Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

La Educación no (sólo) es cosa de números

viernes, 04 de mayo de 2012
Un argumento en teoría debería sostenerse por sí mismo. El problema es cuando dicho argumento en realidad esconde una motivación diferente de la aparente y sólo se convierte en una disculpa para dar palos a un adversario, ya sea político o de otro tipo. Por ejemplo, decir a voz en grito que los recortes en educación van a empeorar la formación es un argumento aparentemente válido (si fuera sin el grito, mejor aún, pero bueno, cada uno se expresa como puede) pero que puede ser una artimaña política.

La Educación con mayúsculas de este país ha caído en picado en las últimas décadas. Cada generación está menos preparada que la anterior, aunque quizás con más títulos. Hablar de derecho con un licenciado de hace treinta años es un placer, hacerlo con uno de hace cinco una tortura. Las gestorías, que se nutren de gente con poca experiencia (eso es normal, ahí van a adquirirla también) son un caldo de cultivo de nulidades que no tienen ni idea de a dónde se envía un papel. Cada vez que uno va a un médico que tiene menos de cuarenta años se echa a temblar… Si lo llevamos a los quinceañeros la cosa se pone más negra aún. Estos hijos de la LOGSE estudian con gran detalle los afluentes del río Miño a su paso por Galicia, pero no tienen ni la más remota idea de dónde está el Volga o cuál es la capital de Turquía. Su ortografía se reduce a las “k” y las abreviaturas de los sms y los Reyes Católicos o Franco les suenan a “gente de antes, no sé”.

La generación de los que nacimos en torno al año 75 tuvimos el privilegio de estudiar la EGB, que ni era la barbaridad de nuestros padres con tribunales que te examinaban con diez años o menos, ni la coladera que es ahora. Lo de “la letra son sangre entra” se sustituyó por una figura de autoridad, siempre apoyada por los padres, de un profesor que lidiaba con cuarenta niños y no solía tener mayores problemas salvo con los “gamberros”, y hasta estos tenían sus límites.

El problema de la educación, señores míos, no es económico. La educación no (sólo) es cosa de números. Es evidente que 25 niños en un aula estarán mejor atendidos que 40, pero no podemos hacer de esto el caballo de batalla y pensar que con reducir el número de alumnos por profesor vamos a arreglar nada. Mientras en las casas no se enseñe educación, respeto, disciplina y acatamiento a la autoridad del maestro es imposible que esos sufridísimos funcionarios puedan sacar un programa decente adelante.

Cuando yo estudiaba un profesor podía sacarte al pasillo, mandarte a hablar con el profesor, reñirte y, la mayor de todas las amenazas, llamar a tu casa. Hoy, gracias a una política que además de absurda es suicida, los padres en lugar de dar credibilidad a un adulto de 40 tacos se la da al cabestro de su hijo de 12, y ante un suspenso en lugar de reñir al crío se va contra el profesor. Los tiros se vuelven a las escopetas.

Un aula no es una democracia, eso es lo que muchos parecen no entender. No hablamos de una igualdad entre profesor y alumno porque sin una vara de mando es imposible que un crío haga lo que tiene que hacer. Es como la tontería de que “mis padres son mis colegas”. Pues muy mal, tus padres son tus padres y aunque sean buena gente y lo que tú quieras en ciertos momentos tienen que ejercer la autoridad que como tales deben utilizar cuando te desmandas.

Mientras el profesor no tenga autoridad, mientras los padres, con una dejación de funciones que raya lo criminal, pretendan que el colegio eduque a sus hijos (en el colegio dan cultura, la educación te la dan en casa), mientras que nuestras normas se ablanden para reducir el nivel de la clase al del más tonto para que nadie se sienta discriminado… no vamos a ningún sitio. Ni con un profesor por alumno.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania