Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Santa Eulalia de Quintá (y II)

jueves, 22 de marzo de 2012
La parroquia de Santa Eulalia de Quintá en la antigua jurisdicción de Cancelada de Abajo (y II)

La iglesia parroquial
Tiene la feligresía un buen templo parroquial, de estilo renacentista, medio aislado y coronando una colina, donde posiblemente igual que en la parroquia de Vilar en Cervantes, exista un primitivo castro. Todo parece indicar que el hecho de levantar allí la iglesia, obedece más bien al objeto de cristianizar un antiguo lugar pagano.

La obra es de amplias proporciones, con atrio cementerio circundante. La fábrica presenta ciertas características especiales, donde por ejemplo el frontis va precedido de una robusta torre, que descansa sobre grandes pilares, que facilitan el acceso al templo bajo arco de medio punto. Presenta un primer tramo o cuerpo cuadrado, con escaleras de acceso por el lado lateral sur. En el segundo cuerpo de la torre se hallan las cuatro troneras y donde hay dos campanas. A su vez remata con un pináculo decorado con sencillas acróteras.

Naves. Tiene dicha iglesia dos nave, la principal y su lateral norte. La primera, esta cubierta a dos vertientes, mediante recio armazón de vigas, tablones y losas. Que a su vez se halla reforzado por cuatro vigas tirantes. Las dos naves están delimitadas por tres pilares que van unidos entre sí mediante arcos de medio punto. Del pilar del centro parte otro arco al muro lateral norte, que esta reforzado por un contrafuerte levantado por la parte exterior de la pared del templo. Mientras la nave lateral está cubierta por la prolongación de las aguas de la nave principal.

El crucero tiene dos capillas laterales, que le dan al templo forma de cruz latina. Forma la techumbre de la misma tres pequeños tejadillos, es decir a tres aguas. Encima de los arcos de las capillas, toral y triunfal, se eleva una cúpula, sin capulino, más elevada que el resto del templo exteriormente, de forma cuadrada y cubierta a cuatro aguas.
El presbiterio, sigue la misma línea de la nave principal, con techo a dos vertientes y la sacristía está situada en el lateral norte.
La portada lateral sur está protegida por un cabildo de tres arcadas de medio punto.
El templo presenta un muy conjunto, armonioso y arquitectónicamente agradable.

Retablos o altares: al mayor ha sido retirado. Ocupando el testero un Cristo renacentista, que mide 95 cm. En la capilla lateral norte, se conserva un retablo sencillo, formado por dos cuerpos y tres calle. Tiene columnas lisas rematadas por capiteles de estilo corintio. El ático es semicircular. En la parte superior, cobija una muy buena talla renacentista de la Virgen, que mide (74 cm). Otra talla de un santo con libro y manto de (82 cm). Otra escultura que representa a otro santo de (1,50 m). Talla barroca, representado a San Roque, de (90 cm.). En la capilla lateral sur, retablo similar al anterior, de columnas de estrías helicoidales. Cuatro calles en el primer cuerpo. Imagen de la Virgen del Carmen de (88 cm.). sobre peana de tres querubines; santo obispo de un metro, santo con cáliz, de (70 cm.). santo con libro y báculo, de (72 cm.). Virgen del Rosario de (95 cm.). San Antonio de (80 cm.). otro santo de (62 cm.). Corona el ático un busto del Padre Eterno con la bola del mundo en la mano. El banco del retablo conserva unos pequeños pero muy interesantes relieves que representan a santos.

De gran interés es la pila bautismal, formada por pie circular con base cuadrada, en la que aparecen dos relieves de cabezas humanas con tigre en medio; otras cabezas menores en la parte superior. Pila de amplia y plana copa, que mide 1,10 m). está surcado de pequeños gallones en la parte inferior. Un relieve tórico marca la línea divisoria de la base y el cuerpo que forma una franja circular, decorada con relieves lineales tóricos, un león e inscripción que, en abreviatura, según parece dice: “FERNANDO REY NUESTRO”.

En el Archivo Central del Obispado de Lugo, sección capellanías, hay varios legajos, referentes a la fundación y expedientes de opositores a dichas obras pías. Varias de las mismas, aparece citado el pueblo donde esta la ermita, pero en otros casos no es posible saber si era una capilla sita en alguna de las aldeas o bien estaban dentro de la misma iglesia parroquial, es el caso de la capellanía de San Juan Bautista, sita en el lugar y parroquia de Santa Eulalia de Quintá de Cancelada, que fundó el 6 de octubre de 1770 don Luis de Ulloa Santiso y Santiso; dueño y sucesor de la casa de Buisán, en la jurisdicción de Cancelada de Abajo. Hizo dicha fundación cumpliendo la petición que le había hecho su difunto padre don Juan de Ulloa y Santiso. Ha sido ampliamente dotada de rentas, según recoge la escritura que en dicha fecha se pasó en el lugar de Penarrubia ante el escribano Domingo Montero.

Capellanía de San Juan Bautista, sita en la parroquia de Quinta de Cancelada, que fundaron Gonzalo Fernández de Peñamil, Domingo Pérez de Peñamil y Domingo Fernández Murias. La escritura de fundación ha sido pasada el 7 de febrero de 1696 ante el escribano Alonso Pérez.

Capellanía de San Lorenzo, sita en la parroquia de Santa Eulalia de Quintá de Cancelada que fundaron don Francisco Antonio Gegunde y don Juan Fernández Rellan.

Capillas
En el pueblo de Buisán está la capilla de San Juan Dogallado, que ha sido fundada el 16 de agosto de 1699, por el licenciado (cura) don Diego de Álvarez de Ouria, clérigo de menores y vecino de Cedos, y Alonso Álvarez de Ouria, vecino de la feligresía de Asar. Siendo dotada por clérigo en su legítima paterna y materna, que tenía en términos de lugar de Ortizos. Además don Alonso Alguerdo, cedió para dicha fundación la casería del lugar de Costosa con otra posesión que tenía en el lugar de Parocha con su hórreo y casa, en la que también se incluía la dehesa llamada Portaliña, sita en el lugar de Asar. La escritura de fundación ha sido otorgada en el lugar de Meda, tierra de Navia de Suarna ante el escribano Marco Barreiro de Sotomayor, que es la escritura de las legítimas de don Pedro de Uria.

La ermita corona una colina, de la ribera izquierda del río Navia; donde es posible que existan restos arqueológicos de cierta importancia. Es de un tipo de fábrica rústico y primitivo. La nave rectangular que mide (5,15 X 5, 25 m). La techumbre a dos vertientes, de pizarra sobre recia armadura de tablas y vigas. El acceso mediante un porche formado por la prolongación de los muros de la nave, él mismo está cubierto a dos aguas y tiene una viga tirante. El presbiterio mide (5,75 X 5, 25), también de tejado dos vertientes, con arco triunfal de medio punto, sin impostas. El retablo sencillo, de una marcada rusticidad y muy popular.

Destacan del mismo dos columnas de estrías verticales, capiteles corintios. De las tallas, podemos citar una muy buena imagen de San Juan Bautista, (70 cm.). de estilo transicional románico gótico; tiene libro y cordero en la mano izquierda. Santo Ángel, de (50cm.) con el niño de la mano y cabeza de demonio a los pies; San Roque, de (52 cm.). barroco. En el ático, una escultura que representa a san Ramón de (50 cm.). sin manos.

En el pueblo de Bullán, hay la capilla de San Lorenzo que ha sido fundada el día 16 de febrero de 1689 por el licenciado (cura) don Alonso Barrio Quindós, que la dotó de rentas e instituyó de sus propios bienes el licenciado don Alonso de Barrio y Quindós, cura que fue en Navia de Suarna. La escritura de fundación dice que es una ermita de patronato laical, siendo nombrado patrono de ella don Lorenzo Fernández de Barrio, hermano del anterior don Alonso de Barrio Quindós. Especifica que una vez fallecido él pase a ser patrono su hija Luisa Saavedra y a la muerte de ésta lo sea su nieto y descendiente de la sobredicha Luisa con preferencia de hombre sobre mujer y de mayor a menor, emanando de vínculo y mayorazgo sin disección alguna y con las más cláusulas y condiciones que contendrá la fundación. Entre las rentas de que fue dotada dicha capilla estaban catorce fanegas de centeno de renta cada año; un prado de regadío que estaba cerrado de pared sobre sí; otro parado, más otras cinco fanegas de centeno.

La capilla es de planta rectangular, de (4,50 X 8 m.). cubierta a dos aguas, por pizarra sobre madera y dos vigas tirantes. De las imágenes: San Lorenzo de (50 cm.). con palma y parrilla. Inmaculada, que mide (67 cm.). con peana de un querubín y media luna. Tanto una como la otra son sencillas esculturas populares, realizadas en la segunda mitad del siglo XVI.

En el pueblo de Castel María, está la capilla de Santa Apolonia; de planta rectangular de (5,10 X 7, 60 cm.). Siendo el retablo sencillo, formado por dos columnas con relieves de espejos y rocallas, rematando el ático con sendas columnas de estípetes. Las tallas: Santa Apolonia, de (50 cm.). con tenazas en la mano izquierda; San Roque, de (50 cm.). San Pantaleón, de (46 cm.). San Sebastián, de (73 cm.). y otro santo, de (46 cm.). estas dos tallas primitivas y muy populares; las otras de un marcado barroquismo.

En el pueblo de Couto, sus vecinos tienen la capilla de Nuestra Señora de los Remedios. Ha sido fundada el día 10 de enero de 1693 por los señores don Francisco Rosón, vecino del lugar Vilaver; Jorge Álvarez, vecino de Valán; Martín Díaz, Juan Fernández Costosa, otro Juan Fernández, todos vecinos del lugar. El Rosón la dotó del quinto de sus bienes, vara y suma de su propiedad corrido en el termino de Arneada que hay en dicho lugar de Vilaver; el José Álvarez le dotó de un soto de castañales y del molino de Bullón y la heredad que tenía en el Marco de Valiña, y el Martín Díez, la dotó con varias fincas; a su vez el Juan Fernández donó dos piezas de viña en el viñedo de Barcia; además Alonso Álvarez de la Vega, le dotó con viñas en el viñedo de Villeira, ello, entre otras propiedades y rentas.

Es la ermita de nave rectangular que mide 5,40 X 6,45 m., cubierta a dos aguas, armadura de madera, tres vigas tirantes. Mientras que el pórtico sé techumbre a tres vertientes. El presbiterio de mayor amplitud que la nave, mide 6,45 X 6, 50 m.

El arco triunfal sobre pilastras, con bóveda de cañón en piedra. El retablo de escaso interés y de las tallas destaca una imagen de la Virgen de los Remedios, de 50 cm.. que una imagen de las de vestir, además de otra talla de una santa, que mide 50 cm. con capa lisa y peana de nueve.

En el pueblo de Tucende, capilla de San Pedro, sus pocos habitantes, también tienen su propia capilla, que según parece hace pocos años que fue rehecha, siendo derruida la primitiva, que era de planta rectangular y medía 3,70 X 6, 70 cm. estaba cubierta a dos aguas, tenía un pórtico, cuya cubierta lo estaba a tres vertientes; él mismo descasaba sobre la prolongación de los muros de la nave. De las tallas solamente reseñar una imagen de San Pedro, que mide 60 cm. con los brazos semielevados, tiara; la misma data de la primera mitad del siglo XVIII.

Tucende
Según lo estudiado por el reverendo Nicandro Ares Vázquez, el nombre de Tucende deriva del nombre personal gótico Teodesindus. Por lo que respecta a los temas generales, creo poco pueden variar de los generales de la parroquia, ello, sin entrar en particularides concretas, como bien pueden ser las edificaciones y otros.

Es un pueblo de una geografía accidentada y muy parcelada, casi algunas son micro parcelas, que en nada favorecen la posibilidad de una agricultura comunitaria, al no ser que se hicieran concentraciones parcelarias, algo tan difícil en Galicia y principalmente en las zonas quebradas de la Galicia interior.

Partiendo de los datos que nos aporta la Real y Única Contribución a la fecha, se puede ver que la aldea ha crecido en cuanto a número de casas y por supuesto de familias, pero también ahora está en decadencia, de hecho dos casas están deshabitadas que son casa da Casiña y casa de Abaixo. Quedando éstas otras habitadas. Casa de Acolá, casa de Riba, casa Nova, casa Gómez, casa de Xán Gómez, casa do Ferreiro, Casa González, casa Deiros y casa Chao. Por los nombres de la misma se claramente que indican una situación o el apellido de su antiguo dueño: casa da Casiña, quiere decir casa pequeña, de menores proporciones que las demás; casa de Abaixo, está indicando que está construida en una zona del pueblo más bajo que el de otra casa; casa de Acolá, parece indicar que queda algo distante de las demás, más bien el sentido del camino principal que entraba y salía del pueblo. Casa de Riba, es lo contrario de casa de baixo, levantada en un solar algo más elevado que el de otra u otras viviendas; casa Nova, clara alusión a una casa de construcción más reciente que las otras, posiblemente durante el siglo XIX ó primera mitad del XX. Casa de Gómez, nos indica el nombre de su antiguo dueño; casa de Xoán Gómez, en éste caso tan concreto nos indica el nombre y apellido de su antiguo dueño; casa Ferreiro, indica la profesión de su antiguo poseedor, que era herrero, o por lo menos empleaba la mayor parte del año en dicho oficio; casa González,
volvemos a lo anterior ejemplo de Gómez, el nombre nos indica los apellidos del antiguo dueño, más bien durante la segunda mitad del siglo XVIII; casa Deiros, más bien parece indicar casa de los Herdeiros, casa de los herederos de una vivienda y propiedad que quedó sin haber sido adjudicada a uno heredero concreto, que por normal general era el hijo mayor del matrimonio en su defecto la hija mayor y finalmente casa Chao, que puede indicar que está situada en una zona elevada del lugar o bien se trata del apellido de antiguo dueño.

He creído conveniente, hacer referencias a las casas que había en la segunda mitad del siglo XVIII, (concretamente en 1753) para ello he resumido las actas obrantes a dichos vecinos en el libro llamado Real de Legos, de los cabezas de familia que había en el pueblo de Tucende en la referida fecha eran éstos:

Antonio Gómez Barreiro, de sesenta año, casado; vivía con su esposa, una hija, dos hijos mayores, uno de ellos casado y tres hijos de éste, que eran menores de edad. Propiedades: un hórreo de madera, puesto en cuatro píes; la séptima parte de un molino, además de noventa y cuatro parcelas. Rentas: a don Juan José Osorio, vecino de Santa María Magdalena de Pena, 36 ferrados de centeno, por razón de Foro.

Juan Antonio Fernández, de treinta años, casado, vivía con su esposa, la madrastra, y tres hijas de ésta. Propiedades: una casa pajaza, con su hórreo, que medía la vivienda, doce varas de frente por once de fondo; además otro medio hórreo y tres partes de un molino llamado da Ribeira, y ciento cincuenta y cinco parcelas. Rentas: de primicia pagaba dos ferrados de centeno a la fábrica de la iglesia parroquial. A don Jacinto Antonio Pérez, vecino de Santa María de Cabanela, veintiséis ferrados de centeno por observancia antigua; a don Manuel Gómez de Navia, vecino de Santa María de Rao, otros cuatro ferrados; a don Juan Rueda y Arrojo, cura de la parroquia, medio ferrado de centeno. Tenía ocho colmenas en aparcería con Antonio López, de la misma vecindad.

Agustín Fernández, de treinta y tres años, casado, vivía con su esposa, una hija y su suegra. Propiedades: una casa pajaza, que medía once varas de frente por diez de fondo. Un hórreo cubierto de paja de cuatro pies; además de ciento treinta y seis parcelas. Rentas: dos ferrados de centeno a la fábrica de la iglesia parroquial por razón de primicia. A don Jacinto Barreiro, vecino de Santa María de Cancelada, abonaba treinta y seis ferrados de centeno por observancia antigua; a don Manuel de Uria, vecino de San Miguel de Barcía, otros nueve ferrados de centeno por la misma razón; a don Manuel Gómez, vecino de Rao, dos ferrados por el mismo concepto y a don Juan de Rueda y Arrojo, cura de la parroquia, tres cuartos de un ferrado de centeno.

Francisco Fernández, de noventa años; carpintero; viudo, vivía con tres hijos mayores. Uno de ellos llamado Francisco, estaba casado; otro hijo mayor y una hija. Propiedades: una casa pajaza con su hórreo, que medía de frente doce varas y once de fondo, otra casa pajaza, sita en el mismo pueblo, de tres varas de frente por cuatro de fondo; además de ciento doce parcelas. Rentas que pagaba: a la fábrica de la iglesia parroquial dos ferrados de centeno por razón de primicia. A don Miguel González, vecino de San Miguel de Barcia cuarenta ferrados de centeno, cuatro capones por observancia antigua; a don Juan de Rueda y Arrojo, cura de la parroquia unos ferrados y cinco partes de otro de centeno por la anterior razón. Tenía tres colmenas.

Jacinto Gómez de Cancelada, de cincuenta y dos años, casado; vivía con su hija, tres hijos mayores, otro menor, dos hijas menores y un criado. Propiedades: una casa pajaza, de doce varas de frente y otras doce de fondo; otra vivienda pajaza, de siete varas de frente por seis de fondo. Un hórreo cubierto de paja, sobre cuatro pies; un molino harinero en el sitio de Regueira de Liñares; además de ochenta y una parcelas; a su vez percibía enteramente la cuarta parte de un cuarto en que se dividían los diezmos de la parroquia, lo que se regulaba un valor al año de ciento treinta y cinco reales de vellón. A su vez pagaba dos ferrados de centeno a la fábrica de la iglesia parroquial por primicia. Abonaba a don Juan José Osorio, vecino de Santa María de Pena la cantidad de veintiocho ferrados de centeno por observancia antigua. Dichos bienes estaban sujetos a la pensión de seis misas rezadas de aniversario por cuya limosna percibía el cura párroco doce reales de vellón. Tenía nueve colmenas.

Jacobo Gómez de Cancelada, de cuarenta y tres años, casado, vivía con su esposa, un hijo menor y tres hijas. Propiedades: una casa pajaza, que medía once varas de frente por diez de fondo, otra casa pajaza, de nueve por cinco varas; un hórreo cubierto de paja, soportado por cuatro pies y un total de sesenta y dos parcelas. Rentas que pagaba: por razón de primicia dos ferrados de centeno; a Antonio López, vecino de la misma parroquia, abonaba trece ferrados y medio de centeno, ello, por razón de observancia antigua; a Manuel López, vecino de la misma parroquia dos ferrados y medio de centeno; a don Jacinto Antonio Barreiro, vecino de la feligresía de Santa María de Cabanela, dos ferrados de centeno por la misma observancia y las mismas fincas estaban sujetas a la pensión de una misa de aniversario rezada, por cuya limosna percibía el cura párroco dos reales de vellón.

María González, viuda, vivía con un hijo mayor de edad y tres hijas. Propiedades: una casa pajaza, que medía doce varas de frente por once de fondo; otra casa pajaza, de nueve por siete varas; un hórreo de buenas proporciones; además de ciento dieciséis parcelas. Rentas que pagaba: por razón de primicia, lo mismo que los demás vecinos de toda la parroquia eran dos ferrados de centeno cada año; a Bartolomé López, vecino de la feligresía de Santiago de Peñamil, cinco ferrados y medio centeno por observancia antigua; a Juan Álvarez, vecino de la parroquia de Santa María de Pin, otros cinco ferrados y medio de centeno por la misma razón; a don Antonio Gómez, vecino de la feligresía de Santiago de Peñamil, catorce ferrados de centeno por la misma razón; a Alonso López, vecino de ésta feligresía de Quintá, seis ferrados de centeno por la misma razón; a don Juan Rueda y Arrojo, cura párroco de la parroquia, tres ferrados de centeno por la misma observancia. Así mismo dichas fincas estaban sujetas a la pensión de una misa de aniversario rezada por cuya limosna percibía dicho cura párroco dos reales de vellón. También tenía dos colmenas.

Salvador Eiros, de cuarenta y ocho años, casado, vivía con su esposa y un hijo mayor de edad que también estaba casado. Propiedades: una casa pajaza, que medía de frente doce varas y once de fondo, un hórreo de madera cubierto de paja, sostenido en cuatro pies; además de ochenta y nueve parcelas. Rentas que pagaba: a la fábrica de la iglesia parroquial dos ferrados de centeno por razón de primicia; por los mismo también percibía anualmente don Manuel Uría, vecino de la feligresía de San Miguel de Barcia, cuarenta ferrados de centeno por observancia antigua; Domingo López, vecino de ésta parroquia recibía medio ferrado de centeno por observancia antigua. Tenia ocho colmenas, que vulgarmente se llamaban trobos.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania