Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Rdo. D. Amador Iglesias Soto

martes, 06 de abril de 2004
El Rdo. Amador Iglesias Soto, nació en 1899 en la casa do Carronzo de Villavella, ayuntamiento de Triacastela, falleciendo en la villa de Becerreá en 1954, a la edad de 54 años. Amador Iglesias Souto, había comenzado los estudios eclesiásticos en el Monasterio de Samos, para continuarlos en el Seminario Conciliar de Lugo, donde fue ordenado sacerdote en 1925, ampliando los estudios para licenciarse en Derecho Canónico en Santiago de Compostela.
Una vez concluidos los estudios fue cura en varias feligresías de la diócesis lucense, siendo finalmente destinado a Becerreá, donde falleció. D. Amador, da Vilavella, como le conocían sus paisanos fue siempre una persona muy jovial y muy abierta, llegándose a distinguir por sus ideas liberales, vio con buenos ojos la llegada de la República, siendo un entusiasta y propagador del movimiento galleguista.
Desde muy joven sintió gran afición por la poesía, siendo un colaborador habitual de la presa gallega. Fue autor de las siguientes obras:
“Adiós Santiago”, despedida poética a Compostela.
“Legión de Honor”, publicada en Lugo en 1924, obra esta firmada bajo el seudónimo de El Vate Ignoto, que se trata de una composición arreglada para una velada misional.
“Versos Albores de un Estro”, también publicada en Lugo en 1925 bajo el seudónimo Assiegi Toiso, que es en realidad el trastueque de sus apellidos.
“Rimas Españolas”, obra en dos volúmenes, el primero publicado por la Editorial Palacios en 1928, consta de 31 paginas; el segundo volumen fue publicado en Madrid.
“Cantaruxando”, publicada por la misma editorial en 1930; es un poemario de 28 páginas, de muy cuidada presentación, que él había dedicado a los emigrantes de Galicia en la Habana y Madrid, con esta dedicatoria: “ Para os fillos do Centro Gallego d-Habana é Lar Gallego –de Madrid, con tod-o cariño d-ista meiga terra galiciana que me foguea o peito”.
En la obra de Amador Iglesias Soto, se observa un constante cariño y recuerdo hacía los gallegos ausentes, emigrados por Latinoamérica, viviendo en Madrid, Bilbao, Barcelona o cualquier otra ciudad, él los tiene presentes en sus poemas, poemas que tienen una gran similitud a los de otra gran poetisa casi desconocida, que siendo natural de Noia, por circunstancias de la profesión de su marido que era maestro de escuela básica, vivió y falleció en O Courel: María Mariño Carou.
Amador Iglesias Soto, bien se merece el recuerdo y que el ayuntamiento de Triacastela ponga su nombre a una calle o plaza de la villa.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania