Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

A la memoria de Maruja Neyra del Asesino

jueves, 13 de septiembre de 2012
El sábado 01-09-12 enterramos a Maruja Neyra, que regentó uno de los restaurantes mas antiguos y conocidos de Santiago de Compostela (Galicia-España): El Asesino, situado enfrente de la Plaza de la Universidad.

Maruja Neyra nació en Valga (La Coruña-Galicia) en 1919 y, como contó como gran invitada de honor en nuestro programa televisivo semanal Trobeiros de Compostela de Correo Television-Grupo Correo Gallego (Santiago de Compostela-Galicia. Este programa lleva, con gran éxito, cinco años en antena y se puede ver, en España y el mundo, por YouTube) donde nos aportó, con una memoria prodigiosa, varias canciones y cantó con estilo uno de los hit de su época: Yo quiero ver Chicago y bailar el charlestón.

Maruja, como estaba diciendo, nos contó, en Trobeiros de Compostela, que su familia, en 1870, había abierto en Santiago de Compostela un negocio de venta de vinos que iba bien y que, una vez y para probar, dieron algo para comer, lo que fue un rotundo éxito.

A partir de ahí abrieron una casa de comidas. Le llamaron El Asesino por lo siguiente: se les escapó una gallina y la iban a matar con un cuchillo, entonces, los estudiantes empezaron a gritar: no la mates, asesino, asesino. Fue esta la razón de ponerle el nombre de Asesino. Este hecho, esta escena figuraba en un cuadro y en el rótulo del restaurante.

Cuando estudié economía en la primera promoción de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Santiago de Compostela y después, como profesor de sociología de dicho centro, tuve la suerte de acudir al Asesino y de conocer a Maruja y a su hermanas Concha, Isaura y Lola, que llevaban con ella el negocio.

Allí, en El Asesino, comían como estudiantes: los hermanos Mari Solera, Juan Manuel Su Serenisima el Príncipe Galín, líder estudiantil libertario en Santiago de Compostela, a finales de los 70 y principios de los 80, y que fue uno de los pocos españoles que participó muy activamente, junto al dramaturgo patafísico Arrabal y otros, en el Mayo 68 de París-Francia, y nuestro gran Trobeiro el hoy médico, doctor y catedrático José Luis Mari Solera; los hermanos Valle Inclán, Fernando, Joaquín, Miguel y Pancho, nietos del gran escritor gallego Ramón María del ValleInclán que había sido cliente y tertuliano del Asesino; el hoy profesor de instituto Montero y guía histórico y artístico por afición de Santiago de Compostela; y otros estudiantes de dicha época.

Los padres y abuelos de estos estudiantes habían sido clientes de la casa de comidas El Asesino.

Por El Asesino pasaron miembros de la realeza, nobleza y del gobierno de España, reconocidas familias de la sociedad de entonces de Galicia, España, Europa y allende los mares (Hispanoamérica-Latinoamérica y el Caribe - una portorriqueña asistió a las exequias de Maruja Neyra -, Estados Unidos, etc.), militares, grandes eclesiásticos, notarios, registradores, médicos, farmacéuticos, destacados abogados, profesores, escritores, músicos y artistas, es decir, diversos profesionales de reconocido prestigio, diversas personalidades.

Maruja Neyra recordaba todas las figuras que habían pasado por El Asesino y nos contaba sabrosas, maravillosas y muy divertidas anécdotas. De Julio Iglesias y su padre, nos decía que eran muy guapos, simpáticos, generosos y elegantes. Maruja siempre nos insistía en la necesidad de cuidar el señorio, la belleza, el saber estar, la seducción con verdadero arte, los valores de entonces y de siempre, la elegancia por fuera y por dentro (humanismo cristiano, etc.).

En El Asesino, recuerdo las comidas que organizábamos después de que el gran filosofo, filólogo, escritor, poeta y gran traductor de los clásicos, el sabio español Agustín García Calvo, hubiese dado con gran éxito la conferencia en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Santiago de Compostela dentro de los Ciclos de Conferencias-coloquio, Ponencias y Debates que venimos organizando, desde los años 70 hasta la actualidad (2012) y cada curso universitario, con grandes expertos, investigadores, pensadores, artístas, emprendedores, responsables públicos y privados, etc. de Galicia, España y otros países, y donde Agustín intervino en numerosas ocasiones generando un gran debate y participación. Hubo una conferencia-coloquio de Agustín que empezó a las 12 horas, en el Aula A de Económicas de Compostela, con mas de 550 asistentes, y acabó el debate, con gente procedente de toda Galicia, a las 16,30 horas. Después fuimos a reponer fuerzas y a comentar el evento, como no, al Asesino y allí estaba Maruja con su buen saber hacer, estar, decir, callar y cantar.

Allí, en El Asesino, con Agustín e Isabel Escudero (profesora universitaria de psicología de Madrid, crítica de cine, animadora cultural, escritora, poeta y musa) y otros conferenciantes, otros invitados de Galicia, España y otras naciones, celebrábamos largas tertulias y, si cuadraba, cantábamos tras haber comido los grandes platos de El Asesino de Maruja (gran anfitriona y alma mater de la Casa) y sus hermanas: carne asada, almejas a la marinera, paella, calamares en su tinta, flan y buenos vinos.

Hace dos o tres años, José Luis Mari Solera y el que suscribe invitamos a Maruja Neyra a la cena de fin de año en el Hostal de los Reyes Católicos de Santiago de Compostela, donde su excelente director Julio Castro, nos trato muy bien y lo pasamos de maravilla con Maruja muy alegre y en forma, cenando, cantando y bailando.

Descanse en paz Maruja Neyra, que estará feliz en el cielo con sus familiares y amigos, cantando una de las muchas canciones que nos aportó a Trobeiros de Compostela por medio del Trobeiro mas musical José Luis Mari Solera (quien siempre estaba pendiente de ella, la cuidaba y la acompañaba. En el entierro de Maruja, en el cementerio de Boisaca y tras el funeral de cuerpo presente en la iglesia de San Fructuoso de la Ciudad Vieja de Santiago de Compostela, José Luis Mari Solera, junto a los familiares y amigos de Maruja Neyra, alguno muy elegante venido de Italia y con flores rojas, la acompañó tocando a la gaita el Himno Antergo-Antiguo de Galicia o Marcha de los Peregrinos) y riéndose pícaramente: Ahí viene el negro zumbón bailando alegre el bayón.
Cancio, Miguel
Cancio, Miguel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania