Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Agustín Lage, patriarca de un poderoso clan familiar cubano

jueves, 08 de marzo de 2012
Orteganos en el mundo

Agustín Lage, patriarca de un poderoso clan familiar cubano


Agustín Lage salió de Ortigueira en dirección a Cuba cuando todavía era un niño. Una vez que su familia fijó su residencia en la capital de la isla, él empezó a manifestar sus buenas dotes para el estudio. Y empezó a asumir lo cubano como parte esencial de su vida. Cuando cumplió la mayoría de edad, se nacionalizó cubano, y tras finalizar sus estudios de Medicina se estableció como médico logrando un gran prestigio entre los ciudadanos de La Habana, donde ganó mucho dinero.

Cuando se casó el 14 de julio de 1946 con Iris Dávila, ella ya era una conocida escritora de novelas. Su esposa había realizado sus primeros estudios en Güines, su pueblo natal. Durante su bachillerato ya le habían dado algunos cargos de responsabilidad, entre ellos, el de miembro del consejo editorial de la revista Cumbre. Obtuvo su título de doctora en Derecho Civil y Diplomático en la Facultad de Leyes de La Habana, en 1942, a los 24 años.
Su entretenimiento durante su etapa de estudiante universitaria fue la lectura de poesía y narrativa, y escribir novelas; a la vez que colaboraba en el suplemento dominical del periódico cubano El País Gráfico, y acudía a cursos de la Universidad de La Habana sobre literatura castellana e hispanoamericana, además de a los de Psicología General y Social con la finalidad de completar su formación literaria. Posteriormente, cursó Periodismo en la Escuela de Manuel Márquez Sterling, en donde se graduó en 1945.

Su decisión de dedicarse a la literatura la tomó tras darse cuenta de que sin familiares influyentes y sin posibilidad de abrir un bufete, su formación de abogada no tenía demasiado futuro, y tras descubrir su escasa habilidad para el mundo de los pleitos y los tribunales.

Le gustaba el periodismo profesional por su influjo directo, constante, inmediato, en la sociedad. A él le dedicó buena parte de la década del setenta, formando parte de la revista Mujeres, desde donde pasó a la Editorial Arte y Literatura para realizar tareas de evaluación y divulgación de libros. Escribió también para Vanidades, donde refleja sus preocupaciones sociales y en Bohemia y Granma.

Su primera oportunidad en la radio la consiguió en la emisora CMQ, como abogada adjunta al departamento legal y redactora de textos comerciales. Tras dos años en la rutina legal y comercial, le concedieron la jefatura del recién creado Buró de Revisión a tiempo completo, donde debía leer todos los programas dramatizados, incluidos los humorísticos, analizarlos desde el punto de vista literario y de contenido, rendir por escrito un informe mensual evaluativo y exponer de viva voz su criterios, así , entró en contacto directo con las modalidades técnicas del género y se formó una idea más completa de la composición de los guiones.

Pero para Iris esto sólo fue una experiencia previa sobre la que va a ir introduciendo nuevas temáticas originales a medida que va desarrollando su trabajo en radionovelas como La vida es así, Divorciadas o Por los caminos de la vida, historias que eran, a la vez que interesantes y conmovedoras, capaces de irradiar valores éticos en un lenguaje natural.

A finales de 1957, cambió su puesto por el de asesora de radio y televisión en la agencia, y en poco tiempo la jefatura del Departamento de Menciones Comerciales. Su gran salto adelante le llega en 1959 cuando firma un contrato con Televisa por el que le compraron sus derechos para emitir sus obras literarias. Desde entonces y hasta después de los 70 años siguió escribiendo guiones para las telenovelas de la cadena, algunos de los cuales han sido llevados a la gran pantalla. Ese mismo año trabajó en la entidad Publicitarias Intervenidas, en el Ministerio de Industrias, bajo Ernesto Che Guevara y en el Consejo Nacional de Cultura.

Su vuelta a la radio se produjo 1966. Su regreso al ámbito radiofónico le llevará a formar parte del Consejo de la Radio Nacional; ser asesora de la dirección de CMQ, y ejercer de profesora de Teoría y Composición Literarias en los cursos del ICR (Imagen y Comunicación Revolucionaria) cuy finalidad era la de preparar a los escritores para los medios de comunicación.

Durante su larga trayectoria, escribió muchas series radiofónicas de éxito como: Ustedes los jóvenes, La grandeza de los pobres, Amor comprado, Historia de tres mujeres, Cuando sobra el dinero... También firmó varias obras teatrales: Una señora de la sociedad, El pié para el escándalo, Los puntos sobre las íes, La visita, y La trastienda; cuentos para niños (En un submarino de cristal) y narraciones (Intimidades).

Entre las más altas condecoraciones que le otorgó Cuba se encuetran, La Orden Ana Betancourt, La Orden Alejo Carpentier, El Premio Nacional de Radio por la obra de toda su vida. Iris murió a los 89 años, dejando un clan muy unido.

Agustín e Iris fueron muy revolucionarios y con tendencias progresistas de izquierda, se preocuparon por los problemas sociales y políticos. Él participó en campañas sanitarias de vacunación y de prevención tras la Revolución y ella llegó a hacer propuestas radiofónicas arriesgadas durante la lucha del pueblo cubano contra la dictadura de Batista, y, tras su caída, jugó un papel importante como prepresentante del Frente Cívico de Mujeres Martianas.

El 18 de agosto de 1959, un nutrido grupo de jóvenes galenos, entre los que se hallaba Agustín Lage, se unieron a unos pocos profesores y médicos que habían renunciado a sus consultas, se incorporaron a la Revolución Cubana, para ocupar las plazas de los que habían abandonado el país. Este grupo de doctores se reunió posteriormente en el anfiteatro del Hospital Universitario Calixto García para constituir el Partido Médico de la Revolución, del que el propio Agustín formó parte de su comité gestor junto a otros treinta compañeros.

El matrimonio Lage-Dávila tuvo tres hijos: Agustín, Carlos (en la foto) y Jorge, que siguieron los pasos profesionales de su padre.
Agustín (1949) es investigador de temas de biomedicina en el CIGB (Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba), donde es el director del Centro de Inmunología Molecular, desde 1991. Anteriomente había pasado por la dirección del Departamento de Bioquímica del Instituto Nacional de Investigación de Oncología y Radiobiología de Cuba, para, posteriomente, ocupar la subdirección del Instituto. Es, además, profesor del Instituto de Ciencias Médicas de La Habana y miembro de mérito de la Academia de Ciencias de Cuba, del Consejo editorial de la Revista Biotecnologia Aplicada, del Parlamento cubano.

Por su parte, el hermano menor, Carlos (1951), es pediatra con diploma de internista y especialista en intensivismo y licenciado en Ciencias Sociales. Se inició en el activismo político como dirigente de la FEU (Federación Estudiantil Universitaria), pasando después a ser el secretario nacional de la UJC (Unión de Jóvenes Comunistas), lo que le llevó al puesto de ayudante personal de Fidel Castro. Su labor al lado del líder cubano le propició su promoción a Secretario Ejecutivo del Consejo de Ministros, equivalente a Primer Ministro, quince años más tarde, y a vicepresidente del Consejo de Estado de Cuba desde 1993 hasta 2009, como responsable de Finanzas, cargo en el que Castro lo reafirmó publicamente.

A sus 55 años era uno de los mandatarios mejor posicionados para suceder a los Castro, pero fue cesado en todos sus cargos. Desde entonces ha vuelto a tomar sus tareas profesionales como médico.

Está casado con la economista Emma Codorniú y es padre de tres hijos: Carlos, economista y exlíder de la Federación de Estudiantes Universitarios; César, dirigente de la Universidad de Ciencias Informáticas, y de una chica de 20 años, que estudió ballet.
Jorge, el menor, es médico intensivista y tiene numerosas publicaciones científicas de su especialidad.
Suárez Sandomingo, José Manuel
Suárez Sandomingo, José Manuel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania