Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Por ser... razón de nuestra fe

martes, 11 de diciembre de 2012
En estas fechas el diario El Progreso invita, presentando una terna de personajes propuestos, los destacados en alguna faceta encomiable, para ser elegidos Personajes del Año. En esta edición, sé que ya están propuestos los candidatos, pero este modesto peregrino del Belén de Begonte recomienda, si ya no ha sido nombrado en otras ediciones que ese Belén electrónico sea en la próxima, en el 2013, reconocido con esa distinción, que sería un paso para seguir luego con que opte a ser Patrimonio Inmaterial de la Humanidad; pues sus organizadores, los que montan año tras año ese Belén así como el sacerdote de esa parroquia y el portavoz y divulgador de los múltiples valores humanitarios y espirituales de ése, D. Xulio Xiz, son merecedores de la gran alegría que supondría que el belén begontino, fanal de la Navidad sea reconocido como el Belén Lucense del Año y, también a nivel internacional, merecer ser Patrimonio Inmaterial.

Sería interminable la larga lista de razones por las que el Belén de Begonte merece estos dos reconocimientos. Por ello, por ser difícil enumerar todas sus cualidades hacemos una breve y efímera reseña de esas razones.
Por ser…

Fanal, foco de espiritualidad que desde el mismo corazón de Terra Chá emite su luz diáfana y limpia que busca ayudar a encontrar y seguir el camino de salvación a toda esta comunidad gallega y a todo el orbe en general.

Por ser…
Palmario ejemplo de que, aunque haya crisis económicas, siempre hay, en llegadas estas fechas, un lugar, Begonte, donde brilla la estrella salvadora, la que con su luz nos indica el sendero de virtudes, el que está expedito de egoísmos y ambiciones materialistas; pues la decadencia de los valores, la deshumanización y el olvido de la grandeza interior aquí, gracias a este Belén, no existe. Por ello merece en esta provincia y en toda Galicia ser reconocido, pues conocido es de sobra, ya que es como un trozo de pan espiritual colocado, por la iniciativa humana y la intercesión divina, en esa mano abierta de Terra Chá para que todos, residentes y foráneos, podamos compartir en verdadera comunión de amor cristiano.

Por ser…
Viático de esperanza, amor pleno que nos ayuda a recorrer el verdadero sendero, el que nos conduce al final del camino a la meta que todo creyente espera: nuestro Cielo.

Por ser…
Lugar y ``berce´´ donde nuestros ruegos encuentran consuelo y los atardeceres silentes y milíficos son auténticos amaneceres de verdad plena.

Por ser…
El paraje en el que el silencio habla en los latidos de todos los corazones que en este Belén de Begonte añalmente se dan cita. Aquí, nadie está solo porque la luz celestial no proyecta sombras y sólo ilumina las esperanzas hechas realidad.

Por ser…
``Recuncho´´ en el que todos los que sufren heridas de desesperanza y son lacerados con los clavos y espinas de la ingratitud vuelven a tener entre los dedos de sus manos la inmarcesible flor de pétalos perennes: el amor divino.

Por ser…
Oasis de frescas estípes de luz y hontanar de ríos de sentimiento que riegan desde este rincón verde hasta los más recónditos desiertos humanos para convertirlos en ubérrimos terrenos.

Por ser…
Su sacerdote, alma mater, los organizadores y el portavoz los pilares que levantan esta alcuza donde está el más balsámico aceite de salvación y propagar con su palabra este celúrico aroma que trasmina y traspasa a todos los que somos simples humanos cacharros de barro que debemos recoger algo de lo que quiere divulgar ese Belén.

Por ser…
Totalmente artesano que con sus rítmicos movimientos construye el puente más sencillo y modesto, el que no necesita de hormigón, ni vigas de hierro ni grandes infraestructuras, exclusivamente precisa las manos entrelazadas del amor de los creyentes.

Por ser…
Antídoto, remedio y cura del peor mal del mundo, la deshumanización, nube negra y contaminante que nunca debía enrarecer el azul celestial.

Por ser…
El Belén de Begonte pañuelo que enjuga las lágrimas, consuelo y amparo seguro y puerto de los veleros humanos que están siempre amenazados por las tormentas de las tentaciones pecaminosas.

Por ser…
Huella imborrable, testimonio vivo durante muchos años de que la Navidad siempre está en el haz y envés de cada hoja humana. En el suspiro que al aire se escapa, en el rincón de unos sueños…

Por ser…
Aurora que pone fin a las noches interminables de insomnio. Calma la sed del hidrópico de amor y hace que en cada una de esas figuras veamos reflejadas la vida tradicional misma de esta Galicia.

Por ser…
Paloma blanca posada en esta verde comunidad nuestra, colúmbida que al alear proporciona aire fresco para oxigenar el mundo.

Por ser…
Llamarada blanca que deslumbra y pañuelo que al marcharnos es bandera de esperanzas flameando al viento.

Por ser…
Este sacro lugar puerta abierta a la frescura espiritual, jardín de esperanzas y ojos de ternura de mirada de vida.

Por ser…
El Belén de Begonte una planta singular que riegan todo el año unos pocos, ese grupo de abnegados para que todos por diciembre veamos y disfrutemos de la flor de la Navidad la que nos ofrece su fruto el Niño Dios para lustrarnos con sus aromas de esperanza y crezcamos como personas al tocar con nuestras manos su fruto: este Belén.

Por ser…
Espejo del mismo cielo que refleja la imagen de la verdadera realidad.

Por ser…
Escabel del paraíso.

Por ser…

Este humilde peregrino solicita, si ya no le ha sido otorgada, esa distinción, que en el 2013 el Belén de Begonte, flor de fragancia espiritual, sea nombrado Lucense del Año; pues lleva muchos años entregando sus pétalos nevados de amor al viento de la más digna consideración.

Esta será mi alegría, leer un día la nueva de que el Belén de Begonte es reconocido con ese galardón. Es tiempo de premiar al que nos trae siempre el más grande regalo: el nacimiento de nuestro Salvador.

De Lucense del Año a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, sueño que puede y debe ser realidad; pues este belén electrónico de Begonte proporciona a toda España y el mundo el brillo de los valores espirituales y es vínculo de unión y foco de calor para que la atávica tradición gallega siempre esté viva en cada una de estas figuras y en el ambiente tan sentimental en el que se mueven.

Este peregrino, que todos los años por estas fechas avisa en los medios de información nacionales para que todos sepan que las puertas del Belén Begontino desde primeros de diciembre a finales de enero están abiertas para todos, da las gracias anticipadas para que este belén sea reconocido con tan insignes menciones.
Gracias y Feliz Navidad.
Pol, Pepe
Pol, Pepe


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania