Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Las capillas de San Pedro de Fóra, Ánimas y San Román

jueves, 31 de enero de 2013
Memoria de Lugo. Iglesias y capillas

Las capillas de San Pedro de Fóra, Ánimas y San Román

Las capillas son edificios de menor rango, tanto en dimensiones como por su categoría en el culto, en los que se veneran imágenes que por alguna razón gozan del fervor popular. Tres de estas capillas que existen en la Edad Media están fuera del recinto amurallado y dos dentro, la mayor parte de ellas relacionadas con la celebración del mercado.

Algunas de estas capillas fueron fundadas por particulares o con el tiempo pasaron a ser del patronazgo de algunas familias o cofradías, como la de San Pedro de Fóra, la de Nuestra Señora del Camino, que pasó a ser de la cofradía de Nuestra Señora del Carmen, o la de San Sebastián y San Roque, que lo fue del gremio de los satres.

La capilla de san Sebastián está situada en la calzada o vía romana XVII a Asturica Augusta, cuya entrada era la Porta Castelli y la Toledana o de San Pedro. La de la Virgen del Camino estuvo en la calzada o vía romana XIX a Iría Flavia, cuya salida era la Porta Miñá, en el lugar que hoy ocupa la de Nuestra Señora del Carmen. Estas capillas situadas en la antiguas vías romanas probablemente son la pervivencia del culto pagano a los lares viales, cristianizados.

San Pedro de Fóra se denominaba así para diferenciarla de la que era sede parroquial, próxima al ábside de la catedral. Estaba en el barrio del mismo nombre, actual San Roque, en la plaza del Comadante Manso, y se cita en numerosos documentos. En uno de 1155 relativo a la iglesia parroquial de la Magdalena de Recatelo, se le llama Sancti Petri de Foris. y en otro de 1312 se define como ecclesie santi petri de fora.

No sabemos cuando fue fundada pero debió de ser construida entre 1147 y 1176, puesto que antes de la primera fecha a la puerta de la muralla inmediata a ella se le llama Toledana y en la última de San Pedro. Este nombre aparece citado en el aniversario del arcediano don Rodrigo, que lo funda en 1176 sobre unas casas que están in burgo novo ad portam sancti petri, y en el de Pelagius Piquitus, de 1190 al citar su casa de burgo novo qui est prope sancti petri. Lo cual confirma la existencia de la iglesia de San Pedro de Fóra en el último tercio del siglo XII.

La capilla de San Pedro de Fóra

Aunque desapareció en 1854, tenemos pocos datos de su estructura. Era de pequeñas dimensiones, planta rectangular y espadaña en la fachada. En 1847, el maestro de obras José Sánchez, indica que sus paredes son muy viejas de antigua y tosca construcción.

En 1631 la mandó reconstruir el obispo don Diego Vela Becerril (1624 - 1632). Pero en 1667 el Cabildo dice de la ermita que estaba deteriorada y caída, y que sus imágenes las habían llevado algunas personas. A pesar de que Simón Suárez de Berbetoros y su mujer Tomasa de Luaces, deciden rehacerla con mayor capacidad, en 1765 se inició un pleito por estar tan arruinada que no se podía decir misa en ella. Según el reconocimiento pericial hecho en 1767, había que hacerla a cimentis.

En 1842 estaba sin cubierta, el Ayuntamiento requirió a los patronos para que la derribasen y trasladasen los materiales, pero no lo hicieron. La fachada principal estaba desplomada y en 1854 se derrumbó un lateral. Para evitar desgracias el Ayuntamiento ordenó la inmediata demolición.

La capilla de las Ánimas

Estaba cerca de la puerta Falsa, inmediata a la escalera que subía a la muralla. Su fundación debe ser de la Baja Edad Media ya que parece que en 1288, se hizo su cementerio. En 1382 el obispo y el Ayuntamiento acordaron ensancharlo comprando unos terrenos, junto al cementerio de la capilla de San Marcos.

En el primer tercio del siglo XIX pertenecía al hospital de San Juan de Dios, del que era patrono el Ayuntamiento. No debía de tener culto porque en 1840 la Orden Tercera pidió que le diesen la campana.

El 2 de noviembre de l874 se trasladaron los restos de su cementerio. Para regularizar la plaza de San Fernando por el lado de la puerta Falsa, la capilla era un obstáculo. En 1876 el alcalde solicitó su derribo al obispo, que lo autorizó. Las obras estaban terminadas en el mes de julio de 1880.

Se acordó hacer la demolición por contrata, y que El retablo pasó a la iglesia de San Juan de Dios, se inutilizó la escalera que allí había para subir a la muralla, y con sus materiales se construyó la de la puerta de la Estación.

La Capilla de San Román

Entre el Burgo Vello y el Burgo Novo se localizaban las Cortiñas de San Román, actual Praza Maior, donde estaba la capilla dedicada a este y a otros santos. Fue fundada por doña Julia, viuda de Gudivando, el 4 de noviembre de 1033 y la consagró el obispo don Pedro I (1022-1058). Tenemos muy pocos datos sobre esta iglesia que el Cabildo acordó derribar el 15 de abril de 1594 para construir el Colegio Seminario de San Lorenzo colocando en su lugar un crucero.

Teniendo en cuenta que era costumbre que entre la infraestructura para el asentamiento de una feria o mercado estaba una masa de arbolado carballeira, una fuente o pozo y una capilla, es probable que su fundación estuviese relacionada con la feria.
De Abel Vilela, Adolfo
De Abel Vilela, Adolfo


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania