Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Adiós al León de Villalba

lunes, 16 de enero de 2012
Pocos Políticos con mayúsculas como Manuel Fraga Iribarne. Ahora uno menos tras su muerte esta noche. Se podría estar de acuerdo con él o no, pero sin duda todo el mundo reconocerá su importancia como figura histórica en nuestro país durante al menos los últimos 50 años. Con permiso de Mariano Rajoy, ha sido probablemente el político más importante que Galicia ha dado nunca.

Fraga era nuestro Churchill, nuestro Talleyrand, un hombre convencido de su propia superioridad intelectual, hecho difícilmente discutible y avalado tanto por su carrera profesional como por muchas anécdotas de todos conocidas, y de carácter fuerte con aquellos que no le seguían el ritmo. Esto fue muchas veces interpretado como una personalidad tiránica, pero que siempre he interpretado como impaciente ya que en mucha otras facetas se demostró como una persona institucional y moderada en el fondo y radical en las formas, que le permitió ser un político al que no se pudo ignorar durante décadas.

De Fraga oiremos muchas cosas, sin duda, pero hay dos que son innegables: es uno de los padres de nuestra actual España, tras haber sido capaz de encabezar la moderación de una derecha inquieta tras la muerte de Franco, y que su pérdida lo es para todo nuestro país. Hasta sus mayores enemigos políticos lo alabaron siempre como una persona digna del más grande de los respetos, y cuando uno está seis décadas en política sin que le hayan podido echar en cara ni la más mínima sospecha de esa corrupción que parece endémica en política, es porque es honrado.

Un adiós a Don Manuel, que Galicia sentirá más que nadie, porque por esta tierra luchó como jamás hizo ninguna otra persona desde la práctica política. Cuando llegó a la Xunta aquí había corredoiras que él convirtió en carreteras. Es parte del trabajo que tenía como Presidente de la Xunta, desde luego, pero tal vez otros lo habrían enfocado de manera diferente.

No me extiendo más, no porque haya poco que decir, sino por todo lo contrario. Fraga es inabarcable, y durante estos días leeremos y escucharemos grandes alabanzas y comentarios sobre su figura. Algunos incluso de quienes lo echaron de la Presidencia de la Xunta a pesar de quedarse a un diputado de la mayoría absoluta. Así entienden la Democracia quienes se atrevieron a llamar a Fraga fascista. Lo que hace la ignorancia.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania