Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

A la porra las ofertas

martes, 04 de septiembre de 2012
Ya dicen que el ocio es la madre de todos los vicios. Como estos días tenía algo de tiempo me puse a hojear los típicos catálogos que te llegan a casa de diferentes supermercados. Normalmente les echo un vistazo pero a menos que algo me llame muchísimo la atención soy fiel a mi supermercado de toda la vida y no suelo cambiar si no es por una cosa importante.

Pues la vi. Un 3x2 que anunciaba el folleto de Eroski me hizo plantearme que ya que ayer por la tarde tenía que coger el coche podía acercarme y ahorrarme unos eurillos. Así que allá me fui, por la tarde después de terminar unas cosas y a eso de las ocho me embarqué a mi aventura consumista. Que te regalen una lata de espárragos no es ninguna coña.

Llegué al Eroski de la calle Milagrosa, donde tras esperar pacientemente a que hubiera una plaza en su mini-aparcamiento, tuve que ver cómo una señora increpaba a una chica con una evidente discapacidad porque iba lenta para sacar el coche de su plaza. Se ve que el coche nos pone nerviosos a todos. Entro en el Eroski y empiezo, alegremente, a cargar el carro. Pero uno a veces se fija y me extrañó ver que muchas de las ofertas del folleto no estaban en los precios de las cosas, así que le pregunté a un dependiente quien me informó amablemente de que el folleto sólo era para Las Termas, para el hipermercado.

Me quedé un poco chafado pero como todavía tenía pocos artículos y no había otra cosa que hacer me puse a descargar el carro, dejarlo en su sitio y tirar a las Termas, aunque reconozco que le tengo bastante manía a los centros comerciales en general.

Vuelta a empezar, cojo otro carro, me meto en el Eroski y... no queda nada. ¡¡Nada!! Ni suavizante, ni papel higiénico, ni detergente, ni leche de soja, ni de la otra... nada de lo que venía con el 3x2 en el folleto estaba en las estanterías. Ya un poco mosqueado pregunto si van a reponer y me dicen que no, que “a esas horas” ya no (20:45). Dudo mucho que los productos se agotaran justo cuando fui yo, así que ya me dirán qué lógica tiene no reponer cuando falta hora y media para el cierre.

Me ofrecen la posibilidad de “reservar” los productos y me dije yo, “bueno, es una opción”, así que me voy al mostrador de atención al cliente y tras hacer la lista de los reyes godos me comunican que no tienen servicio de reparto a domicilio, lo que francamente me parece surrealista en un sitio como ese. Es decir, que tengo que volver otro día a por las cosas y no me garantizan que estén todas al mismo tiempo... ¡¡Anda, que le den por saco al folleto, al 3x2, a la letra pequeña y a la madre que os parió a todos!!

En fin, lo único que me quedó claro en la tarde de ayer es que voy a renovar mis votos y mi juramento de fidelidad al Gadis de mi calle y a las tiendas pequeñas que aún queden. Las manzanas que vende Néstor (la pequeña tienda junto al Mercadona de la avenida de la Coruña) no las tiene nadie más.

Lo que me preocupa seriamente es la tendencia que tiene esta cadena (Gadis) a hacer supermercados enormes, hipermercados y demás. Supongo que saldrá rentable, cada uno conoce su negocio, pero francamente, a los que somos pocos en casa (cada vez hay más gente así) nos da una pereza tremenda ir con el coche a sabe Dios dónde a llenar el carro con cosas que si no tienes ojo se te van a estropear y luego cargar con ellas a casa. Mejor el súper de toda la vida, el sustituto del antiguo colmado, que subes con dos bolsas y te conocen por tu nombre y saben que te gustan las magdalenas Martínez cuadradas y no las Bella Easo redondas.

No sé si el tema es de mucho interés o simplemente es terapia particular el compartir con ustedes este cabreo tan doméstico. Son cosas de andar por casa, ya ven que aquí hablamos de macroeconomía y de economía hogareña sin despeinarnos. Pero qué quieren que les diga, hay días que uno necesita descargar estas cosas y dejar claro que no vuelve a pisar los hipermercados que pueda... Y que vivan los Gadis pequeñitos.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania