Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Maldito modelo económico

viernes, 01 de junio de 2012
Dónde nos hemos metido. Cómo es posible que dirigentes europeos nos hayan traído hasta aquí. Quién tiene la culpa, tanto de la crisis, como de las consecuencias y las víctimas crecientes de un modelo que ha fracasado, desde el momento que vivimos mucho peor y no hay horizonte real para terminar con la pesadilla.

Parece el comienzo de una historia de terror. Algo así como la confluencia de las siete profecías que anuncian la llegada de Armagedón. Pero la realidad es que la crisis económica supone una crisis antropológica, desde el momento que nos está cambiando profundamente la vida.

En España, caminamos hacia los seis millones de parados, los once millones de pobres. Lo más grave, un informe de UNICEF, nos advierte que somos el país de la UE con más niños en la pobreza, o tras Rumanía y Bulgaria, el país europeo dónde la crisis atenaza con más crueldad a la infancia, llegando en 2010 a tener 2,2 millones de menores en tal situación.

La pérdida del poder adquisitivo de las familias sumidas en el paro, la bajada de los salarios hasta cotas insoportables para el coste de la dignidad humana, y la subida de los impuestos sobre los hogares, nos han sumido en la Europa de los parias, hambre y miseria, de la que saben mucho organizaciones como Caritas Diocesanas, y sus comedores, o los informes que desde su Observatorio de la realidad social, se elaboran año tras año.

Uno de cada cuatro niños españoles vive en la pobreza. ¡Cómo hemos llegado a esto y cómo se puede consentir!

La Europa de la especulación, de los prestamistas que exigen, con escandalosas primas de riesgo, la deuda. La Europa en la que las diferencias y los desequilibrios territoriales son cada día más grandes e insalvables, entre los que “se lo llevan calentito” y los que se quedan sin nada, al no poder hacer frente a sus compromisos con las entidades financieras que han jugado a la burbuja inmobiliaria y a hinchar la deuda imposible de las familias.

Por si fuera poco, quiebra el Estado de protección social. Se convierte en un gasto no asumible. Los derechos del ciudadano, son meras mercancías a las que ponen precio desde Bruselas, mientras organismos de la propia Europa, piden la urgente puesta en escena de un Plan Nacional contra la pobreza.

Hollande, un socialista francés, se convierte en la última esperanza para poner freno a una política económica capaz de terminar con este desastre.
Mosquera Mata, Pablo A.
Mosquera Mata, Pablo A.


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania