Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Jesús Mato Mato

viernes, 16 de julio de 2010
Cumple don Jesús Mato, setenta y cinco años, cincuenta de sacerdote y una veintena larga al frente de  casi media docena de parroquias de la montaña. Que yo sepa tiene a su cargo las feligresías de San Juan de  Hospital, San Juan de Padornelo, San Juan de Fonfría y San Juan de Louzarela, además de oficiar en domingos alternos en las capillas de O Temple y Teixeira. Conjuntamente con otras cuando es el día del patrón, o de la advocación de una determinada ermita con su lugar.

Es don Jesús Mato, toda una institución en la montaña lucense, en la sierra del Cebreiro, a la que conoce bien, se puede decir al dedillo, a la que tanto ama y quiere, ello, conjuntamente con sus gentes, que son sus queridos feligreses, a los que tantas horas les ha dedicado y dedica; atendiendo los oficios religiosos, formando en la catequesis a los pocos jóvenes que por desgracia hay en la mayor parte de esas aldeas. Creo que don Jesús es una de esas personas incapaces de decir no, aun a sabiendas de que lo que esta haciendo o le están pidiendo, no es lo mejor o lo más correcto. Es decir a Dios rogando y con el mazo dando. O llevado a su máxima expresión la no menos famosa frase  de ora et labora.

Llevo muchos años de amistad con éste entrañable amigo, al que conocí el día 16 de agosto de 1987, aquel día fue el oficiante en el matrimonio de mis primos Luis López López y Delia Méndez Saavedra; ha sido en la iglesia lucense de San Francisco Javier; era una boda sencilla pero entrañable, de nulo boato y ningún tipo de alarde, donde el Padre Mato, durante la celebración  eucarística ha tenido unas breves palabras en la homilía, en las que dejaba muy claro, lo que para él y para la mayoría que estabamos allí significaba la palabra matrimonio. Luego, durante el banquete, me toco en suerte estar sentado a su lado y aproveché para comentarle mí interés por conocer un poco mejor los templos, capillas, retablos e imágenes, de las iglesias y ermitas bajo su jurisdicción; no había terminado de hacer la petición para que la misma fuera afirmativamente contestada. Ello, me llevó a acompañarlo varios domingos, donde hice algo de monaguillo y también de ocasional fotógrafo, lo que posteriormente dio lugar a uno de mis primeros libros. Pero lo más importante y la mejor experiencia, fue ver como Xusús Mato, siempre dispuesto a echar una mano al paisano que le pide un consejo, o incluso de una forma muy diplomática evitar un malentendido entre vecinos, tratar de arreglar esos asuntos desarreglados que tanto abundan en el campo lucense. Aunque ello, le haya traído más de un dolor de cabeza y la poca sin razón de una familia perjudique a todo un pueblo, o por lo menos no sea demasiado ético ese muro da vergoña, que buenos quebraderos de cabeza le ha dado juntamente con la mayoría los vecinos de Fonfría do Camiño.

El Padre Mato, ha sabido y sabe rescatar las viejas tradiciones y costumbres de la montaña luguésa; las coplas populares que se cantaban en los carretos, las mallas y las matanzas da la ceba; el revivir los carnavales como lo hacían antaño, cantando los reixeiros de porta en porta y pidiendo una pequeña limosna, que bien puede ser en productos del campo o unas cuantas monedas, para tomarse unos tintos en la taberna de la siguiente aldea.  Es decir ser un maestro en la recuperación del patrimonio inmaterial; volver a revivir las viejas costumbres y procurar que muchas de estas tradiciones no se pierdan, llevando a los mejores reixeiros a cantar as loyas y las coplas de reyes a  la TVG, y también a otros medios de comunicación.

En definitiva a mí  modo de ver, Jesús Mato, es un ejemplar sacerdote, un gran comunicador, un gran investigador, y sobre todo una gran persona, de esas, que por desgracia no abundan. Estoy convencido de que la montaña lucense, en lo que se refiere a su promoción y demás manifestaciones ya citadas no sería la misma, si las vecinas y vecinos de los pueblos de Hospital da Condesa, Louzarela, Valdefariña, Pallarvello, Sabugos, Padornelo, Busnullán,  O Lago, A Mata, Modreiro, A Porfía, O Temple, Teixeira, Vilanova, Vilasol y Vilaverde, no tuviesen por crego a don Jesús Mato. Creo que estarían un poco huérfanos. Deseo a este gran amigo, muchos más años de fructífera vida, dejando su personal impronta como desde hace bastante más de medio siglo lo viene haciendo.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania