Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Noche para no dormir

viernes, 16 de diciembre de 2011
Esta noche hay que acostarse tarde. El comercio lucense abre sus puertas en la zona centro hasta las doce de la noche, en una iniciativa que el año pasado ya tuvo un éxito notable y que han llamado la “noche abierta”. Consiste no sólo en que abran los comercios hasta esa hora, sino que además habrá actividades en cada establecimiento. El año pasado, que ya hablé de este tema, puse como ejemplo el catering que Marta Losada puso para obsequiar a sus clientes (sí, es mi prima, ¿qué pasa? La iniciativa fue muy buena igualmente) y que tenía la tienda a tope.

En esta edición veremos que habrá más iniciativas en este sentido con pequeños espectáculos en algunos comercios, música, pases de modelos en la calle y cosas así. Algo para no perderse porque de una forma bastante más modesta empezó el Arde Lucus y miren la que se ha liado.

En el sarao colaboran Diputación y Ayuntamiento haciendo un vídeo. Se habrán quedado contentos. ¿No les parece que un apoyo un poquito más decidido estaría bien con la que está cayendo al comercio? Yo que sé, un conciertito en el centro aunque sea modesto para animar la noche, pequeñas actuaciones por la calle con un horario un poco especial, abrir el Museo Provincial y las salas municipales y no cobrar entrada… ese tipo de cosas para animar a que un día en que la iniciativa privada se echa a la calle se vea una colaboración un poco decente… pero bueno.

Esta noche coincide temporalmente con el debate abierto tras la aprobación de la Comunidad de Madrid de su norma que permite la libertad absoluta de horarios: los comercios podrán abrir 365 días al año, las 24 horas si quieren. Esperanza Aguirre, la única liberal real que hay dentro de un Gobierno en España, da un paso más hacia el derribo de normas que obligan a los comercios a ceñirse a unas ataduras impuestas por ley. Ya han salido voces contrarias tanto en Madrid como aquí, en Galicia, empezando por la del propio Alberto Núñez Feijoo, que no critica a Aguirre, pero dice que en Galicia esto no es aplicable porque las realidades de una y otra comunidad son muy diferentes.

Si partimos de la base de que Madrid tiene más de 3 millones y cuarto de habitantes y que Galicia no llega a los 2.800.000 entenderemos que no hablamos de lo mismo. Además Madrid, como Capital de España y ciudad de referencia del Estado, quizás con la única competencia de Barcelona, sí que realmente es la ciudad que nunca duerme, tal y como dice la canción que popularizó Sinatra sobre Nueva York, a pesar de que allí por la noche no se mueve ni una hoja. Para mi sorpresa hay bastante más actividad nocturna en Madrid que en Nueva York, y ahora habrá aún más.

En Galicia un comercio puede abrir 12 horas al día como máximo, con un límite de 72 horas a la semana, y siempre entre las ocho de la mañana y las doce de la noche excepto nochebuena y fin de año que han de cerrar a las 8. Un comercio pequeño, que no llegue a 150 metros cuadrados, y que no esté en un centro comercial, puede abrir también todos los domingos.

El comercio gallego está preocupado, y me parece normal. Cuando hablamos de pequeñas tiendas en que está el autónomo que la sostiene y, como mucho, un empleado o dos, sería difícil afrontar un horario que supere las 10 horas diarias. Con la llegada de las cadenas en formato de comercio de pequeño tamaño (vamos, Zara y compañía) han cambiado mucho las cosas y a veces ni tiempo para comer les queda.

Pero quizás sea un error de planteamiento por parte del pequeño comercio. La libertad de horarios no tiene por qué ser mala. Les voy a poner un ejemplo de una chica con gran visión e iniciativa que abrió hace unos años un pequeño negocio de ropa, exquisita en gusto y más que razonable en precio, en la playa de Silgar de Sanxenxo. Como Sharay, la dueña, también es prima mía no le cobraré la publicidad; la tienda se llama Muñeca de Trapo, y su horario es todo menos regular: abre adaptándose a su clientela, y así puedes encontrar la tienda cerrada un lunes a las 12 de la mañana y abierta un sábado a las 12 de la noche, y le va de maravilla. En poco tiempo se ha hecho un nombre más que respetable y cuando abre aquello parece una feria de la cantidad de gente que hay, y que además salen con bolsas casi siempre.

Que los horarios sean libres no implica que tengas que abrir las 24 horas, sino que puedes elegir libremente tu horario, adaptándote a tu clientela o la opción que prefieras sin restricciones de ningún tipo. Obviamente en Lugo no pintaría nada una tienda de ropa abierta a las cuatro de la mañana, y normalmente ni en Madrid tendrá mucha clientela salvo si vende lencería en la calle Montera, pero, como liberal que soy, me gusta la idea de que se permita abrir. Esto es como el divorcio: que se dé la opción no hace que se obligue.

En fin, volvemos al principio, esta noche hay que salir a dar una vuelta en Lugo. Algunos comercios incluso harán descuentos especiales así que es una buena ocasión para hacer compras para Navidad en los comercios de la alfombra blanca, que es el distintivo que cada uno pondrá para marcar esta iniciativa.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania