Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Parroquias de Castro de Rei (V)

miércoles, 19 de noviembre de 2008
Parroquia de Goberno (san Martín)
Feligresía con una extensión de 494,7 hectáreas; delimitan su término las parroquias de Quintela y Santa Leocadia al norte; Ansemar y Balmonte al sur; por el este Azúmara; y Bendia y Quintela por el oeste.

En lo eclesiástico forma parte del arciprestazgo de Azúmara, Diócesis de Mondoñedo, provincia eclesiástica de Santiago.

Agrupa las poblaciones de: Ameixide (que fue parroquia hasta el siglo pasado), Anoca, Francos, Outeiro, Pedrón, Toxeirosvellos.

Según el padrón de habitantes de 1991, la población de hecho estaba formada 112 personas, de estas 67 varones y 55 mujeres; mientras que la de derecho era 127 habitantes, de los mismos 67 varones y 60 mujeres. El número total de viviendas era de 52, principales 36 y no principales 16.

Los montes de mayor consideración no alcanzan cotas superiores a los (555 m.), sobre el nivel del mar, siendo la altura media de la feligresía es de (510 .m); riegan estas fértiles tierras unas cuantas fuentes y el río Azúmara.

El único yacimiento arqueológico del que se tiene referencia en la entidad parroquial se localiza cerca del pueblo de Ameixide del que toma su nombre " O Castro de Ameixide", situado en una finca de propiedad privada destinada en otros tiempos a terreno de cultivo. En él aparecieron algunos molinos romanos y otros pequeños objetos de cerámica muy deteriorados que fueron a parar a casas de la vecindad o incluso han sido desechados por quienes los descubrieron.

Las primeras referencias documentales acerca de la suprimida feligresía de Ameixide datan del año 1340, en las que el entonces clérigo de santa María de Ameixide Alfonso Rodríguez, protesta ante el obispo mindoniense D. Álvaro por la actuación de los re-caudadores y recogedores de las monedas de Castro de Rei por haber cobrado a Juan Eanes, cuando no podían hacerlo dado que era casero de unas propiedades de la iglesia.
"Ameixido" figura como préstamo canonicable entre los de la catedral de Mondoñedo con anterioridad al año 1481. En el mismo archivo catedralicio de Mondoñedo figuran sendos documentos de 1501 y 1586 sobre aforamientos de tierras y casas en la suprimida parroquia de Ameixide.

En el "interrogatorio" del Catastro de Ensenada (a. 1753), los vecinos contestaron a la pregunta "Si es (la parroquia), de realengo, o de señorío, a quién pertenece. Que derechos percibe y cuanto producen"… "que dicha feligresía se halla inclusa en la jurisdicción de Castro de Rey, la que es de señorío de la Excma. señora condesa de Lemus a quien pagan anualmente cada uno de los vecinos casados y viudos del estado prebeio de ella un real y diez y seis maravedís de vellón por razón de basallage, (cuya cantidad) ascenderá un año con otro a veinte reales y veinte maravedís, a excepción de los nobles, mozos solteros, mugeres viudas y solteras que no lo hazen de cosa alguna; y así mismo percibe annualmente de todos los vecinos de la espresada feligresía nobenta y tres maravedís de vellón por razón de Alcabala, cuia cantidad se les comparte a proporción de los caudales de cada uno".

Formulada la misma pregunta a los vecinos de Ameixide contestaron “...que dicha feligresía se halla inclusa en la jurisdicción de Castro de Rey, la que es de señorío de la Excma. Sra. Condesa de Lemos, a quién pagan anualmente cada uno de los vecinos casados y viudos del estado plebello de ella un real y dieciséis maravedís de vellón por razón de basalleje que ascen-derán un año con otro a dieciséis reales y seis maravedís de vellón a excepción de los nobles mozos solteros, mujeres viudas y solteras que no lo hacen de cosa alguna, y asimismo percibe anualmente de todos los vecinos de la expresada feligresía ochenta y ocho reales y treinta y dos maravedís por razón de Alcabala cuya cantidad se les comparte a proporción de los cauda-les de cada uno".
Ese mismo año (1752), figuran como hidalgos, D. Bartolomé de Otero Gesto y Llamas, vecino de santa María de Ameixide, dueño de una vivienda en el lugar de San Martín, además de treinta y una parcela.

Don Bernardo de Castro, vecino de san Juan de Azúmara, dueño de una vivienda en el lugar "da Iglesia", además de veintisiete parcelas.

D. José Gayoso, vecino de san Pedro de Soñar, propietario de una casa en el sitio "da Olga", además de cuarenta y ocho parcelas.

A su vez eran dueños de un buen número de parcelas los siguientes hidalgos: Diego Méndez, vecino de san Juan de Azúmara; Fernando Saavedra, vecino de Santiago de Mondríz; Grabiel Fernández, vecino de san Miguel de Codesoso; Joaquín de Castro, vecino de santa María de Ramil; José Pardo, vecino de san Salvador de Balmonte; Josefa Saavedra, vecina de santa María de Ameixide; Juan Saavedra, vecino de san Andrés de Bendia; Juan Francisco Cedrón, vecino de santa María de Ramil; Juan Freire, vecino de santa María de Cirio; Manuel Teixeiro, vecino de santa María de Faxilde; Miguel do Barrio, vecino de Santiago de Duarría; María Cordido, vecina de santa María de Ramil; Pedro Saavedra, vecino de san Salvador de Ansemar; Pedro Cordido, vecino de san Julián de Landrobe; y Rodrigo Riguero, vecino de santa María de Quintela.
Por aquellas fechas había unas cuantas casas blasonadas, que poco a poco fueron desapareciendo, o en el mejor de los casos han sido totalmente reformadas, como es el caso de la Casa de Francos, hoy desaparecida para dejar paso a otra vivienda tipo chalet; tuvo ésta escudo heráldico con las divisas de los Gayoso y Montenegro en su parte superior, mientras que en los dos cuarteles restantes, tenían por forma un castillo y un árbol; la dicha piedra armera fue vendida por los dueños de la casa hace unos cuantos años.

Tubo hasta la desamortización posesiones el priorato de san Marcos de León, habiendo una casa de su propiedad donde se cobraban las rentas y administraban sus posesiones, quedando de todo ello una piedra armera empotrada en la pared del atrio, que tiene por formas cuatro vieiras, cada una en el extremo del blasón y en el campo central la Cruz de Santiago.

Cuando en 1835 se crearon por el R.D. del 23 de julio los ayuntamientos, en el de “Castro de Rey de Tierra Llana", aparece la parroquia de Goberno, pero no figura la de Ameixide; si bien éste figura en la nueva reforma municipal de 1840, y en la reforma de los partidos judiciales de 1845; pagando a la Diputación Provincial los vecinos de Ameixide 107 reales, y los de Goberno 113. Posteriormente ésta feligresía de Ameixide fue incorporada a san Martín de Goberno.

Madoz recoge en estos términos la descripción de Goberno. "Feligresía en la provincia y partido judicial de Lugo (4 leguas); del priorato de San Marcos de León y ayuntamiento de Castro de Rey de Tierrallana. Situado en un llano y a la falda del monte do Picato con buena ventilación y clima frío pero sano. Comprende los lugares de Calle y Tejeiros-bellos, que reúnen treinta casas de pocas comodidades.

La iglesia parroquial (san Martín), es única, y el cementerio en nada perjudica a la salud pública. El término con-fina por norte con san Pedro de santa Leocadia; por este con san Juan de Azúmara; por sur con santa María de Quintela, y por oeste con santa María de Ameijide.

Hay una fuente de buen agua. El terreno participa de monte y llano, aquel poco poblado, y este de mediana calidad. Los caminos vecinales y mal cuidados; y el correo se recibe de Quintela. La producción es de centeno, trigo, maíz y patatas; cría ganado de cerda y lanar. Se cazan perdices y liebres. La industria la agrícola. Población treinta vecinos y 150 almas".

Parroquia de Loentia (San Esteban)
La feligresía de Loentia con sus 1.489 hectáreas es la segunda de extensión de todo el municipio después de Triabá. Cuenta con los siguientes núcleos de población: Bouzaboa, Carballás, Lombas, Real y Vales. Cuya población en (1991), era de hecho 300 habitantes, de los mismos 157 varones y 143 mujeres; mientras que la de derecho estaba formada por 306 habitantes, de ellos 161 mujeres v 145 varones. El número de viviendas totales estaba compuesto por 99 edificaciones; siendo 81 principales y 18 no principales.

Delimitada al norte por las parroquias de Bendía y Xustás; por el sur con las de Duarría, Dumpin, Mondríz y Ludrio, al este las de Ansemar, Viladonga y Ludrio; y Duarría y Riberas de Lea el oeste.

Riega buena parte del término el río Lea con sus afluentes Porto Muiño y Montesino, registrando la cota de máxima altura en el monte Condado con (457 m.), además de las estribaciones del monte Rodela.

La feligresía de Loentia es rica en yacimientos arqueológicos que se remontan algunos al periodo megalítico (4.000 aproximada-mente al 1.000 antes de Cristo). Uno de estos monumento más interesante es la Medorra de Espiñuca, situada en “Portellas” (coordenadas WM, 3° 45' 00” y 45° 08' 40”), de forma rectangular conservando cámara formada por gruesas piedras de granito.

Otras estaciones de este tipo son las medorras do monte da Rodela, o medorra do Real, situadas en este mismo lugar, (coordenadas WM, 3° 44, 300’ - 43° 08, 30”). De origen castrexo son los yacimientos de “O Castro de Loentia”, en el lugar de O Castro, (coordenadas WM, 3° 46’ 10” - 43° 08’, 20”), o el Castro de Condado, en el mismo lugar de O Castro, (coordenadas WM, 3° 46' 10” - 43° 08” 25”), este yacimiento está parcialmente destruido. En el monte da Rodela, quedan túmulos y restos de explotaciones mineras de una época sin determinar.

Una de las referencias documentales más antiguas se remonta al año 1031, que según una escritura de la Iglesia de Lugo, del 23 de agosto de la misma fecha, se nombra a Luentena como villa situada en el lugar de Teodani.

El dudoso documento del año 1062, mediante el cual los obispos de Mondoñedo y Lugo se permutaban ciertas feligresías de la zona, figurando esta con la grafía de “Luentena”. Pero también desde aquellas fechas son constantes las referencias escritas acerca de la feligresía o sobre propiedades y bienes de particu-lares lo que sería imposible referenciar aquí, haciéndolo muy esquemáticamente cuando describimos el templo parroquial. No obstante nos hemos detenido un poco más en la Real y única Contribución, cuyo cuestionario general en su apartado segundo recoge que: “...dicha feligresía se halla ynclusa en la Jurisdicción de Castro de Rey, la que es señorío de la Excma. Señora Condesa de Lemus, a quien pagan anualmente cada uno de los vecinos casados y viudos del estado pleveyo de ella un real y diez y seis maravedís por razón de vasallaje, que ascenderán un año con otro a querenta y cuatro reales y cuatro maravedís, de vellón, a excepción de los nobles, mozas solteros, mugeres viudas y solteras, que no lo hazen de cosa alguna, y asimismo percive annualmente de todos los vecinos de la referida feligresía ciento sesenta y dos reales y doze maravedís de vellón por razón de alcavala, cuia cantidad se les comparte a proporción de los caudales de cada uno..”.

En esa misma fecha (a. 1753), figuran empadronados como hidalgos D. Joaquín Saavedra y Miranda, dueño de una casa de planta baja y piso alto en el lugar de “Bouzaboa”, la cual medía de frente doce varas y seis de fondo; además de unas dieciséis parcelas.

D. Juan Díaz Saavedra, dueño de sendas casas en el lugar de “O Xisto”, una de planta baja y piso superior, que medía de frente dieciséis varas por seis de fondo. Además de otra tercera vivienda situada en el lugar “Do Carballo”, que medía de frente seis varas y cinco de fondo”. Siendo propietario de treinta y una parcelas.

Al realizarse el padrón de Calleyta de 1762 figura empadronado como noble D. Ramón Freire y Andrade, vecino de esta parro-quia, que por lo escaso de su caudal no podía acudir a llamamiento del cumplir con las armas corriendo a su cargo el coste de éstas y caballo.

De aquel señorial abolengo quedan en la feligresía de Loentia unas pocas casas que sus posesiones y la misma fábrica denota su grandeza de antaño, como la poseída por los señores de Quiroga o Valcarce, los de Sisto y los Ordáx, amen de otras familias no referencias en la mayor parte de los casos por falta de datos sobre sus genealogías y acerca de los propios edificios. Otras casas lograron resistir siglos sin que las derribasen el paso de los mismos, pero no pudieron resistir ante las nuevas modas constructivas y las necesidades de sus moradores, quedando de alguna la destartalada capilla.

Con la entrada en vigor del R.D. del 23 de julio de 1835, esta feligresía pasó a formar parte del nuevo municipio de “Castro de Rey de Tierra Llana”; y en 1845 los vecinos pagaban en conjunto a la Diputación Provincial 231 reales de vellón.
Al describirla Madoz en su “Diccionario” lo hace en los siguientes términos: "... Loentia (santa Esteban de): feligresía en la provincia y partido judicial de Lugo (2 leguas), diócesis de Mondoñedo (6), y ayuntamiento de Castro de Rey de Tierrallana (2). Situación en terreno desigual y sobre las márgenes de los ríos Lea y Montesino. Disfruta de buena ventilación y clima templado. Las enfermedades más comunes son viruelas, fiebres y dolores de costado.

Cuenta con 50 casas, distribuidas en los lugares o aldeas de Bouzaboa, Real y Vales. Hay una escuela de primera educación, temporal e indotada. La iglesia parroquial (san Esteban), es anejo de san Andrés de Bendia, con quien confina el término por norte. Al este con santa María de Ludrio, por sur con Sta. Eulalia de Dumpín, y por oeste con Santiago de Duarría; extendiéndose por donde más 1/2 leguas; hay dos fuentes de no muy buenas aguas y le bañan los citados ríos, Lea y Montesino, que tienen origen, el primero en el término de la feligresía de su mismo nombre, y el segundo en los montes de Ansemar.

El terreno es de mediana calidad y sus montes se encuentran poblados de tojo y carpanza. Los caminos son vecinales y mal cuidados, y el correo se recibe de Lugo. La producción es: centeno, maíz, patatas y nabos. Cría ganado vacuno, caballar, mular, lana, cabrío y de cerda. Se cazan perdices, liebres, codornices, zorros, lobancos y lobos, y se pescan truchas, así como muchas sanguijuelas en las dos o tres lagunas que se encuentran en su montes. La industria la agrícola y fabricación se zuecos. El comercio es de exportación de sanguijuelas. Población: 50 vecinos y 252 almas.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania