Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Las cartas del abuelo Pascasio [V]

miércoles, 18 de julio de 2012
Muy querida nieta Cristina:

Agarro otra vez la birome para trasmitirte una inquietud que ayer me planteó el viejo amigo Pérez Prado. No pensés que hablo del famoso “Rey del Mambo”, me estoy refiriendo al gran Antonio que allá abajo fue un verdadero rey de la cordialidad, de la honestidad, del humor filosófico y de la hematología. El culto doctor, hijo de gallegos, fue uno de los redactores e impulsores de la ley argentina de transfusiones de sangre. Es un capo que nos hace reír muchísimo con sus múltiples anécdotas en las tardes de los viernes en el “Rincón Porteño” de la Asemblea Celestial da Emigración Riopratense.

Sus padres nacieron en mi provincia, en Lugo. Su vida profesional estuvo unida al Centro Gallego. Dicen los que lo conocen que nunca hizo un mango al decidir no dedicarse a la medicina privada por considerar que muchos consultorios funcionaban como simples establecimientos comerciales. Su actitud vital está muy relacionada e inspirada por el pensamiento anarquista tradicional por eso es, querida Cristina, que me sorprendió mucho cuando me dijo: “Mirá, Pascasio, el Centro Gallego se está yendo a pique. Tenés que hablar con tu nieta para que nos ayude a evitar su hundimiento”.

Te comento lo que propone Antonio para que estudies si es pertinente y oportuno. Solicita tengas a bien acercarte al Centro Gallego. Quiere seas recibida por la presidenta Donsión Vila y por la secretaria Díaz Vega. Hoy, por las vueltas de la vida, son dos mujeres, hijas de gallegos, las que tienen la responsabilidad máxima en la gestión de la entidad. Tanto Marta como Aída son dos luchadoras que llevan al Centro Gallego en su corazón. Más allá de las normas protocolarias y de los legítimos intereses de la entidad, estoy seguro de que a nivel personal estarán muy felices con la visita de la nieta del abuelo Fernández de A Fonsagrada.

El bueno de Antonio sostiene que la sensibilidad femenina es más indicada por su fuerza sentimental para superar los momentos de crisis. Recurre a la historia para reivindicar el patriotismo de las madres gallegas que fueron las salvadoras de nuestra identidad. Ellas mantuvieron encendido el fogón ---nosotros le llamamos “lareira”--- alrededor del cual se fueron consolidando las costumbres y tradiciones que cohesionaron en hermandad a la prehistórica etnia galaica.

Por favor, Cristina, pensálo con calma. Te recuerdo que tenés un día bárbaro para ir: el 25 de julio. Es el Día Nacional de Galicia [Santiago Apóstol] en el que se festeja la unión en armonía de un pueblo generoso que llenó la tierra argentina de solidaridad. Te puedo asegurar que si vas; saldrás de allí admirando el esfuerzo de miles de abuelos gallegos que sudaron animados para construir un lugar en el que curar las heridas de las nostalgias.

Me despido. Te hago llegar media docena de abrazos del abuelo que no te olvida.

Pascasio Fernández Gómez
Suárez Suárez, Manuel
Suárez Suárez, Manuel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania