Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Begonte como Cuento de Navidad

miércoles, 04 de enero de 2012
Los cuentos sirven para dormir a los niños y despertar a los mayores.

Éste es el relato de un bello suceso que acontece en el interior de Galicia desde 1972.

Inmersa en la comarca de A Terra Chá se sucede cada Navidad una historia para niños y para no tan niños convertida en un sueño que se hace visible durante los meses de diciembre y enero, en el que parece que la lluvia y la nieve se entremezclan dejando paso a un aura mágica cargada de ternura en la que multitud de figuras animadas cobran vida en un escenario único narrando lo siguiente:

Érase una vez una estrella que brillaba más que ninguna otra en el cielo. Dicen que cuando una estrella se cae es que un alma humana ha ascendido lejos del mundo que conocemos, pero esta estrella no caía. Su luz era resplandeciente y parpadeante y alumbraba el camino a su paso cual luna llena. La gente que veía la estrella se quedaba asombrada, ya que no habían visto jamás otra de similares características y, abrumados, después de consultar libros y preguntarles a los sabios de la comarca, llegaron a la conclusión de que esta estrella simbolizaba la llegada a este mundo de un niño, de un ser especial, el ser más especial que jamás había nacido.

Los Reyes Magos se pusieron apresuradamente en marcha siguiendo esta estrella cuya blancura era pura y tierna como los copos de nieve, y que sólo conduciría al nacimiento del ser más bondadoso que pudiesen conocer, alguien que sin duda haría algo realmente importante, que cambiaría su vida y la de aquellos que lo conociesen tanto en su presente como en el futuro más lejano. Esta persona sería a la vez rey, dios y hombre, llegando para despertarnos con sus enseñanzas y su ejemplo de entrega y de amor hacia los demás. Sin embargo su nacimiento al igual que su morada sería humilde y sencilla, lanzando un mensaje de paz y calidez en medio de esta estación invernal a un mundo demasiado distraído entre actos bélicos, engaños y materialismos.

En el pueblo lucense de Begonte el cura José como fundador y Joselín como creador, han representado este nacimiento y la luz de esa estrella, dedicando su vida a tan hermosa tarea con la misma devoción con la que sus majestades de Oriente siguieron la estrella para encontrarse con el niño Dios. Más de 150 figuras elaboradas con mimo y esmero. Molineros y molinos, casas típicas chairegas, pastores con su ganado, las montañas, los ríos, la nieve… Un enorme devenir mecánico que da vida a este belén y que parece decirnos durante dos meses al año que recordemos bien ese momento, esa visión, y que al irnos, como al despertar de un sueño, tratemos de convertir nuestras vidas en un reflejo de las buenas y nobles causas.

La visión de este nacimiento es como un sueño que nos aparta por momentos de tantos hechos dolorosos, tristes y amargos que se viven a diario. Es una lección de entrega, de delicadeza, de humildad y de ilusión, y de esta ilusión embarga a cada uno de los visitantes que cada año rescatan unos instantes de su tiempo para regresar al sueño y lograr con ello que la Navidad no se quede sólo en una fecha de luces, comida y diversión, llevándose un pedacito de esta estrella para que inunde de luz su morada y nos recuerde que la vida, al igual que el belén es una ilusión, una ilusión que podemos decorar con lo mejor de nosotros mismos. Y los demás al mirarnos, como quien mira a cada una de las figuras presentes en este belén, recuerde todo lo bueno que nos da la vida y todo lo que podemos ofrecer con una sonrisa.
Márquez, Pablo
Márquez, Pablo


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania