la jurisdicción de la Encomienda de Portomarín, si bien en el mismo conjuntamente nombraban justicia ordinaria otros participes, entre ellos la familia Saco Armesto, señores de Pacios y Lousada, y posteriormente los López de As Pasantes.
La casa de Chancia, aunque formaba parte de foral perteneciente al monasterio de Samos, llamado de Chancia y Cubilledo jurisdiccionalmente pertenecía a la jurisdicción de Doncos, cuya villa tenía casa del concejo, cárcel y se celebraba feria el segundo domingo de cada mes, cuya celebración había dejado de hacerse después de la invasión francesa y en 1834, los vecinos de Doncos con su alcalde al frente Francisco Pérez, solicitaban a la reina regente en nombre de Dª Isabel II que sé dignarse conceder de nuevo dicho mercado, que se hacía en el souto llamado “As Quintás” y las otras dos ferias más cercanas eran la de Triacastela y Seixas.
El lugar de As Cruces, que claramente indica encrucijada de veredas, donde parten el camino que va el pueblo de Alence y Torés, y la mencionada Antigua, de va desde Padornelo a Lamas de Biduedo; pertenecía a la feligresía de san Juan de Torés, donde igual que en la villa de Doncos había, casa de la audiencia, cárcel y escribano de número. En este pueblo queda deshabitada y en estado ruinoso la casa de Roxais, que fue una casa de hacendados labradores, cuyos dueños mediante los matrimonios de conveniencia, algo muy común en aquellas fechas lograron formar parte del estado hidalgo, en la misma casa hubo el acuartelamiento de los soldados de la jurisdicción de Torés, según se deduce de un documento firmado por Juan Núñez, dueño de ésta casa, que dice: “....entregó a Diego López del lugar de Narón para la compra de cuerda y bala de la Compañía de Torés 120 reales; otro documento firmado por Pedro Díaz, Alférez de la Compañía de Torés a favor de Juan Núñez que era el depositario del dinero y las municiones de dicha Compañía; documento por el cual se sabe que Juan Núñez pago a Pedro Martínez cincuenta reales por llevar los soldados de la Compañía de Torés a la ciudad de Lugo; documento de la compra de armas y municiones de dicha Compañía por valor de cien reales; otro recibo donde dice que los milicianos de la Compañía de Torés cobraron cuarenta reales por hacer servicios que les correspondían a los milicianos de la Compañía de Pontevedra; además de otros documentos que principalmente se trataba de recibos dados al dicho Juan Nuñez, depositario que había sido de los fondos económicos, armamento y municiones de dicha Compañía de Torés.
Los vecinos del pueblo de Lamas de Biduedo, pertenecían a la jurisdicción de la Encomienda de san Juan de Portomarín, a cuyo comendador pagaban distintas rentas, bien por ser vasallos de la mencionada encomienda o por foros impuestos sobre casas y propiedades que pertenecían a esta orden militar.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania