Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Chicas, cúidense por favor

jueves, 01 de diciembre de 2022
Al lío que se ha montado por la Ley del Sí es sí, se ha agregado el de unos anuncios gallegos insinuando que las mujeres deberían cuidarse un poco más, ya que cosas que no debieran pasar, lamentablemente pasan. Y sugiere a las chicas un mínimo de cautela en algunas de sus salidas.

Las feministas, dispuestas a no perder ni un milímetro de sus avances, acusaron a los responsables de poner el foco en las víctimas y no en los agresores. Tienen razón. Pero yo estoy totalmente de acuerdo con la campaña gallega, la veo muy acertada. Intentaré explicarlo.

El humano, el homo sapiens, no es más que un mamífero que vaya a saber por qué circunstancias, lleva decenas de miles de años evolucionando mentalmente. Ha creado asombrosas civilizaciones y ha llegado hasta lo que vemos hoy. Aunque debo aceptar que en algunos ejemplares esa evolución no se nota mucho. Pero el hombre sigue teniendo la anatomía, la histología y la bioquímica de un mamífero.

Si comparamos un cadáver humano con uno de chimpancé, las únicas diferencias que encontraremos sería el envoltorio piloso. El resto es exactamente igual. Y más, si comparamos en el microscopio un trocito de hígado humano y otro proveniente del chimpancé, comprobaríamos que son iguales. Lo mismo pasaría con una muestra de elefante, cerdo o rata. Todo el mundo sabe que se intentan implantes de cerdo en seres humanos. En Medicina, yo estudié histología con preparados de órganos de rata. O sea, somos morfológica y químicamente, unos verdaderos animales. En el sentido literal de la palabra.

¿Qué nos diferencia? Unas normas de conducta y ciertos códigos éticos que nos hemos inventado para organizarnos mejor. Los que se enseñan en las escuelas y sus incumplimientos se reprimen con las leyes. Si todo el mundo actuaría como se debe actuar, no harían falta policías, jueces, abogados, tribunales ni cárceles. Y nos ahorraríamos un pastón, con el que los gobiernos podrían pagar vacaciones en el Caribe a sus ciudadanos modélicos. Lamentablemente no es así.

Si le damos un pinchazo a un oso y a un hombre, reaccionan con similar acto reflejo, instintivo, perfeccionado durante millones de años a lo largo de la evolución de los seres vivos. Por esa evolución todos los mamíferos responden a un instinto primario básico, que es el de la supervivencia. El hambre, la sed, el sueño, orinar y defecar, son sus manifestaciones. Lo mismo el cerdo que su dueño. Aunque este vaya a un restaurante con estrellas Michelin, obedece al mismo impulso que el otro animal que come en el chiquero y no utiliza el inodoro.

Satisfecho este primer instinto vital, en los adultos aparece el siguiente, que busca la supervivencia de la especie. El instinto de la reproducción. Yo recomendaría que vieran los documentales de la 2, y meditaran sobre la conducta de los osos machos, que se pasan todo el verano atrás de una hembra, matándole sus crías si es necesario, con tal de echarse un kiki. Pero no lo hace por placer, porque este macho disfruta mucho más un buen salmón que la carrera que se manda atrás de la señorita. Pero, el pobre no puede evitarlo. El instinto lo ciega, es superior a él. Si no son amantes de la tele, miren algún perro del barrio cuando olfatea (qué pena haber casi perdido este sentido) una perrita en celo. Gracias a este instinto irracional, poderoso, que nosotros llamamos sexo, disfrutamos del chuletón, el jamón, las centollas, la leche, el canto de los pájaros, la gracia de los delfines, y todas esas amorosas mascotas que están reemplazando a los niños en esta sociedad tan avanzada. Sin ese instinto, se hubieran extinguido hace mucho tiempo.

Bien. ¿Qué pasa con los bípedos que van a la escuela? Que gracias a su desarrollo mental, han adaptado el instinto anteponiendo el placer a la reproducción. Salvo los Kikos (eso dicen).

Y así llegamos a comprender porqué los mamíferos con DNI, machos y adultos, cuando ven una hembra de su especie se sienten irracionalmente atraídos. Aunque, habría que apostillar, merced a la represión social y la apología de otras modas, esto, quizás se esté perdiendo. O transformando, y esa atracción primitiva se siente frente a un chucho o a un videojuego. Y la Tierra agradecida porel control de la población.
.
La mujeres tienen toda la razón del mundo de exigir volver con minifalda y exagerado escote, borrachas y de madrugada. Sí. Totalmente de acuerdo. Si los hombres fueran una especie nueva y no pertenecieran, morfológica y químicamente, al reino animal.

Los varones tenemos el mismo instinto que los osos, leones y perros.Y ante la proximidad de una hembra en celo (o tía guapa en nuestro caso), respondemos con un mecanismo similar: Por suerte para la sociedad, la gran mayoría de los hombres controlamos y sublimamos ese deseo. Intentamos una pareja estable y tratamos de ser fieles. Aunque ciertos Homo poco sapiens, con mentes poco desarrolladas y alteraciones químicas provocadas por algún trauma freudiano, no se controlan. Por más campañas publicitarias, manifestaciones, policías, leyes y cárceles que hagamos.

Yo vivo en una ciudad muy segura, de un país muy seguro, pero cuando salgo de noche y vuelvo caminado del centro, llevo solo el efectivo justo y el bonobús. Lo mismo que cuando visito una ciudad africana, asiática o europea. Te lo recomienda el Ministerio de Exteriores. Evite ciertas zonas y no lleve objetos de valor a la vista. Consejo racional y totalmente adecuado.

Como las chicas no pueden dejar en su casa el objeto más valioso, que son ellas mismas, deberían evitar ciertas zonas, vestir adecuadamente al entorno, no volver solas a determinadas horas, y emborracharse con gente que conozcan previamente y en locales seguros. Como posiblemente recomiende la Xunta.

Andrés Montesanto, un homo con aspiraciones sapiens.
Montesanto, Andrés
Montesanto, Andrés


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania