Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

'Misiva de Paz desde Begonte'

lunes, 05 de diciembre de 2022
"...porque morren cada hora e a milleiros,
corazóns inocentes que preguntan
con espantados ollos, acendendo,
nos que teñenconciencia, dor e escándalo...".

("En contra a Desventura Reclamamos", poema do libro
"Sen Sombra e Sen Amor" de Bernardino Graña).

-Porque hay Herodes, como en el caso de nuestro cuento navideño, que no dejan que los sueños de niños y mayores sean realidad pero, han de saber esos malvados, matreros de la felicidad, que siempre existen "salvadores recunchos" que ofrecen un hogar para el que de él se ve privado y, nuestro admirado Belén de Begonte es uno de esos sitios.

Como otros muchos seres infantiles, entre la ingente cantidad que tuvieron que huir como hojas arrancadas del árbol de su patria por el huracán de una guerra, una niña ucraniana, una más de las que fueron acogidas en nuestro país, había sido recibida en Begonte. Cuando llegó la entrañable Navidad, esas datas en que más se añora todo lo que a ella le faltaba, la pequeña escribió la siguiente carta a su padre, quien estaba luchando en defensa de la salvaguarda de su país pues, su madre había fallecido víctima de una bomba que destruyó su hogar, como el de tantos compatriotas, convirtiéndose en otro mártir más de los muchos que generan la guerra:

"Querido y entrañable padre:
Me faltan palabras para decirte lo mucho que te echo de menos, lo triste que resulta que, por culpa de esta maldita confrontación bélica, estén muriendo tantas personas y otras, los que somos aún niñ@s, como es mi caso, hayamos tenido que marchar de la tierra en la que nacimos. Espero que, cuando te llegue esta carta, te encuentres bien pues, cada mañana que despierto y veo la luz me pregunto que cómo estarás. Papá, temo muchísimo que un día me lleguen las tristes noticias de que te han herido o lo peor aún, que has perdido la vida. Papá, mi verdadero héroe, pues ya no eres joven aunque para defender Ucrania te sobran energías.

En cuanto a mi te he de contar que estoy en Galicia, una comunidad española muy linda. Aquí en un pueblecito precioso llamado Begonte vivo acogida con una familia que me tratan como si fuera una hija más pero, lo más asombroso de este lugar ubicado en una comarca llamada Terra Chá es que demuestran que cuidan los valores humanos. Ahora que llega diciembre abren las puertas de un sensacional belén, el Belén de Begonte. La familia con la que convivo, unos cristianos que buen ejemplo dan de serlo acogiéndome, son unosmás de los muchos que cuidan esta grandiosa obra que hace cincuenta años iniciaron un sacerdote, D. José Domínguez Guizán, y otro gran colaborador suyo, D. José Rodríguez Varela, arropados por más entusiastas por hacer crecer tan gran modelo espiritual. Todos los días por la tarde vamos allí con otras más personas y, puedo decir que los meses de octubre y noviembre los empleamos preparando ese belén para que a primeros de Diciembre sea inaugurado abriendo sus puertas a los muchos visitantes que aquí llegan desde lugares lejanos hasta finales de enero. Es increíble que en ese local esté representada toda la tradición de Galicia, pero así es. Yo estoy orgullosa de vivir en sitio tan espiritual. Puedo decirte, amado padre, que esto es como una lámpara sacra que alumbra sin cesar. Desde que conocí esta entrañable manifestación de saber tradicional y amor me he reconfortado, es más, si algún día no voy hasta allí parece que me falta algo, creo que esa joya de religiosidad popular, ese espíritu cristiano, es el corazón de estas gentes y, cuando llegan las fiestas navideñas palpita con grandiosa fuerza. Este rincón de paz es fascinante y maravilloso. Cuando estoy en ese portal rezo y pido para que esa guerra se apague y cese, que volvamos a encontrarnos y veo en esas luces, en ese belén electrónico, la claridad grandiosa de la esperanza. La familia que me tiene acogida me mira comprendiendo que soy tan débil como esas figuritas que hay ante nosotros pero que, gracias a este belén, recobro la mejor de las energías, la espiritual para mantenerme firme ante tanta terrible adversidad.

Padre, cuando estoy en este centro cultural, a los pies de este belén, imploro así:
-"Belén de Begonte,
estrella que me señala el norte,
irradia tu luz desde esta llanura gallega
hasta aquella Ucrania, mi amada tierra.
Que brille y acabe con la oscura noche
en que está sumido el orbe.
Que no mueran más personas, víctimas inocentes de guerras,
que no acaben con más vidas misiles y bombas.
Que vuelva a ver a mi papá,
a mis familiares, amigos, que todo vuelva a ser igual
que era antes, que haya siempre paz. ShcharlyvohoRozdva (1)".

Al acabar la plegaria abro mis ojos y me parece ver a aquellas figuras que se mueven muy felices y en el ambiente silente de la sala oigo una celestial voz que me dice:
-"Neniña, este é o noso Belén Electrónico de Begonte, tes a sorte de estar xunto ao fanal espiritual de Terra Chá. O destino fixo que para sempre leves no teu pensamento esta imaxe e no teu corazón o latexar desta terra acolledora. Eiqui lembramos o nacemento do noso Señor e o poñemos en práctica acollendo a quen chega espido e aportándolle a calor máis verdadeira, o do cristiano amor."

Cando salgo a la puerta, cojo un calendario de los que allí ofrecen y, al guardarlo, el sacerdote D. Xesús, mirándome compasivamente, me dice:
-"Rapaciña, agardemos que no vindeiro Nadal xa esteas no teu fogar. Rezaremos e pediremos para que o novo ano veñache co mellor dos agasallos, PAZ para o teu pobo e para todo aquel que estea privado dela por algún Herodes maldito."

Doy un abrazo al piadoso cura y el digo:
-"Dyakuyu" (2)

Él me corresponde volviendo a decir:
-"O Neno, o Salvador do mundo, dende este Belén Electrónico "Xosé Domínguez Guizán" sempre estará contigo e con tódol@s pelegrins para sinalar o camiño da verdade. Acepta estas pequenas zoquiñas, considera que é agasallo destes veciños. Elas abrirán os camiños que hoxe pola guerra están pechados e, moi cedo, volverás a túa querida Ucraina".

En ese momento un coro de voces angelicales dende os ceos entona en mi lengua natal la canción navideña "Shchedryk" de nuestro compositor Mykola, villancico que es universalmente conocido en muchas lenguas. Me emociono y marcho meditando en todo lo allí vivido y pienso que ese Belén es como una fuente de amor en la que yo diariamente bebo y, vaya donde vaya, animaré a que tod@s vengan a verle. Los que sufren para que ese dolor se les alivie y los que aún creen no lo padecen directamente sepan que están afectados porque todos somos hermanos.

Papá, que en el próximo año nos estrechemos en un abrazo que nos permita vivir siempre juntos pero, cuando así ocurra, cada vez que llegue Navidad te ruego vengamos a Begonte para dar gracias porque nos ha llegado mediante la intercesión de este belén la tan deseada pacificación.

Desde esta tierra prodigiosa, Galicia, vaya este mensaje de paz, y que se haga realidad pronto en nuestra Ucrania.
Besos de tu adorada hija".

Pasadas unas semanas, a finales de enero, coincidiendo con la clausura del begontino belén, recibió una epístola de su progenitor y en los medios de comunicación nacionales e internacionales se anunciaba que la guerra había finalizado.

La carta así decía:
- "Hija mía, se acabó esta terrible situación. Puedes volver porque ahora nos toca algo también muy duro y de mucho trabajo, reconstruir nuestro país. Todos tenemos que colaborar."

La familia que la acogía viendo llorar a la pequeña la consuela diciéndole:
- "No te aflijas, ha llegado el momento de la despedida, pero ahora sabes que tienes dos hogares, allí, con tu padre, y otro aquí, con nosotros."

La pequeña les pidió que le acompañaran a despedirse del Belén de Begonte, a lo que ellos contestaron:
- "Xa está pechado, pero D. Xesús, o crego, comprenderá e satisfará o teu desexo abrindo ese Belén que sempre os begontinos temos aberto nos nosos corazóns."

Cuando allí llegaron el sacerdote comentó:
-"As portas da verdade sempre están abertas. Pasade, noraboa, neniña. Felicidades aos teus compatriotas. Ninguén pode engaiolar a paz. Lembra, nunca abandones esas zoquiñas, levan a pegada destanosaterriña".

Entraron y la niña ucraniana postrándose de rodillas así habló en voz alta:
- "Todos los años, vendré a contemplar y admirar a este belén que nunca olvidaré porque me ha demostrado que es asilo y protección de los inocentes desamparados. ¡ShcharlyvohoNovohoroku!" (3)

La guerra finalizó, la niña se reencontró con su padre y, anualmente en en tiempo navideño, venía a Begonte, santuario de espiritualidad y pasaba unos días con aquella su otra familia y con la que, gracias a ella, se considera por siempre miembro de la comunidad grandiosa que conforman todos los que son parte del Belén Electrónico de Begonte.

La luz de solidaridad y de valores humanos que proyecta este belén llega a los lugares más apartados del orbe, porque lo pequeño y humilde siempre que defiende lo espiritual, resulta ser muy grande y trascendente.

Bo Nadal para todos os seres do mundo dende Begonte, semente de valores!!.

Y a esa niña, la protagonista de esta historia de refugiados, los vecin@s de Begonte le decimos:
"Dyakuyu, dyakuyu, sabed siempre que en Begonte tienen hogar todos aquellos que de uno necesiten."

Un Neno, O Noso Salvador, trouxo este amor que en Begonte, fontana do mesmo, brota para, coa súaforza dar a este mundo a enerxía inagotable e limpa que tan necesaria é para vivir en paz.

Ya, hoy en día, en las orillas del Dnieper no se oyen estruendo de obuses ni cañonazos y si una dulce infantil voz que recogiendo espigas de dicha así canta:
"Navidad, tú eres el bello río
queriega con los sentimientos más nobles y puros
lospredios de quienes no guardan la paz en silos
y, noche y día, la siembran en los corazones más duros"

Desde la otra ribera de la corriente de agua se oye este eco:
"...coma un río fuxía, pero quedouse,
coma o río que pasa e sempre queda."
("O Soño Sulagado" de Celso Emilio Ferreiro).

NOTAS:
1. En lengua ucraniana significa Feliz Navidad.
2. Gracias en la lengua vernácula de la niña
3. En ese mismo idioma su traducción sería "Feliz Año Nuevo".
Pol, Pepe
Pol, Pepe


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania