Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Cardenal Dr. D. Benjamín de Arriba y Castro

martes, 25 de mayo de 2004
El Rdo. Dr. D. Benjamín de Arriba y Castro, nació en su casa paterna de A Ferrería, en la feligresía de Sta. María de Penamayor el 8 de mayo de 1886. Fue hijo legítimo de Antonio de Arriba y de Pilar de Castro; nieto por línea paterna de Narciso de Arriba y de María Ares, vecinos de A Ferrería, por línea materna de Juana de Castro; todos de la feligresía de Penamayor.
Benjamín de Arriba y Castro, a la edad de nueve años se marchó con sus padres a vivir a Madrid, comenzando sus estudios en el colegio de los PP. Escolapios de San Antonio Abad, donde según parece tenían que quitarle los libros en el recreo, porque era muy estudioso. Tras el primer curso de bachillerato, paso al Seminario matritense para cursar estudios eclesiásticos. Al término de los cursos filosóficos, fue enviado como becario de su Diócesis al Pontificio Colegio Español de Roma en cuya ciudad se doctoró después de cuatro año en Sagrada Teología y en Filosofía, el doctorado en Teología lo obtuvo por la Universidad Gregoriana de Roma y el del Filosofía por la Academia Pontificia de Santo Tomás de Roma. Cursó además un año de Sagrada Escritura en el Instituto Pontificio Bíblico; para luego licenciarse en Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Toledo; siendo ordenado sacerdote por el cardenal Merry del Val el 14 de julio de 1912. Desde 1913 hasta 1921, ocupó las cátedras en el Seminario de Madrid de Metodología y Crítica Histórica, Griego Clásico, Hebreo y Teología Fundamental. En 1920 obtuvo por oposición una canongía de la que se posesionó en febrero de este año. Durante nueve años fue secretario de Cámara y Gobierno del obispado de Madrid, hasta que en 1930 pasó a ser su provisor y teniente vicario general.
El uno de mayo de 1935 fue preconizado obispo de Mondoñedo y el 16 de junio de 1935 fue consagrado en la Catedral de Madrid, por el Dr. Leopoldo Eijo Garay, el día 19 tomó posesión de la Diócesis de Mondoñedo, haciendo su entrada el 23, rigiendo la diócesis mindoniense durante nueve años, para luego ser trasladado a la sede de Oviedo.
En los nueve años que fue obispo de Mondoñedo publicó importantes pastorales, entre ellas: Juventud y aspirantazgos de Acción Católica, La religión y los problemas actuales, La Santa Cuaresma y la Semana Mayor, Los deberes del ministerio eclesiástico, El misterio de la Redención, Las nuevas bases de Acción Católica; celebró el “Día del Papa”, desde 1936, realizó las peregrinaciones magnas a Compostela de 1937 y 1943, celebró el Congreso Eucarístico Diocesano de Ferrol en julio de 1935, presidió la Asamblea Regional de Juventudes Católicas Masculinas, en Pontevedra, de él fue la idea de fundar un museo diocesano, artístico e histórico, lo que pudo llevar a cabo, instalándolo provisionalmente en la sala de profesores de la rectoral de seminario, y gestionó personalmente la instalación y exposición de las primeras veinticinco obras de arte. Creó en el ex-monasterio de Lorenzana el seminario menor, donde se formaban los seminaristas de primer año de latín, comenzando el primer curso en 1943, figurando al frente de dicho seminario en calidad de vicerector al Rdo. D. Germán Rodríguez Martínez, cura ecónomo de la feligresía de santa María de Valdeflores. A dicho prelado se debió la ayuda a las víctimas de la guerra, denominada “Limosna del Papa”, que en 1944 alcanzaba la suma de 268.435`25 ptas.
El 8 de agosto de 1944 fue nombrado obispo de Oviedo, efectuando su entrada en la ciudad asturiana el 18 de noviembre.
Dedicó preferente atención al Seminario Diocesano, tanto por lo que se refiere al edificio que construyó en su mayor parte, como a la formación de los alumnos, fundando para ellos el Convictorio Sacerdotal. Supo imprimir un aliento espiritual en la vida eclesiástica. Su carácter bondadoso lo puso siempre de manifiesto de un modo especial entre los obreros, los niños y sus “benjamines” como él llamaba a los pequeños levitas del Seminario de Valdediós. Dedicó una gran actividad en la acción catequística y parroquial. Creó la Asociación Sacerdotes Misioneros Diocesanos. La Acción Católica recobró un extraordinario impulso en sus cuatro ramas. Publicó la primera edición separada de su “Catecismo de Acción Católica”.
Durante su pontificado de poco más de cuatro años, hizo la Visita Pastoral a casi todas las parroquias; impulsó la Obra de Ejercicios Espirituales; bendijo numerosas iglesias nuevas o restauradas; creó la escolanía y formuló el “voto” de Covadonga; promovió y llevó a feliz término la peregrinación de los Jóvenes de Acción Católica a Santiago de Compostela; presidió las solemnidades remirenses y tomó parte en otros muchos actos, cuya enumeración se haría interminable. Merecen destacarse sus repetidas visitas a los obreros de la Cuenca Minera, incluso las minas, siendo siempre recibido y escuchado con toda atención y respecto. Dejó fundada la HOAC.
En Oviedo publicó numerosos escritos pastorales. Pueden citarse, entre otros: “Juventudes y Arciprestazgos”; “Los deberes del ministerio eclesiástico”, “El Misterio de la Santísima Eucaristía”; “El mes del Rosario”; “El Seminario”; “Adveniat Regnum tuum”, entre otros.
Preconizado arzobispo de Tarragona, el 22 de enero de 1949 tomó posesión de la Sede de San Fructuoso el día uno de julio haciendo su entrada en la imperial ciudad el día tres del mismo mes y año. En ella ha publicado la pastoral: “El deber de los católicos en la hora presente; en la que analizaba los siguientes puntos: La crisis religiosa mundial; la teología de la historia; la cuestión social; el comunismo; el comunismo y la justicia social; la doctrina social de la Iglesia; la caridad social; el cristianismo “vivido”, única solución; santidad sacerdotal; el apostolado seglar; la Acción Católica; la Acción Católica Obrera; apostolado patronal; algunos proyectos; conclusión”.
Entre las muchisímas actividades llevadas a cabo como arzobispo de Tarragona están: la creación de la “Hoja Parroquial” del Arzobispado, el 19 de marzo de 1950, que desarrolló una importante labor pastoral; y la Peregrinación Misional de la Virgen de Fátima”, que comenzó el 21 de septiembre de 1951, recorriendo la imagen de la Virgen durante varios meses los pueblos de la Archidiócesis. En mayo de 1952, coronó todas esas jornadas marianas, con la consagración de la Ciudad al Inmaculado Corazón de María.
Por decreto de 15 de octubre de 1951 organizó la Escuela Social Sacerdotal.
Creo la Academia Colegio de San Pablo, institución social, que inició sus actividades el 15 de octubre de 1951 con una escuela nocturna para niños y jóvenes de las clases más humildes de la parte alta y periferia de Tarragona. La obra predilecta del Prelado torraconense creció rápidamente, y a los tres años, el 8 de abril de 1954, su fundador y mentor inauguró y bendijo la ampliación de nuevos locales. Contaba ya entonces con guardería infantil, escuelas maternales, párvulos, primera enseñanza, iniciación profesional, analfabetos adultos, comercio, escuela de obreras, etc.
El 12 de enero de 1953 Pío XII le nombró cardenal juntamente con otros veintitrés prelados, conociendo la noticia el Dr. de Arriba y Castro en Madrid, cuando estaba en la conferencia de metropolitanos. Le fue impuesto el solideo el 15 de enero de 1953 en la catedral de Tarragona por el legado Pontificio, Miembro de la Guardia Noble, Marqués Silvio Ghini. El billete de su nombramiento fue firmado por el entonces Prosecretario de estado Juan Bautista Montini, años más tarde Papa Pablo VI; el jefe del estado español general Francisco Franco Baamonde, le impuso la birreta cardenalicia en la capilla del Palacio de Oriente de Madrid, el día 19 de enero, junto con los nuevos purpurados Cicognani y Quiroga Palacios.
El día 25 del mismo mes, fiesta de la Conversión de San Pablo, entraba solemnemente en Tarragona. A lo largo de la Avda. del Generalísimo y en la plaza de José Antonio recibió el homenaje popular. En el Palacio Municipal, el Cardenal estampó una expresiva dedicatoria en el libro de oro de la ciudad.
El capelo cardenalicio le fue impuesto por S. S. Pío XII en el palacio de Castelgandolfo el 29 de octubre y le confirió él titulo de la iglesia romana de san Vital, una de las más antiguas de Roma, de la que tomó posesión el día 4 de noviembre.
A los pocos días de su entrada en la Archidiócesis, el doctor de Arriba y Castro inició sus incontables actividades pastorales, que durarían sin descanso e interrupción más de veintiún años, concretamente desde el uno de julio de 1949 al 23 de noviembre de 1970.
Publica la primera carta pastoral ya mencionada con motivo del año santo de 1950 organizó y dirigió el Congreso Catequistico Diocesano, Congreso Mariano de la Archidiócesis, celebrado del 3 al 7 de noviembre de 1954; XVII Centenario del Martirio de San Fructuoso y de sus Diáconos Auguri y Eulogio, celebración del año jubilar desde el 21 de enero de 1959 al 21 de enero de 1960; durante este año jubilar fueron clausurados los procesos de Beatificación, o declaración de martirio, del Siervo de Dios, doctor Manuel Barrás y Ferré, Obispo Auxiliar, y de los 146 religiosos y sacerdotes mártires de la Archidiócesis, cuyo expediente fue vicepostulador el Hermano Joaquín Donato, e incoado por expreso deseo del Dr. Arriba y Castro; XIX Centenario de San Pablo. Año Jubilar Paulino, dio comienzo en Tarragona el 215 de enero de 1963 y duró hasta la misma fecha de 1964, el propio Cardenal publicó un trabajo, titulado “San Pablo en España”, que juntamente con el del doctor Serra Vilaró “San Pablo en España tuvo gran difusión.
El 18 de mayo de 1950 recibe una reliquia auténtica de san Próspero para la Catedral, donde puede venerarse. Juan XXIII concede, asimismo, y a propuesta del doctor Arriba y Castro, la celebración de oficio y misa del santo Obispo en toda la Archidiócesis, vinculada a la fecha de la recepción de la reliquia. San Próspero, obispo de Tarragona (s. VIII) se refugió en Camogli (Liguria-Italia) con motivo de la invasión árabe y allí murió.
En 1950, representando al Episcopado Español, asiste a los actos celebrados en Londres, con motivo de la conmemoración del primer centenario de la Jerarquía Católica de Inglaterra.
Bendijo e inauguró la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales de Selva del Campo (18 de junio de 1950), iniciada por el Cardenal Arce Ochotorena y terminada por el doctor de Arriba y Castro.
Por decreto de 25 de marzo de 1952 aumenta el número de arciprestazgos y distribuye las parroquias entre los mismos.
Traslado de los restos mortales de los Reyes de la Corona de Aragón, desde la Catedral tarraconense al Real Monasterio de Poblet (3 y 4 de junio de 1952). Monseñor de Arriba y Castro pronuncia la oración fúnebre. Preside el acto, el entonces Jefe del Estado Francisco Franco Baamonde.
En 1953 funda el Colegio Episcopal “Ntra. Sra. de la Merced” de Montblanc, con la intención de atender a la formación de los jóvenes de una comarca geográficamente separada de los centros urbanos. El 21 de mayo de 1964 entraba en la categoría de Reconocido de grado superior.
En día 9 de mayo de 1953 preside el Jubileo y los actos del VII centenario de la Reconquista de Ciurana. Efectúa la ceremonia de imposición de las coronas a la Virgen y al Niño.
San Pablo es nombrado Patrono coprincipal juntamente con la Virgen en el misterio de Natividad, de la Archidiócesis de Tarragona. (Sda. Congregación de Ritos, 24 de agosto de 1953).
En 1953, representando a España, asiste en Dublín a los actos celebrados a propósito del centenario de la muerte de San Patricio; y al Congreso Internacional de la Infancia, en Lisboa, el mismo año.
El día 21 de septiembre de 1954, en Rocallaura, oficia la ceremonia de la solemne coronación canónica y entronización en su nuevo trono de la Virgen de Tallat, proclamada, asimismo, por Breve Apostólico de 8 de agosto del mismo año, celestial Patrona de veinte pueblos de la comarca y titular principal de la Iglesia parroquial de aquella localidad.
Impone a Ntra. Sra. de Misericordia de Reus, el 24 de octubre de 1954, la valiosa corona que los reusenses ofrendan a su excelsa Patrona, con motivo de la conmemoración del cincuentenario de su coronación canónica.
Bendice e inaugura el templo parroquial de San Pablo de Tarragona, el 22 de abril de 1956. Este templo parroquial, iniciado y llevado a cabo por el doctor de Arriba y Castro, y, por disposición testamentaria, custodia los restos mortales del ilustre Purpurado.
Jornadas diocesanas de Ligurgia y Pastoral, del 8 al 12 de julio de 1957.
Año de Misiones Litúrgicas Diocesanas. Dieron comienzo el 22 de mayo de 1958 con una concentración diocesana de escolanías en Tarragona.
El 16 de junio de 1960 cumple el XXV aniversario de su consagración episcopal. S.S. Juan XXIII le envía una carta de felicitación.
El 14 de julio de 1962 celebra las Bodas de Oro con el sacerdocio. El Santo Padre le felicita por medio de una carta autógrafa. La Diputación Provincial impone al doctor de Arriba y Castro la Medalla de Oro de la Provincia y se le hace entrega, asímismo, del título de Hijo Adoptivo de Tarragona.
Asiste a los Cónclaves para elección de nuevo Papa: Juan XXIII (1958) y Pablo VI (1963).
El 11 de diciembre de 1963 bendice e inaugura la emisora diocesana EAK 53 “Radio Popular Reus”, perteneciente a la cadena “Cope”.
Los Cursillos de Cristiandad, nacidos en Mallorca y sembrados en Creixell por voluntad del Cardenal, crecen y se desarrollan en la Archidiócesis. A petición del doctor de Arriba y Castro, San Pablo es nombrado celestial Patrono de los Cursillos de Cristiandad (Breve Pontificio de 14 de diciembre de 1963).
Bendice e inaugura el Santuario de la Virgen de Loreto, en la montaña del “Llorito” de Tarragona, el 20 de junio de 1964.
Sufre una delicada intervención quirúrgica, en una clínica de la Ciudad Condal, el 10 de septiembre de 1964. Doce días más tarde regresa a Tarragona convaleciente de la operación. No puede asistir a la tercera sesión conciliar, iniciada el 14 de septiembre de este mismo año.
A propósito del Concilio Vaticano II publica varias exhortaciones pastorales, así como entrevistas a través de los distintos medios de comunicación social. Tiene diversas intervenciones en el transcurso de las otras tres sesiones, en especial sobre los temas de la libertad religiosa y la Iglesia de los pobres.
El 2 de octubre de 1966 efectúa la bendición e inauguración del nuevo colegio-residencia “San Pablo” de Enseñanza Media, en Tarragona, construido por el Ministerio de Educación Nacional y cedido al Arzobispado para su funcionamiento como internado y sección delegada del Instituto Nacional de Enseñanza Media. Otra iniciativa del Prelado tarraconense, a quien tanto preocupa la formación moral e intelectual de la juventud.
El día 26 de junio de 1966 corona canónicamente la imagen de Ntra. Sra. del Lledó de Valls. Y crea el Consejo presbisteral (20 de septiembre de 1967).
El 16 de noviembre de 1967 bendice e inaugura la residencia sacerdotal “San Fructuoso”, levantada en la plaza Verdaguer de Tarragona. El doctor de Arriba y Castro, en esta jornada, manifestaba su satisfacción más profunda al ofrecer esta residencia a sus amados sacerdotes. Tiene varios pisos independientes.
Por decreto de 7 de diciembre de 1967 se concede un colegio menor en Falset. Es promotor de esta institución el Cardenal de Arriba y Castro.
En 1968 asiste a los actos del centenario de la consagración de la Catedral de Notre Dame de París, representado al Episcopado Español.
Es miembro de las Sagradas Congregaciones de Religiosos e Institutos Seculares, de Ritos, de las Causas de los Santos, así como de la Fábrica de San Pedro.
Asiste a los Congresos Eucarísticos Internacionales de Munich, Buenos Aires y Río de Janeiro.
Ocupa con gran celo y diligencia los cargos de presidente de la Comisión Episcopal de Migración y promotor del Movimiento apostólico-social gitano en España.
Funda el Patronato diocesano y de suburbios, de los que dependen ochenta maestros. Se preocupa intensamente de la educación de niños y niñas, en especial de las barriadas, creando tres escuelas de formación profesional: Bonavista y Academia-Colegio de San Pablo en Tarragona) y Falset.
Efectúa el traslado del coro de la Catedral y la construcción del Archivo Diocesano.

Tampoco se olvidó el Dr. Benjamin de Arriba y Castro de su tierra natal, acudiendo a su casa siempre que tenía oportunidad, a charlar de una forma sencilla y amena con los vecinos de A Ferrería, o con las gentes que acudían a visitarle a la casa donde había nacido; precisamente en Becerreá colaboró y fue uno de los principales impulsores de la construcción de una casa de ejercicios espirituales. Tampoco faltan importantes colaboraciones en algunas publicaciones de la época, como un amplio y bien documentado artículo publicado en la revista Lvcvs, nº 9 correspondiente al mes de abril de 1961, en cuyo numero se dedicó un apartado al municipio de Becerreá. En el mismo, el Dr. de Arriba y Castro hacía un recorrido por la historia de la feligresía de Penamayor, haciendo mención a la románica iglesia monasterial, a la importante reliquia de Lignum Crucis, y la no menos importante imagen de la Virgen en el retablo mayor del templo parroquial.
Estas y muchas otras actividades las realizó al frente de la archidiócesis de Tarragona durante 21 años, hasta que el 19 de noviembre de 1970, Su Santidad Pablo VI aceptó su renuncia, pasando entonces a residir en Cardedeu, provincia de Barcelona, donde le acompañó su secretario particular, Rdo. Don Ramón Gallisá. En varias ocasiones visitó su antigua Archidiócesis, de cuyas visitas merece destacarse la del día 12 de diciembre de 1971, con motivo de la consagración del altar del santuario de Ntra. Sra. del Loreto, en Tarragona, y bendición de la primera piedra del Centro de Espiritualidad y Orientación vocacional, junto al santuario lauretano; y la de Riudoms, el día 22 de noviembre de 1972, a propósito del recibimiento de los despojos mortales del beato Buenaventura Gran.
Cuando cumplió los sesenta años de sacerdocio (14 de julio de 1972) el Romano Pontífice le mandó una carta autógrafa, recordando este fausto acontecimiento con augurios de los mejores bienes.
El 10 de febrero de 1973, el doctor de Arriba y Castro fue internado en la clínica Quirón de Barcelona a causa de una afección de tipo gripal-respiratorio, que fue agravándose por un proceso tumoral que ya padecía; Monseñor Pont y Gol (nuevo Arzobispo de Tarragona) comunicaba oficialmente, el día 13 del mismo mes, que el doctor de Arriba y Castro se hallaba gravemente enfermo. A las cuatro menos cuarto de la tarde del día 8 de marzo, tras haber oído misa y comulgado devotamente, de manos de su fiel secretario, como todos los días, el Cardenal Benjamín de Arriba y Castro, Arzobispo dimisionario de Tarragona, entrega plácidamente su alma a Dios.
Una vez producido el óbito fue amortajado con el hábito y los atributos correspondientes a su alta dignidad de príncipe de la iglesia, y depositado en la capilla ardiente instalada en la iglesia del convento, sito en la calle de Mallorca, 232. El día nueve por la tarde su cadáver fue trasladado desde Barcelona a Tarragona en cuyo palacio arzobispal permanecieron dos días.
Las solemnes exequias en la catedral de Tarragona, fueron presididas por el Cardenal Arzobispo de Madid-Alcalá y Presidente de la Conferencia Episcopal Española, doctor Vicente Enrique y Tarancón, con asistencia del Nuncio de Su Santidad en España, monseñor Dadaglio, el Arzobispo doctor Pont y Gol, la totalidad de los Obispos de Cataluña, el antiguo Obispo Auxiliar, doctor Castán Lacoma, los abades de Montserrat, Poblet y Solius, clero y religiosos, primeras autoridades provinciales y locales, diversas personalidades y gran número de fieles. El Gobernador Civil representaba al Ministro de la Gobernación; el Presidente de la Audiencia, al de Justicia; y el Capitán General de Cataluña, al del Ejército. El duelo familiar estaba integrado por la hermana del difunto Cardenal, madre Mª Bernarda, sobrinos, don Alberto, don Francisco y Srta. Elisa López de Arriba, capellanes y otros allegados.
Terminada las solemnes exequias en la Catedral, el cadáver del Cardenal de Arriba y Castro era inhumado en la iglesia parroquial de San Pablo de Tarragona, bendecida e inaugurada por el mismo Prelado. En el suelo del presbiterio de esta iglesia parroquial, sin adornos de ninguna clase y sencillamente como había vivido, los despojos mortales de nuestro Purpurado, descasan en paz. Una humilde lápida de mármol recuerda la importante lección paulina, redactada por el “apóstol del Apóstol” dice así: “Paulus vel solus sufficeins mihi fuisset/ Christi argumentum/ haec verba sculpi voluit/ emmus. ac. revdmus. Beniaminus/ Cardinalis de Arriba y Castro/ Olim Archipiscopus Tarraconensis/ Obit VIII idus Martias A. D. MCMLXXIII/ orate pro eo”.

Distinciones civiles y militares:
El Enmo. Y Rdmo. Dr. D. Benjamin de Arriba y Castro, fue acreedor de numerosas condecoraciones, entre ellas:
Gran Cruz de Mérito Naval, con distintivo blanco. Gran Cruz de Isabel La Católica; Gran Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio; Gran Cruz de la Orden Civil de San Raimundo de Peñafort; Gran Cruz de la Real y Muy Distinguida Orden de Carlos III; Gran Cruz del Mérito Militar, con distintivo blanco; Medalla de Oro del a Juventud; Medalla de Oro de Tarragona; entre las condecoraciones extranjeras están: Medalla de Duarte, de la República Dominicana.
Era hijo Predilecto de la Provincia de Lugo e hijo adoptivo de Alforja, Montblanc, Riudoms, Ferrol y Cardedeu, localidad esta última donde paso sus últimos años de su vida hasta su fallecimiento.

Escudo
Escudo rectangular cuartelado en cruz y redondeado por la parte o punta inferior, con punta en la base.
Primer cuartel cantón diestro, contiene el nombre de María, en oro y una luna de plata en creciente raversado, reproduciendo el escudo de Covadonga, en recuerdo de la diócesis de Asturias, a la que sirvió.
En el segundo cuartel o cantón siniestro, el monograma de San José, patrono de la iglesia universal de plata.
Tercer cuartel diestro, un hipogrifo en azur, simbolizando su primer apellido, Arriba.
Los dos cuarteles superiores están divididos por un escúdete en plata, conteniendo un cáliz de oro y hostia de plata, como representación de la diócesis de Mondoñedo.
El emblema heráldico del cabildo y catedral de Tarragona, figura con su Tau de plata y un besaste del mismo color a ambos lados; en la punta del escudo, su divisa “Los ataré con atadura de amor” (“traían os in vinculas caritativas”).

Notas genealógicas:
Aunque los libros de bautismos de Sta. María de Penamayor dan comienzo en 1568 es en el año 1654 cuando aparecen las primeras personas que llevan este apellido, las cuales vivían en el lugar de A Ferrería, muy posiblemente se tratase de una familia oriunda de otra zona que se vino a vivir a dicho lugar, posiblemente para trabajar en dicha ferrería, que era propiedad del monasterio.
Miguel de Arriba falleció en A Ferrería el 29 de febrero de 1696, dejando el derecho que tenía en la Granja de Penela a su nieto José de Arriba, hijo este de Alonso de Arriba, éste último casado con María González, él falleció el 22 de enero de 1711, oficiándose por su ánima cuarenta misas y un responso anual cantado, ofreciéndose en las dos funciones religiosas dos carneros, pan y vino correspondiente.
En 30 de agosto de 1660 sé casó Pedro de Arriba, hijo de Juan de Arriba y de Dominga González, vecinos de Acebo, con María López, hija de Andrés Fernández y Catalina López, vecinos de A Ferrería.
Miguel de Arriba, contrajo matrimonio con María Fernández, de quienes fueron legítimos hijos:
I. Alonso de Arriba, (q.s.l.l).
II. Pedro de Arriba, bº el 23 de febrero de 1654.
III. Juliana Fernández, bª 8 de enero 1656.
IV. Escolástica Fernández, bª el 10 de febrero de 1663.

Alonso de Arriba, hijo de Miguel de Arriba y de María Fernández, matrimonio el 6 de mayo de 1680 con María González, hija de Pedro Fernández y de Mariana González, vecinos de la feligresía de Penamayor, de quienes fueron hijos:
I. José de Arriba, (q.s.l.l.)
II. Ángel de Arriba, bº 14 enero 1688, contrajo matrimonio el 2 de enero de 1718 con Juana de Barreira, hija legítima de Domingo Tallón y de María Barreira, de la feligresía de Varalla.
III. Domingo Antonio, bº 22 noviembre de 1690.
IV. Antonio de Arriba, bº 18 mayo de 1694.
V. Ursula y Francisco, (gemelos), bº el 27 de mayo de 1697.

José de Arriba, hijo de Alonso de Arriba y de María Fernández, contrajo matrimonio el 29 de mayo de 1713 con Catalina Vázquez, vecina del lugar de Carballedo, de quienes fueron legítimos hijos:
I. María Ana, bª el 13 de marzo de 1715.
II. Antonio, bº 1 julio 1721.
III. Gregorio Francisco, bº 13 de marzo de 1724.
IV. Rosenda Librada, bª el 31 de enero de 1729.

Gregorio de Arriba, hijo de José de Arriba y de Catalina Vázquez, vecinos de A Ferrería, matrimonio el 4 de febrero de 1754 con Catalina de Ulloa, hija de Andrés García y Antonia de Ulloa, vecinos del lugar de Cabo, en la feligresía de san María de Penamayor; de quienes fueron legítimos hijos:
I. Miguel de Arriba Ulloa, bº el 13 de febrero de 1759.
II. Esteban de Arriba Ulloa, bº el 4 enero de 1764.
III. Clemente de Arriba Ulloa, bº el 18 agosto de 1767.

Miguel de Arriba, hijo de Gregorio de Arriba y de Catalina de Ulloa, sé casó Mariana López, hija de Pedro da Ponte y de Jacinta López, vecinos da Raposeira, Penamayor; de quienes fueron hijos:
I. Ángela de Arriba, bª el 1 de noviembre de 1783, falleció el 14/XI/1783.
II. José de Arriba, (q.s.l.l), bº 2 de abril de 1785.
III. Isidro de Arriba, bº el 18 de abril de 1787.

José de Arriba López, hijo de Miguel de Arriba Ulloa y de Mariana López da Ponte, vecinos de A Ferrería, contrajo matrimonio con Isabel Valcarce, hija de Lorenzo Mourín y de Bernardo Valcarce, vecinos de Ríodarco, feligresía de santa María de Penamayor, de quienes fueron hijos:
I. Ángela Grabiela, bª 1 de junio de 1806, casó para el lugar de Chao da Dorna con José López.
II. Narciso de Arriba, (q.s.l.l.).
III. María de Arriba, casó para el lugar de Quintela con José García; falleció el de 9 de septiembre 1843).
IV. Rita, contrajo matrimonio con Bernardo Castro, de O Tourón.
V. Juana, falleció soltera el 27 enero de 1893.

Narciso de Arriba, hijo de José de Arriba y de Isabel Valcarce, contrajo matrimonio el 13 de enero de 1836 con Maríana Ares, hija de Ramón Ares, natural de Acebo y de Tomasa López, natural de los Prados, Penamayor, y avecindados del lugar del pueblo do Cabo; de quienes fueron legítimos hijos:
I. Jerónimo de Arriba, falleció el 15 agosto de 1843.
II. Antonio Camilo de Arriba Ares, bº el 14 de diciembre de 1851.

Antonio Camilo de Arriba y Ares, hijo de Narciso de Arriba y de Mariana Ares, vecinos de A Ferrería, contrajo matrimonio con Pilar de Castro Bolaño, hija de Juana de Castro Bolaño; de quienes fueron legítimos hijos:
I. Manuel María de Arriba y Castro, bº el 13 enero de 1881.
II. María Hervira (Elvira) de Arriba y Castro, bª el 26 de marzo de 1883.
III. el Ilmo. Dr. D. Benjamin de Arriba y Castro, que nació en A Ferrería el 8 de mayo de 1886.
IV. María Bernarda de Arriba y Castro, religiosa de la Orden de las Esclavas del
Sagrado Corazón.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania