Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Genealogía de la Casa de Quiroga de Cancelo. Triacastela (Lugo)

jueves, 04 de septiembre de 2003
La casa de Quiroga de Cancelo en Triacastela (Lugo), perteneció hasta hace pocos años a la familia vincular de la misma, que la venían habitando por lo menos desde el siglo XVI aunque es posible que esta “rama joven de los Quiroga” ya se hubiese establecido en Cancelo con anterioridad; indudablemente que tuvo una gran importancia en la zona y buena fe ello es el túmulo funerario, la lauda sepulcral, blasonada de D. Alvaro de Quiroga, ahora desacertadamente está colocada en el cabildo de la iglesia, cuando debía de continuar donde se hallaba y la tabla de fundación de misas, que serbia de frontal de la iglesia parroquial y está arrinconada en la sacristía.
Aunque a mediados del siglo XVIII el rango de la familia se había venido abajo o por lo menos eso parece a juzgar por la acta recogida en el Catastro de Ensenada, que resumida resulta en estos términos: D.José Quiroga, soltero, de treinta años de edad, vivía con su madre y dos hermanas, tenía dos criados menores de los dieciocho.
Propiedades: una casa de planta baja y piso alto situada en Eilive, que medía de frente catorce varas y diez de fondo, lindaba por la derecha e izquierda con hacienda suya. Trabajaba a su vez cuarenta fincas y un molino harinero de una rueda que se hallaba en el sitio da Fonte.
Rentas que pagaba: todas las partidas que llevaba eran del directo dominio del monasterio de Samos, al cual pagaba anualmente cuarenta y ocho ferrados de centeno y cuatro de Trigo, a su vez pagaba a D.Froilan Pallares, vecino de la ciudad de Lugo dieciocho ferrados de centeno y veintiocho reales de vellón; D.Juan Vivero, vecino de O Furco (Becerreá), le pagaba cuatro ferrados de centeno y a D.Manuel Vales, escribano de Neira de Rey, percibía seis ferrados de centeno por vía de foro; además dichas propiedades estaban sujetas a dieciséis misas de aniversario que a la sazón administraba D.Diego Gómez Gayoso, cura párroco de la feligresía”.
El actual edificio es una amplia casa de labradores de formada por piso bajo y superior, de planta cuadrangular y techumbre a cuatro vertientes cubierta de pizarra y soportada por fuerte armazón de madera; los muros realizados a base de chacote a excepción de las partes más nobles como lo son las jambas de puertas y ventanas que están realizadas en buenos bloques de piedra caliza tallados y en ciertos casos moldurados, ejemplo la parte inferior de un ventanal cuyo bloque de piedra fue labrado semejando un enrejado, en la misma fachada dos bloques sirven de jambas y de piedras armeras a la vez con espacio para amplia cartela que no llego a ser rotulada. Todas las paredes están fueron realizadas para ser recubiertas por argamasa a excepción de las partes nobles, a semejanza del palacio de Doncos, aunque sea más antigua ésta construcción indudablemente que sustituye a una primitiva casa, quizás del siglo XVI.
Los blasones: como he mencionado la casa tiene dos escudos heráldicos que hacen la función de dinteles de una ventana, siendo dichos bloques tallados para tal fin.
Escudo frontal izquierdo: esta blasón decorado con sencillos motivos vegetales y timbrado con cimera afrontada lleva en su campo las armas del linaje Quiroga de Cancelo; estás fusionan por un lado las propias del gentilicio “Quiroga”, tanto de la Puebla y de Lamela, las cuales acompañan de cinco róeles dispuestos en circulo (curiosa variante de los Castro), más ocho veneras alusivas al Hospitalidad Santiaguista.
Escudo frontal derecho: blasón cuartelado, timbrado con cimera vuelta siniestra, decorado por palma y rama de olivo; 1º cuartel superior diestro, perro atado a un árbol que corresponde a los Quiroga de Lamela; 2º cuartel superior siniestro, Estacas y Veneras que corresponden a los Quiroga de la Puebla; 3º cuartel inferior diestro, Castillo en llamas, armas de los Llamas; 4º cuartel inferior siniestro, Seis Róeles puestos en palo, divisa de los Castro.
Según parece natural de esta casa fue D.Antonio López de Quiroga, cuya biografía fue realizada por el norteamericano Peter Bakewell, en su obra “ Plata y empresa en el Potosí del Siglo XVII”. “La vida y época de Antonio López de Quiroga”, hurgó ampliamente en los archivos para describir la vida y las minas de plata que fueron explotadas por este personaje oriundo de la Casa de los Quiroga de Cancelo en Triacastela.
La documentación eclesiástica o partidas sacramentales de san Cristóbal de Cancelo son relativamente recientes, dan comienzo en 1831, ello indica que forzosamente hubo otros libros que ya no se conservan, tampoco la documentación de los escribanos de Triacastela nos aportan demasiadas luces al respecto, lo que condiciona ampliamente las indagaciones acerca de los primeros miembros de la familia Quiroga de Cancelo, viéndome obligado a dar por balido y casi como único aporte el magnifico trabajo de Peter Bakewell, según él Antonio López de Quiroga, debió de nacer hacía 1620 era nieto de Constancia García de Quiroga y Losada y de Pedro Vázquez Somoza que vivían en 1594 e hijo de D. Alvaro Quiroga Ribera, éste hermano de Pedro López de Quiroga y Ribera, juez del coto de Valdefariña y residente en Triacastela, otro tío de él era D. Juan de Quiroga y Ribera, Caballero de Santiago y Capitán de la Guardia de D. Francisco de Castro y Portugal VIII Conde de Lemos nombrado Virrey de Sicilia en 1616; familiar de él era el Arzobispo de Toledo D. Gaspar de Quiroga.
Se desconoce cuando abandonó Cancelo para trasladarse a Sevilla donde tenía buenos contactos con los comerciantes de las colonias lo que le fue muy útil para sus empresas; hacía la década de 1640 embarco para las colonias y pasó a Lima, donde residió por algún tiempo y donde exploto pequeños negocios relacionados con productos de alimentación (ultramarinos), pero realmente donde adquirió fama y fortuna fue en Potosí, ciudad a la que llegó a finales de 1648 y en la que falleció en abril de 1699, en algo más de medio siglo de constante trabajo llegó a ser el mayor productor de plata de la región, teniendo hasta doce minas, en dicha zona llegaron a trabajar unos 50.000 indios de ellos 12.600 eran mineros en Potosí, por aquellas fechas esta ciudad contaba con 1.500 domicilios de españoles, donde un gran número de indios trabajaban de criados; grandes caravanas de llamas, se dice más de cien mil eran empleadas para el transporte de avituallamiento de la ciudad donde vivían muchas familias adineras por las explotaciones de plata, era raro que en cualquier domicilio de los hacendados y empresarios las vajillas y demás servicios de mesa no fueran del noble metal, llegándose a producir en Potosí la mayor parte de planta que se mandaba a la península, suponiendo ello un 45% de los ingresos de la Corona.
Antonio López de Quiroga, contrajo matrimonio con Dª Felipa Bóveda de Saravia, hija de D. Lorenzo de Bóveda personaje muy relacionado con los Franciscanos de quienes era suministrador de materiales. Dª Felipa de Bóveda, tenia una hermana llamada Dª María de Bóveda de Saravia, ambas eran nietas de D. Lorenzo de Bóveda.
Del matrimonio habido entre D. Antonio López de Quiroga y Dª Felipa de Bóveda de Saravia, hubo cuatro hijos, dos varones y dos mujeres; una de las hijas se llamada Dª Lorenza López Quiroga y Bóveda, contrajo matrimonio en octubre de 1676 con D. Juan de Velasco (que según parece era bastante mayor que ella), oriundo de Torré Laguna, quien había sido Corregidor en Conchucos, Secretario del Santo Oficio del Tribunal de Lima y Maestre de Campo; la novia había recibido una dote de su padre de 100.000 pesos, además de vajillas de plata.
Como ya mencionaba anteriormente el poder económico de D. Antonio López de Quiroga, llegó a ser muy grande, pues en 1648 realizó un préstamo de 38.000 pesos cantidad suficiente para comprar 10.000 llamas. Vivió en la calle de los Ensayores o de los Contrastes donde tenía dos amplios edificios de su propiedad y desde donde se distribuían los lingotes de plata, principalmente para la fabrica de la moneda, dicho poder supo aprovecharlo para sostener buenas relaciones con la Corona y principalmente con D. Pedro Fernández de Castro y Andrade, Virrey de Perú, mandando a través de él una relación de méritos para solicitar el título nobiliario de Conde de Pilaya y Pazpaya, a pesar de varias propuestas e informes el Rey no dio respuesta a tal pretensión, falleciendo el biografiado en abril de 1699, siendo enterrado su cadáver con pocos lujos en la iglesia de san Francisco de Potosí junto a su esposa Dª Felipa. Quedando las minas y demás industrias relacionadas con la obtención y comercialización de lingotes de plata en manos de sus familiares, principalmente de sus sobrinos que según parece no prosperaron el dichas empresas.

RESUMEN DE LAS PARTIDAS SACRAMENTALES, RELACIONADAS CON LA FAMILIA QUIROGA DE CANCELO
En 11 de febrero de 1794 se dio sepultura eclesiástica al cadáver de Dª Juana Fernández, esposa que fue de D. José Quiroga, de cuyo matrimonio fueron legítimos hijos: D. Juan, D. Pedro, D. José, Dª María y Dª Josefa Quiroga Fernández.
En 10 de enero de 1836 fue bautizado Lorenzo, hijo legítimo de D. José Quiroga y Dª Josefa de la Torre y Barrera, vecinos de Cancelo. Nieto por línea paterna de D. Pedro Quiroga y Dª Rosa Bermúdez, del mismo lugar; y por línea materna de D. Juan Sánchez de la Barrera y de Dª Josefa de la Torre, vecinos de Santiago de Triacastela.

En 7 de febrero de 1837, fue bautizada Modesta, hija de D. José Quiroga y Dª Josefa de la Barrera y Prado, vecinos de Cancelo; abuelos pateros D. Pedro Quiroga y Dª Rosa Bermúdez; abuelos maternos D. Juan Sánchez de la Barrera y Dª María Barrera y Prado.

En 26 de septiembre de 1838, fue bautizado Manuel Domingo, hijo legítimo de D. Juan Quiroga y Dª Ramona Díaz Losada, vecinos de Cancelo, abuelos paternos D. Juan Quiroga y Dª María Blanca, del mismo lugar; abuelos maternos D. Manuel Losada y Dª María Díaz y Losada, vecinos de san Pedro de Láncara.

En 21 de marzo de 1841, fue bautizada Florentina Ramona, hija de D. Juan Quiroga y Dª Ramona Losada, labradores, vecinos de Cancelo; abuelos paternos D. Juan Quiroga y Dª María Blanco, de la misma vecindad; abuelos maternos D. Manuel Losada y Dª María Díaz, vecinos de san Pedro de Láncara.

En 4 de marzo de 1846, fue bautizada María del Carmen, hija de D. Juan Quiroga y Dª Ramona Losada, abuelos paternos D. Juan Quiroga y Dª María Blanco, todos vecinos de Cancelo; abuelos maternos D. Manuel Losada y Dª María Díaz, vecinos de san Pedro de Láncara.

En 18 de marzo de 1848, fue bautizado Hermenegildo, hijo de D. Juan Quiroga y Dª Ramona Losada; abuelos paternos D. Juan Quiroga y Dª María Blanco, vecinos de Cancelo; abuelos maternos D. Manuel Losada y Dª María Díaz, vecinos de la parroquia de san Pedro de Láncara.

En 12 de abril de 1860, fue bautiza Emilia, hija legítima de D. Juan Quiroga y de Dª Ramona Losada, el padre natural y vecino de Cancelo y la madre natural de la feligresía de san Pedro de Láncara.
Abuelos paternos D. Juan Quiroga y Dª María Blanco, vecinos y naturales de Cancelo; abuelos maternos D. Manuel Losada y Dª María Díaz, vecinos de san Pedro de Láncara.

En 4 de agosto de 1862, fue bautizado Ignacio, hijo de D. Juan Quiroga y Dª Ramona Losada, esta natural de san Pedro de Láncara. Abuelos paternos D. Juan Quiroga vecino de Cancelo y Dª María Blanco, natural de As Pasantes. Abuelos maternos D. Manuel Losada natural de Pedro de Láncara y Dª María Díaz natural de san Cristóbal de Chamoso.

En 22 de enero de 1856, fue bautizado Constantino, hijo legítimo de D. Juan Quiroga y Dª Ramona Losada, esta natural de san Pedro de Láncara; abuelos paternos D. Juan Quiroga y Dª María Blanco, esta natural de As Pasantes y aquel de Cancelo; abuelos maternos D. Juan Losada, vecino de Láncara y Dª María Díaz, natural de san Cristóbal de Chamoso.

En 30 de enero de 1859, fue bautizada María Antonia, hija legítima de D. Francisca Bermúdez y de padre incógnito; abuelos maternos D. José Quiroga y Dª María Fernández, ambos de la cada de Cancelo, padrino D. José Quiroga, tío de la bautizada.

En 24 de julio de 1880, se dio sepultura eclesiástica al cadáver de D. Rafael Quiroga Navia, de setenta y ocho años de edad; hijo legítimo de D. Pedro Quiroga y Dª Rosa Navia Bermúdez, vecinos que en su día fueron de Cancelo; el finado otorgó testamento en el que dispuso entre otras cosas que a su funeral asistiesen cinco señores sacerdotes y se aplicasen por su ánima treinta misas.
En 28 de febrero de 1882, fue bautizada Begnina Modesta, hija natural de María Antonia Quiroga y Bernarda, vecina y natural de las casas de Penela; abuelo maternos Francisco Quiroga y Bermúdez.
En 11 de febrero de 1885, bautizado José María; en 14 de diciembre de 1887, bautizada Carmen, ambas criaturas hijos legítimos de la anterior y de padre desconocido, abuelo materno Francisco Quiroga Bermúdez.

DEFUNCIONES
En 14 de diciembre de 1852, se dio sepultura eclesiástica el cadáver de D. Juan Quiroga Monasterio, hijo de D. José Quiroga y Dª Juana Fernández, naturales y vecinos de Eilive en Cancelo; estuvo casado con Dª María Blanco, de quienes fueron legítimos hijos D. Juan, casada en casa, D. José, D. Felipe, Dª Luisa y Dª Juana.

En 13 de diciembre de 1861, se dio sepultura al cadáver de Dª Isabel Díaz, viuda de D. José Quiroga, vecinos de lugar de Eilibe, hija de D. José Losada y Dª María Díaz, vecinos de Estraxiz; de su matrimonio quedaron dos hijas legítimas que fueron Dª María y Dª Manuela Díaz Quiroga.

En 20 de enero de 1876, se dio sepultura eclesiástica al cadáver de Juan Quiroga, natural y vecino de Eilibe; quien estuvo casado con Dª Ramona de Losada, oriunda de san Pedro de Láncara, de cuyo matrimonio fueron legítimos hijos:
I. Dª María Manuela Quiroga Losada, residente en la villa y corte de Madrid.
II. D. Gonzalo Quiroga Losada.
III. D. Manuel Quiroga Losada.
IV. Dª Florentina Quiroga Losada.
V. D. Celestino Quiroga Losada.
VI. D. Hermenegildo Quiroga Losada.
VII. Dª Emilia Quiroga Losada.
VIII. D. Constantino Quiroga Losada.
El finado otorgó testamento ante el escribano D. Manuel Rodríguez, el 11 de enero de 1876.

En 7 de marzo de 1875, se dio sepultura eclesiástica al cadáver de Dª Ramona Losada Díaz, natural de san Pedro de Láncara, hija legítima de D. Manuel Losada y Dª María Díaz, oriunda ésta de Chamoso (Corgo). La finada estuvo legítimamente casada con D. Juan Quiroga, de cuyo matrimonio fueron legítimos hijos:
I. D. Gonzalo Quiroga Losada.
II. D. Manuel Quiroga Losada.
III. D. Celestino Quiroga Losada.
IV. D. Constantino Quiroga Losada.
V. D. Hermenegildo Quiroga Losada.
VI. Dª Manuela Quiroga Losada.
VII. Dª María Blanca Quiroga Losada.
VIII. D. Emilio Quiroga Losada.

En 10 de julio de 1822 Dª María Osorio y Fernández, hija legítima de D. Juan Osorio y Dª Ana Fernández, vecinos que ellos fueron y ella era de san Cristóbal de Cancelo, otorgó testamento en el que disponía lo referente al entierro de su cadáver cuando hubiese fallecido, la asistencia de ocho sacerdotes al funeral se oficiasen por su ánima cincuenta, declaraba estar legítimamente casada en segundas nupcias con D. José Quiroga, de quienes fueron hijos:
Dª Francisca Quiroga Osorio, que contrajo matrimonio con Domingo López, vecino de Cancelo.
Dª Luisa Quiroga Osorio, casada con D. Rafael Pardo, vecinos de la villa de Triacastela.
Dª Manuela Quiroga Osorio, casada con D.Juan Escobar, en san Martín de Pino, fallecida sin sucesión.
D. Pedro Quiroga Osorio, que sigue la línea.
Dª María Quiroga Osorio, casada en el pueblo de Guilfrey con D. José de Suazo.
D. José Domingo Quiroga Osorio, ordenado de prima tonsura,
D. Cayetano Quiroga Osorio.
Dª Teresa Quiroga Osorio.
Manuel Quiroga Osorio.
Además de otro hijo que no dice el nombre, fallecido a corta edad; las dos primera hijas Dª Francisca y Dª Luisa les tenía pago la dote de matrimonio, mientras que la Dª María le tenía pago algunas partidas dótales. Siendo mejorado en el tercio y quinto del remanente D. Pedro Quiroga que se hallaba casado y viviendo en la casa paterna.

En 30 de marzo de 1831, comparecieron ante el escribano de una parte D. Juan Monasterio y Quiroga con su esposa Dª María Blanco y los hijos de ambos D. José, D. Manuel, D. Felipe Monasterio Quiroga Blanco; Dª Josefa Monasterio Quiroga y Fernández, soltera, hermana del primer otorgante, todos ellos vecinos Eilibe, (Casa de Quiroga de Cancelo), y de la otra D. Manuel de Losada y Quiroga, vecino del lugar de Láncara, quienes manifestaron que estaba tratado que iban a contraer matrimonio D. Juan Monasterio Quiroga, hijo legítimo de los dos primeros otorgantes con Dª Ramona Losada Quiroga Díaz, hija legítima de D. Manuel de Losada y Quiroga, quienes mediante el mencionado documento los dos primeros D. Juan Monasterio y Quiroga con su esposa Dª María Blanco, mejoraron en el tercio y remanente del quinto de todos sus vienes, muebles, raíces, acciones y derechos a su legítimo hijo D. Juan Monasterio Quiroga Blanco, con la reserva vitalicia de la mitad de los usufructos y la expresa condición de que haya de vivir en su casa y compañía a una misma mesa y manteles, asistirles en su vejez y enfermedades y a su muerte enterrarles y funerarles según su posible y estado, y los D. José, D. Manuel y D. Felipe, sus hermanos dotarles a cada uno en doscientos ducados y en tanto no lo efectuasen debían asistir en la casa ayudando a su hermano y de quedarse solteros en dicha casa cedían a favor de su hermano casado en la casa las legítimas paterna y materna, además de otros posibles derechos que les pudiesen corresponder, mientras que la Dª Josefa, respecto a que se hallaba soltera, mayor de los cuarenta años, sin ascendientes ni descendientes legítimos hacía gracia y donación pura, mera, perfecta, e irrevocable a favor de su sobrino de todos sus vienes, muebles, acciones, raíces y derechos, con la condición que la había de cuidar y asistir en su vejez, enfermedades según su posible estado. Y el D. Manuel Losada da y dota a su hija en pago de sus legítimas paterna y materna con siete fanegas de centeno de renta y treinta y seis reales en dinero con todo su derecho de propiedad que en cada un año le pagaba varios foreros; además de cuatro mil reales en dinero por una sola vez.

En 3 de febrero 1866, D. José Quiroga Fernández, presbítero, de sesenta y ocho años, hijo legítimo de D. José Quiroga y Dª María Fernández, vecino de san Cristóbal de Cancelo casa llamada de Quiroga, otorgó testamento en el que disponía referente a su funerales la asistencia de diez señores sacerdotes y que por su ánima de oficiasen cien misas incluso las tres de los autos, alumbrando a ellas con la cera de la Cofradía de santa Eulalia de Alfoz y la de la san Salvador de Toldaos y a su cabo de año asistieran cuatro sacerdotes.
Manifestaba que su herencia materna y paterna estaba valorada en seis mil reales de vellón, la cual se hallaba proindiviso con la de su hermano D. Manuel Quiroga Fernández y sus sobrino D. Rafael, Dª Teresa casada con Pedro Fernández, del lugar de Folgueiras, Dª Francisca.
Nombraba por su universal heredero a su hermano D. Manuel, y dejaba ciertas cantidades de dinero y otros efectos a sus sobrinos y sobrinas.

En 11 de enero de 1876 D. Juan Quiroga Monasterio y Blanco, casado Dª Ramona Losada Díaz, propietario, mayor de setenta años, natural y vecino de Eilive, hijo legitimo de otro D. Juan Quiroga y Dª María Blanco, esta natural de As Pasantes y vecinos de dicha casa de Quiroga en Cancelo, otorgó testamento en el que facultaba a su esposa para que pudiese mejorar ella al hijo que le pareciese y al mismo tiempo la instituyó administradora de todos sus vienes, muebles, derechos, acciones y raíces que a su fallecimiento fuesen habidos.
Del legítimo matrimonio habido entre D. Juan Quiroga Monasterio y Blanco y Dª Ramona Ramona Losa Díaz, natural de san Pedro de Láncara, de cuyo matrimonio son legítimos hijos:
I. Dª María Manuela Quiroga Losada, residente en la villa y corte de Madrid.
II. D. Gonzalo Quiroga Losada.
III. D. Manuel Quiroga Losada.
IV. Dª Florentina Quiroga Losada.
V. D. Celestino Quiroga Losada.
VI. D. Hermenegildo Quiroga Losada.
VII. Dª Emilia Quiroga Losada.
VIII. D. Constantino Quiroga Losada.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania