Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Gasto sostenible

martes, 17 de julio de 2012
Decir que somos más pobres, pagamos cada vez más impuestos, tenemos menor garantía para mantener las conquistas sociales y despertarnos cada mañana con nuevas medidas de austeridad obligada que se transforma en recortes de la calidad de vida o de los derechos ciudadanos por los que hemos cotizado, ya no constituye noticia digna de mención, por obvia.

“No se puede gastar más de lo que se tiene” Frase lapidaria, fácil de comprender pero difícil de ejecutar. Primero por la costumbre de vivir por encima de nuestras posibilidades, a crédito. Segundo, por no saber a ciencia cierta que ingresos tenemos, ya que no lo sabe ni el Estado.

En cualquier caso, los Ayuntamientos han de cuadrar sus cuentas. No pueden permitirse gastos a cuenta del déficit. Tal escenario obliga a ser muy responsable a la hora de separar lo fundamental de lo accesorio.

Y llega el calendario de fiestas, en las que tradicionalmente se tira la casa por la ventana. Nos hemos acostumbrado a la presencia de orquestas-espectáculos que obligan a pagar cantidades sonrojantes para un parado, pensionista o trabajador a salto de mata.

La música de las verbenas mueve, no menos de, 29 millones de euros al año, en nuestra Galicia. Es el trabajo realizado por la Facultad de Comunicación de la Universidad de Santiago en el 2010. Hay, del orden de 5.800 actuaciones en 2.400 fiestas con verbena en las que suelen participar 295 grupos musicales.

Claro que hay clases. Algún espectáculo de luz y sonido, que no tiene “necesariamente” que tocar en directo, cobra entre 18.000 euros o más, en pleno verano, por tres horas de actuación.

Claro que hay monopolios. Algún representante, se las arregla para controlar el mercado, no permite ser autónomo, debe ser quien establezca las condiciones y, vive de la comisión que se lleva por estar en el lugar adecuado en el momento adecuado.

De esto, tienen mucha culpa, las comisiones de fiestas, los departamentos de cultura y los propios músicos profesionales, que pasan por las horcas del sistema.

Con esos tres millones de pesetas por ver el contenido de tres camiones, cargados de efectos especiales, se pueden hacer fiestas con un enorme sentido cultural, que deja mucha más huella que la cumbia o el “polvorete” y ahorrando dinero.

En tal sentido, me gusta que la Diputación de Lugo, haya puesto en marcha el programa “musiqueando”, que es la única alternativa seria al despropósito de las “grandes orquestas” –por el tamaño del escenario- y un espacio de esperanza para los músicos gallegos que defienden nuestra cultura y su dignidad profesional.
Mosquera Mata, Pablo A.
Mosquera Mata, Pablo A.


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania