Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

O Cebreiro en la segunda mitad del siglo XX

jueves, 25 de febrero de 2010
La antigua villa de O Cebreiro sufrió una gran expansión y evolución a partir de 1960, fecha en la que se comienza a restaurar el templo parroquial, se adecenta para hostal lo que fue el antiguo monasterio hospital mesón de peregrinos, pero también ha sido la fecha donde aquel poblado prehistórico y muy poco evolucionado perdió su tipismo; la mayor parte de las pallozas fueron sustituidas por modernas viviendas. La iglesia conventual sufrió una gran reforma que mejoró loablemente su interior y exterior, hay que admitir que dichas obras de restauración han sido todo un acierto. No pasó lo mismo con los retablos. El mayor era neoclásico de dos cuerpos, el principal formado por seis columnas lisas con escocia circular y rematadas por capiteles de estilo corintio, tres hornacinas, en la derecha visto de frente talla de un santo con libro y palma, imagen que denota ser barroca, en el otro extremo otra talla del mismo estilo, también con libro en la mano derecha y al centro amplia hornacina a modo de camerino que ocupaba el cuerpo bajo del retablo y parte del cuerpo superior, en ella un sagrario carente de puertecilla y sobre él mismo la maravillosa imagen de Santa María la Real del Cebreiro, una preciosa talla de rasgos propios de la escultura gótica, con el Niño Jesús sentado en su regazo pero en la parte izquierda, sujetado por el brazo izquierdo de la madre, lleva en su mano izquierda la bola del mundo y con la derecha bendice al pueblo; Santa María en su mano derecha sujeta un rosario. Eran tallas de vestir, con pelo natural y coronas de plata. Enmarcaban las imágenes una maravillosa orla de molduras y angelotes. El cuerpo superior del retablo estaba dividido en tres partes; en la parte central relieve de Dios Padre con bola del mundo y vendeciendo al pueblo y a los laterales sendas tallas o altos relieves de mártires dado que se aprecian en la mano derecha una palma. Rematado todo el conjunto por un florón.
En la capilla de San Benito se conservaba otro retablo, posiblemente más antiguo que el mayor, tenía dos columnas estriadas, muy bien talladas, con basas bien realizadas y capitel corintio. En el centro la hornacina del santo, de arco de medio punto, decorada por florones y molduras. Hoy solamente se conserva la talla. En la capilla del Santo Milagro había un retablo muy sencillo, apenas era un par de columnas neoclásicas y una hornacina para guardar las reliquias, además de unos paños con bordados de puntilla y representación del Cáliz y la Hostia. Ambos retablos fueron desmontados durante las obras llevadas a cabo a partir de 1960, dado que el día 19 de octubre de 1962 visitan el poblado don Francisco Pons Sorolla y don Manuel Chamoso Lamas, quienes ha comprobado la existencia de una primitiva fábrica prerrománica por debajo de las cales y escombros del templo actual. Es decir la iglesia parroquial es mucho más antigua de lo que se creía.
Decía que los retablos fueron desmontados, y tanto de los mismos como de las tallas que figuran en las fotografías fueron llevados a otros sitios. Elías Valiña Sampedro, en el Inventario Artístico de Lugo y su Provincia, tomo II, página 131 dice: “Hay otras interesantes tallas propiedad de ésta iglesia: un Cristo, 1,05, en la capilla de Fonteferreira, siglo XVIII; en la capilla de Barxamayor, un Evangelista, 1,05, y dos altorrelieves, Padre Eterno y Evangelista, 090. Retirados de culto Un copón liso, 025; cáliz barroco, 025, siglo XIX; custodia, 0,60; Lámpara de metal”.
La imagen de Santa María la Real del Cebreiro, en el Boletín Oficial del Obispado de Lugo de 31 de agosto de 1922, referente a dicha talla dice: “La imagen de la Santísima Virgen que, desde hace siglos se venera en este celebérrimo Santuario es, por su antigüedad, de las que la opinión corriente atribuye origen bizantino.
Desnaturalizada en su tipo primitivo por la funestísima costumbre, en los últimos siglos, de vestir las imágenes con trajes naturales para hacerla movible y fácil su conducción en las precesiones, fue recortada en su base y aligerada de madera en su interior con otras modificaciones esenciales en rostro y brazos que hicieron imposible restauración a la forma antigua.
Por los detalles que en ella conserva esta efigie estaba comprendida en el primer tipo de la iconografía mariana, o sea el hierático, en cuyas características se aprecia que estaba sentada sobre un taburete o silla de pequeñas proporciones, pies calzados y cubierta con manto que cae por igual a ambos lados, plegando los paños al final de modo anguloso y simétrico de poco resalte, pareciendo conservar señales de haber sostenido al Niño entre las rodillas.
Llevada a Lugo en 1922 por Orden del Excelentísimo Sr. Obispo para ser restaurada de los desperfectos que sufrió en un incendio el año anterior fue vestida con túnica de seda ostentando pintado en el pecho el Santo Grial, o sea, el Cáliz en que se realizó el Milagro. Cúbrese la imagen con amplio manto de seda azul celeste y está en actitud propia con el Niño sostenido en el brazo izquierdo”.
De las publicaciones y folletos que hablan de este santuario y del poblado al referirse a la imagen de Santa María la Real, en la mayoría se lee: “La talla de la Virgen, buena pieza románica, siglo XII, restaurada en 1971, es Santa María la Real, a Virgen del Santo Milagro, la Virgen del Cebreiro, la Patrona de estas montañas, advocaciones con las es invocada”. En el referido Inventario Artístico de la Provincia de Lugo, al referirse a la imagen de Santa María la Real dice: “Santa María la Real, o del Santo Milagro, 1,05 se halla en el mismo lienzo sur de la capilla de Santo Milagro, sobre sencilla peana. Valiosa talla románica, siglo XII-XIII, que según la tradición se inclinó a adorar el milagro”.
En una obra del periodista y escritor sarriano Víctor López Villarabid, al respecto nos dice: “... Lo primero que destaca en este conjunto lateral del templo es la imagen de Santa María la Real de O Cebreiro, la del Milagro o de los Remedios. Está colocada sobre peana, en el muro lateral, junto a una puerta que es indicio de la unión del templo con lo que fuera priorato monacal. La imagen de la Patrona es una talla románica de gran valor, artístico e histórico, a la cual, después de una serie de malas restauraciones, le llegó la más acertada en 1971. Fue este trabajo del escultor compostelano Alfonso Sanmartín. La imagen representa a la Virgen Madre, que porta al Niño en su seno. También a Ella sele atribuye una leyenda, la de ser testigo del Santo Milagro de O Cebreiro, y que el hecho de querer presenciarlo, dado que éste ocurría a sus pies, es la causa de la inclinación de su cabeza. El valor de esta talla no es posible calcularlo; basta decir que ya buen objeto de algunos intentos de robos; por ello, actualmente la peana que la sostiene está sujeta al muro mediante una fuerte cadena, con el candado correspondiente...”
Resulta bastante extraño de que se trate de la misma talla, al no ser que la restauración de 1971 fuera tan grande y horrenda que poco o nada se parezca a la talla original, dado que de O Cebreiro, tanto del pueblo, de la iglesia parroquial y de los retablos, se conserva en el Archivo Histórico Provincial de Lugo. Fondo Vega un par de reportajes fotográficos, el más interesante para el tema de este apartado lleva la signatura 2.911, en dichas fotografías se puede observar como era el poblado en 1955 pero también lo que de interés el señor Vega consideró que guardaba el templo parroquial. Una selección de éstas fotografías sirvieron para ilustrar el libro del Rdo. José Alvilares, que lleva por titulo El Cebrero, editado en 1956. El otro reportaje lleva la signatura 4.756 y se trata de la inauguración del teléfono.
Ángel del Castillo, en su obra Inventario, monumental y artístico de Galicia, al referirse al contenido de la iglesia parroquial cita: “...en la misma iglesia se conserva un ratablito renacimiento, campanilla de bronce, de últimos del siglo XV, y un sepulcro antropoide...”
Por las fotografías de Vega creo que el retablo era él que correspondía a la capilla de San Benito, donde ahora está solamente la imagen.
Según nos relatan A. Losada Díaz y E. Seijas Vázquez la imagen llevaba en la mano derecha el anillo pastoral que le ofrendó el que fue obispo de Lugo fray Plácido Rey Lemos. No recuerdo ver en la talla joyas de importancia, es de suponer, que las tenga, provenientes de ofrendas pero que éstas por razones de seguridad no estén expuestas.
En el Museo Diocesano del Obispado de Lugo, con el número de registro 1649, está depositada una interesante tabla perteneciente al posible coro de la iglesia de O Cebreiro, que mide (73´5X42´50 cm.), y se puede datar su realización entre los años (+-1680 a 1720). Representa a Santa Escolástica, se trata de una talla rectangular con relieve y medallón central con reborde tallado que lleva representación en bajorrelieve de figura femenina revestida con hábito, amplias bocamangas y toca con tabera. En mano derecha lleva misal con cerradura.
En el libro El limosnero de Isabel la Católica, folio 26 vuelto, cita que en su peregrinación a Santiago fueron llevadas las andas pequeñas, concretamente el texto dice: “...en Santiago día a Juan de Ardisana quinientos e treinta maravedis que gastó en lienço para cobrir las sillas e en las adobar o en traer las andas pequeñas de Zebreiro a Santiago...”.

La actual iglesia parroquial del Cebreiro
El templo actual conserva en cierta media varias partes de la primitiva iglesia prerrománica; elementos restos de la fábrica que se localizan en la cabecera y naves. Es una obra amplia de planta irregular con tres naves cubiertas a dos vertientes, con losa del país soportada por un recio armazón de madera. Las arcadas que separan la nave son de pieza arcillosa, hoy casi rojiza, que según parece deben su color a los incendios que los peregrinos al hospedarse en el templo. Las arcadas están soportadas por sendos pilares, por un lado, exentos, y dos pilares con apoyo en los muros del frontis y ábside.
El frontis, lo mismo que ocurre en la mayor partes de los templos es obra posterior, con significativos arreglos en la primera mitad del siglo XIX; presenta una robusta torre semejante a las torres que tienen los templos de Liñares y Hospital de la Condesa, antaño ambos bajo la jurisdicción del Priorato de Cebreiro. Se yergue de un cuerpo sobre arco, cuatro vanos y tosca cúpula. Hace de tornalluvias un robusto porche que forma arco en su parte interior y exterior cubierta a dos vertientes.
El baptisterio situado en le lateral norte, tiene su propio recinto, y en él interesante pila bautismal, de 140 centímetros de diámetro, que según los antiguos ritos servia para bautizar por inmersión, ilumina el espacio una sencilla ventana aspillera que da al frontis.
Actualmente todo el pavimento del templo, después de la amplia reforma de 1962, está realizado en buenos bloques de granito y la escalinata a la torre es de mampostería de pizarra.
Las naves terminan en sendas capillas, con bóvedas de cañón, reforzadas por arcos fajones que arrancan de pilastras en el lateral norte, y sobre los muros los del lateral sur. En la capilla de este lateral se conserva un acceso desde el ábside, con arco apuntado y dos sepulcros, muy humildes que la tradición popular sitúa que en los mismos fueron enterrados el monje poco creyente y el paisano. Se trata de la capilla del Santo Milagro, donde ahora cáliz, patena y reliquias constituyen un valioso conjunto religioso e histórico artístico, expuestos en un bloque de granito con cristal brindado, formando todo ello una caja fuerte. En él mismo lateral actual talla de Santa María la Real, o del Santo Milagro.
El altar mayor tiene una talla de Cristo en la Cruz, de cien centímetros, escultura reciente, en alguna publicación he leído que la talla original se halla en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid, dato que no he podido confirmar. A su vez Víctor López Villarabid, dice: “...En el altar mayor, que preside todo el conjunto de la iglesia de Santa María la Real, se muestra una réplica del Cristo crucificado, cuyo original se encuentra depositado en el Museo de Escultura de Arte Sacra de Madrid...”.
Recientemente se han realizado unos muy acertados trabajos tanto en la cubierta, en la torre y en otras partes del templo, cuyas obras fueron ejecutadas por la empresa RESCONSA, que también intervino en las pallozas y en los templos parroquiales de Liñares y Hospital de la Condesa.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania