Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

El topónimo Mercado Vello o Feira Vella

jueves, 06 de septiembre de 2012
Memoria de Lugo. Actividad comercial

El topónimo Mercado Vello o Feira Vella descubre los antiguos lugares de celebración

Los lugares de celebración de la feria o mercado medieval fueron cambiando de ubicación a medida que se fue desarrollando la trama urbana en el interior del recinto amurallado. En un primer momento debió de establecerse en las Cortiñas de San Román, después pasó a la zona del suburbio lucense, a la derecha de la Porta Miñá, se cambia posteriormente para el Carballal y de este lugar pasa de nuevo a las Cortiñas.

Ya Indicamos que hay unos elementos comunes al lugar de celebración de una feria, que son: un manantial de agua, ya sea una fuente o un pozo, una capilla y un hospital. En estos tres espacios hay los citados servicios.

Es posible que la feria tuviese su primer campo de celebración dentro del recinto amurallado, en las Cortiñas, antes de que se hiciese fuera de la Porta Miñá, puesto que había dos iglesias, la de Santiago y la capilla de San Román que existía en 1033. Otro dato que contribuye a confirmar lo que decimos es que en 1120 se habla en esta zona del becerril, lugar destinado a los becerros, y del foro de la ciudad, que hace referencia al lugar del mercado. El agua necesaria para personas y ganados se obtenía de un pozo público, y el hospital de San Bartolomé, otro de los servicios que parece ligado a un lugar destinado a este cometido mercantil, estaba entre la actual Rúa da Raiña y Doctor Castro [Batitales].

Ya comentamos que en 1221 el rey ordena que los paños se vendan en la Rúa do Carballal, en cuya zona se hacía la feria mensual, permaneciendo allí hasta que se construyen los conventos de San Francisco y Santo Domingo, ya que en 1303 se denomina el lugar como Mercado Vello, lo que indica que hay un mercado nuevo, ubicado otra vez en las Cortiñas de San Román en donde permanece hasta un poco antes de la segunda mitad del siglo XVI en que se traslada fuera del recinto amurallado, al campo de San Pedro o de San Roque y Alto de Recatelo, establecimiento que perdura hasta que se hace a principios del siglo XX el Campo de la Feria desaparecido a principios de los años sesenta al acordarse en 1962 la construcción de la Estación de Autobuses.

Las Casas de la Feria

En 1464 y 1478 tenemos noticia de las Casas de la Feria situadas en la parte alta de las Cortiñas, ocupadas por artesanos con tienda y taller en la planta baja, vivienda en la alta y huerta detrás. Pertenecían al obispo y recibía por ellas una renta anual. En 1570 el obispo don Fernando de Velosillo (1567-1587), se las permutó al Ayuntamiento por el lugar de O Canedo adjudicado hacia muchos años a la Ciudad por el gobernador del Reino de Galicia.

En el solar se hicieron las Casas de Consistorio, audiencia de alcaldes y pescadería. Estas casas de Feira Vella o Casas Grandes de las Cortiñas tenían todas tienda, que el Ayuntamiento mantuvo en la planta baja del nuevo edificio para alquilar a comerciantes.

La feria en el Carballal

La ubicación de la feria en el Carballal o Kalendis, también era adecuada una vez que se conforma el Burgo Novo, pués la actual plaza de Santo Domingo e inmediaciones está equidistante entre los dos burgos. Disponía de una carballeira, un pozo público, posiblemente agua del acueducto romano, y dos capillas, las de las Animas y San Marcos, que era parroquia, que ya existían en 1288. El hospital más próximo era el de Santa María o Nuestra Señora del Campo.

Se accedía a este lugar por la Porta Nova y Rúa Nova, y la del Puxigio o Falsa. Pero también desde la Porta Miñá por la Tinería o por la rúa Miñá, Campo y Herrerías [actual Armañá]. En este lugar había caserío aislado, algunas torres y las que más tarde serán las del conde de Lemos o duques de Arjona.

El establecimiento de los conventos de Santo Domingo y San Francisco en esta zona a finales del s. XIII, tiene su lógica ya que era habitual que se levantasen inmediatos a los lugares de celebración de las ferias, aunque en el exterior de los recintos amurallados.

El Mercado Vello

Rastreando e topónimo Mercado Vello en la documentación medieval, vemos los cambios en la ubicación de la feria. En 1237 el Mercado Vello está a la derecha de la Porta Miñá, repitiéndose en 1282.

Esta denominación evidencia que el mercado en esa época se celebra en otro lugar, que hay un mercado nuevo. El traslado se debió de hacer hacia 1221, cuando el rey Alfonso IX ordena que se vendan los paños en la rúa llamada del Carballal. Por tanto tenemos lo que parece el segundo asentamiento del mercado o feria.

Cuando en 1303 el Cabildo cede a los dominicos el solar para construir su iglesia, se lo da en el Mercado Vello de Lugo. No obstante el nombre pervive en el siglo XIV pues a un camino que partía de la Rúa Nova para el Carballal se le llama en 1306 y 1335 Kalendis, en alusión a la feria del día 1.

Lo mismo ocurre en la segunda mitad del s. XVI cuando se traslada la feria al campo de San Roque, en que las Casas de la Feria, en donde se construyeron las primeras Casas de Consistorio, se dicen que están en Feira Vella.
De Abel Vilela, Adolfo
De Abel Vilela, Adolfo


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania