Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

José Trapero Pardo

lunes, 06 de septiembre de 2004
Nació José Antonio Trapero Pardo en el pueblo de la Iglesia, feligresía de san Juan de Riberas de Lea el 28 de septiembre de 1900. Falleció en la residencia de la tercera edad de San Roque de Lugo el día 10 de octubre de 1995. Hijo de Bernardo Trapero Olmos, oriundo de Aguilafuerte (Segovia); y de Concepción Pardo López, natural de Duarría en este municipio de Castro de Rei .
En Castro estudio las primeras letras, pero el grueso de su formación la realizó en el seminario de Santa Catalina de Mondoñedo, donde estudio el bachillerato elemental y después el superior, para continuar con la carrera eclesiástica. Se ordenó de menores, y concluyó todos los estudios sacerdotales además de per-manecer en el seminario un año más estudiando arqueología.
Trapero contrajo matrimonio con María Mourelle Iglesias el uno de junio de 1932. Su esposa había nacido en Cuba aunque sus padres eran oriundos de Bretoña. Enviudó el 21 de abril de 1947, dado que María Mourelle falleció a consecuencia de la tuberculosis, sin dejar sucesión. Contrajo segundas nupcias el 22 de julio de 1957 con la escritora, poeta y profesora de origen uruguayo Dª Delia Caétano Nuñez, autora de una novela inédita sobre Uruguay, titulada "Que lindo es mi País”, de quién años más tarde volvería a quedar viudo y sin descendencia.
Su trayectoria literaria estuvo estrechamente vinculada con la ciudad del Masma; pues allí se inicia culturalmente, y allí ha tenido sus mejores amistades, Alvaro Cunqueiro, Antonio Noriega Varela, Francisco Fanego Losada, Francisco Fernández del Riego, José Díaz Jácome, entre otros.
En esta ciudad episcopal y catedralicia de Mondoñedo, se dedica de lleno a las tareas periodísticas y literarias. Fue redactor-jefe de las revista Acción Social, periódico de enorme influencia entre las sociedades agrarias, católicas de la época, muy numerosas en los años 20 y 30. En Mondoñedo, dicho semanario jugó un papel transcen-dental cara a la concienciación de los sindicatos agrarios; destacando como principal fundador de la publicación el abogado y registrador de la propiedad Antonio Maseda Bouso, compañero de Trapero Pardo en la dirección del periódico.
Fue director de los semanarios Justicia y Renovación, fundador y director del semanario Vallibría, que acogió los primeros trabajos de figuras después tan destacadas como Francisco Fernández del Riego, José Díaz Jácome, o el literariamente enorme Alvaro Cunqueiro.
Su vinculación a las organizaciones católicas de su tiempo fue un factor determinante para su llegada a Lugo, reclamado por el diario La Voz de la Verdad, establecido en la calle Conde Pallares, propiedad de la familia Sánchez Arrieta; en dicho diario fue Trapero redactor jefe y director hasta su pase a El Progreso en 1938 donde permaneció hasta su jubilación en 1972; llegó a este periódico en calidad de redactor, cuando D. Purificación de Cora y Más Villafuerte era director. Cabe destacar que fue Trapero Pardo quien hizo revivir en la páginas del mismo a partir de 1939 al famoso Pelúdez personaje popular de las fiestas patronales de San Froilán, creado en 1908 por el entonces joven Antonio de Cora y al que animaron las plumas de Juan Ramón Somoza y Antonio Goy en sucesivas etapas, que a consecuencia del fallecimiento de “Trapacero” y “Castreño“ seudónimos que usó en 1995 le dio vida José de Cora. El escritor de Riberas de Lea además dar vida a Pelúdez creo a su esposa Filomena, a su hijo Peludeciño y últimamente la novia de éste, Vanesa.
Fue en el Progreso donde Trapero iría recorriendo profesionalmente casi todas escalas, redactor, redactor-jefe, subdirector y director.
Aparte de las publicaciones nombradas, perteneció desde su fundación a la comisión provincial de monumentos históricos y artísticos de Lugo (B.C.M.), así como al patronato del Museo Provincial de Lugo, en tiempos en que D. Manuel Vázquez Seijas era director; desempeñando el cargo de subdirector, y posteriormente el de director.
Colaboró con la emisora "Radio Lugo” desde su fundación, con temas varios; manteniendo durante más de treinta años una colabo-ración diaria –excepto domingos–, y ha colaborado durante años con “Radio Nacional de España", en A Coruña, con una emisión de Televisión Nacional, Gallega y extranjera, entre ellas "Canal 4” de Montevideo, “Radio Carve", “Radio Sur” y ”Radio Montecarlo” de la misma ciudad.
Dirigió por cierto tiempo el semanario viveriense “El Heraldo de Vivero"; Y desde el primer número hasta que Juan Carlos Fernández Pulpeiro (periodista y jefe de protocolo de la Excma. Diputación Provincial) se hizo cargo de la misma, fue director y redactor de la revista Lvcvs, (órgano informativo de la entidad provincial).
Deja publicados infinidades de artículos como critico de arte, o de dichos populares, costumbres y relatos de su tierra natal, recogidos estos casi exclusivamente en el Progreso; además de participar en innumerables conferencias, mesas redondas, coloquios; formó parte como miembro de muchos jurados, pero sobre todo, siempre estuvo dispuesto a ayudar al artista consagrado o al pintor novel que a él recurría en petición de su generoso apoyo, que no faltó tampoco para todas aquellos autores que de él solicitaban el prólogo de alguna obra.
Don José Trapero Pardo deja escrito, además de infinidad de artículos, varias obras y folletos, de las que destacaremos los siguientes títulos: “El Mariscal Don Pedro Pardo de Cela. Leyenda acerca de su prisión y muerte" (Lugo 1925). “Lóstregos e Moxenas", obra de versos, (Mondoñedo, 1926). “La venganza de Salgado", novela, (Lugo 1931).
“Roxin Roxal", leyenda, editada en 1926.
“A ponte do Porco". Lexenda tráxica, (Lugo, 1931).
“Non chores Sabeliña”. (Lugo 1943), considerada como la primera pieza teatral y de zarzuela que se puso en escena tras la guerra civil de 1936, ambientada en personajes de la chaira luguesa. En 1992 con el patrocino de la Conselleria de Educación e Ordenación Universitaria fue reeditada por tercera vez. Gozó de un gran éxito que sigue teniendo por doble motivo: los inspirados versos de Trapero y la garbosa partitura del gran compositor lucense Gustavo Freire Penelas.
“Santuario de los Remedios", editado en La Voz de la Verdad en 1946; es esta obra todo un alarde de investigación donde el autor a través de un sencillo lenguaje va paso a paso describiendo la historia del edificio, sus retablos, imágenes, joyas y demás obras de arte que encierra dicho santuario; en 1991 la Diputación Provincial reeditó en edición facsímil este titulo.
"Pintura Mural de Galicia", en la serie Cuadernos de Arte Gallego, editado en los Talleres Gráficos Faro de Vigo, S.A. en 1965. En esta obra el autor demuestra sus profundos conocimientos acerca de la historia del arte, que se verían reflejados en sus comentarios artísticos que publicaba en el Progreso.
En “Lugo y poblaciones próximas. Itinerarios turísticos” (Lugo 1978) el autor nos va descubriendo los principales monumentos, de Lugo ciudad y sus cercanías. “Lugo 100 años de vida local", (Ediciones Celta, 1969); describe de forma literaria un recorrido histórico por la ciudad de Lugo, desde mediados del siglo pasado hasta los años sesenta del presente. La obra mereció en su día ser premiada por el Circulo de las Artes en el certamen convocado con ocasión de centenario de esa sociedad lucense, a cuyas expensas corrió la edición.
En 1973 sale a la calle el estudio y notas de “El Caballero de las botas azules", de Rosalía de Castro.
En "Lugo: Antiguas Fortalezas", (imprenta la Voz de la Verdad, 1980), su autor se apoya principalmente en la voluminosa obra de su gran amigo Manuel Vázquez Seijas, para de una forma sencilla y resumida dar a conocer la historia de casi un centenar de monumentos lucenses.
Con “Vida e Obra de Leiras Pulpeiro” (Lugo, 1983); nos da a conocer en detalle la vida y la creación literaria de quién fue su amigo ya fallecido, Leiras Pulpeiro.
En “E Pelúdez dixo” (Lugo, 1983), se recopila en buena medida los mejores artículos publicados en El Progreso acerca de las fiestas patronales contadas a través del celebre Pelúdez.
En 1986 la editorial Everest publica su trabajo "Lugo y su Muralla".
En 1989 se reedita la obra “Lugo y poblaciones próximas", reedición ampliada e impresa en los talleres de la Excma. Diputación Provincial.
Pocas son las publicaciones lucenses de revistas, periódicos, inventarios, catálogos de exposiciones en las que no aparece la colaboración de Trapero.

Cargos desempeñados
Fue en Mondoñedo presidente de una Asociación cultural de fomento del Teatro.
Miembro correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.
Miembro correspondiente y luego numerario de la Real Academia Gallega de la Lengua.
Miembro correspondiente del Instituto Histórico de Minho (Portugal).
Miembro del Patronato del Museo Provincial por nombramiento de 12 de julio de 1934; subdirector y posteriormente Director de dicho Centro por acuerdo de la Corporación Provincial de 3 de abril de 1989.
Igualmente fue miembro del Museo Etnográfico de San Payo de Narla.
Miembro fundador, vicepresidente y Presidente de la Asociación Provincial de Amigos de los Castillo, de Lugo.
Miembro de los Patronatos de Archivos y Museos.
Comisario Provincial de Turismo; conjunto histórico de Sargadelos y O Cebreiro.
Miembro de las Comisiones de Arte Sacro de las Diócesis de Mondoñedo y Lugo.
Presidente del Consejo de Cultura de la Excma. Diputación Provincial; etc...
Cronista Oficial de la Ciudad de Lugo.
Concejal del Ayuntamiento de Mondoñedo.
Concejal del Ayuntamiento de Lugo.
Redactó varios informes para escudos oficiales de ayuntamientos de la provincia; y otros para declaración de Monu-mento y conjunto de interés nacional.

Premios y distinciones recibidas
No resulta fácil poder hacer un resumen de todas las distinciones y premios recibidos durante tan larga trayectoria pues incluso el señor Trapero no sabía con exactitud cuantos habían sido.
Cuando aún era seminarista había recibido algunos premios obtenidos en dicho Seminario; pero uno de los primeros que fue acreedor fue el “Ex Aequo” con los escritores Pires de Lima y Bouza Brey; el del Certamen literario de Lugo, con el trabajo "Afinidades de los Cancioneros Galaico Portugués". Premio del Ayuntamiento de Lugo, sobre un tema de “Juan Montes". Premio del “Circulo de las Artes", por su libro "100 años de vida local".
Además de otros premios convocados por entidades lucenses, entre ellas la Delegación de Información y Turismo.
Le fueron concedidas:
La Medalla de Oro y de Plata de la Ciudad de Lugo por el Ayuntamiento de la Capital.
Medalla de Plata al mérito turístico concedida por el Ministerio de Información y Turismo.
Medalla de Plata de la Cooperación, otorgada por el ministerio correspondiente.
La Dirección General de Prensa le felicitó oficialmente por alguna de las series de artículos publicados en “El Progreso”.
La Asociación Nacional de Amigos de los Castillos le otorgó Diploma de Honor, y Medalla de Plata.
La Asociación Provincial de Radio y Televisión le nombro Lucense del Año.
Medalla Castelao.
Premio “Otero Pedrayo“ 1991.
La Corporación Municipal de Castro de Rei, le nombró Hijo Predilecto de este Ayuntamiento, a la vez que le rindió en 1990 un homenaje en su pueblo natal, Castro Riberas de Lea.
La Corporación de Mondoñedo, le nombro Hijo Adoptivo.
Recibió como último recuerdo oficial en vida el ser nombrado por la Comisión de Fiestas del populoso barrio de A Milagrosa a propuesta mía "Milagrosista 1995" que le ha sido entregado por quien realizó esta biografía.
El último prologo escrito por Trapero fue para el libro “O Incio. Paisaje, Historia y Patrimonio” del que es autor quien suscribe.
Son varias las calles que llevan el nombre de José Trapero Pardo, (Lugo ciudad, Mondoñedo, Foz, en su municipio natal Castro de Rei, donde además la biblioteca pública “Trapero Pardo", de Castro alberga varias donaciones bibliográficas que formaron parte de su extenso archivo-biblioteca; pasando el resto de los fondos, (libros, fichas, artículos placas-homenajes y medallas acreditativas, de cronista, académico, etc. a formar parte del legado del Museo Provincial de Lugo.
La bondad de D. José Trapero Pardo ha quedado bien patente durante su dilatada vida, según una entrevista concedida en su día a un medio de comunicación impreso nos decía ... “eu nunca fun capaz de decir que non cando alguén me pediu a miña colaboración…”, y de hecho ello era realidad.
En el verano de 1995 la salud de nuestro veterano escritor comenzó a resentirse, tuvo que ser operado de cataratas, y a los escasos meses decía sentirse triste y melancólico, de hecho quiénes estábamos pendientes de su estado anímico y de salud íbamos viendo como muy lentamente su lucidez iba decayendo, aunque no parecía ser motivo de alarma, y como tenía por costumbre durante los meses estivales se trasladaba con su familia, (sobrinos), a disfrutar del sol y la playa de la costa lucense. Fue desde allí donde escribió sus últimos artículos para El Progreso y donde dejó a medio hacer algunos otros trabajos; pues en una carta remitida al director de El Progreso, escribió "…paso horas de honda melancolía". Era el presagio de lo peor. Prontamente su estado de salud empeoraría con una acusada perdida de memoria.
La noticia de su fallecimiento, ocurrido en la madrugada del 10 de octubre de 1995, corrió por Lugo como un reguero de pólvora, siendo página desta-cada en la mayor parte de los medios de comunicación gallegos, sacando el Progreso un suplemento especial del que se tomaron la mayor parte de los datos para esta biografía. Las corporaciones municipales de Lugo y Castro de Rei celebraron sesiones de carácter urgente y el funeral se celebró en la Catedral lucense, en el que estuvieron presentes mas de medio millar de personas, entre ellas destacadas personalidades de la cultura y la política de Lugo y de Galicia. El féretro con los restos mortales estuvo durante la ceremonia religiosa cubierto con la bandera de Lugo, y cuando fue sacado de la catedral y, antes de ser introducido en el coche fúnebre, la Banda Municipal interpretó el himno gallego en memoria del finado, tras lo cual centenares de lucenses allí congregados irrumpieron en una salva de aplausos como último adiós a tan ilustre ciudadano. Acto seguido, los restos fueron trasladados a Duarría, su parroquia natal donde hubo otra misa y recibieron sepultura.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania