Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Entrevista a Manuel Muñoz Hidalgo

viernes, 30 de septiembre de 2022
Tuve el gran placer de almorzar con el reconocido escritor, dramaturgo y poeta murciano, escritor de libros de poesía, narrativa y teatro, Manuel Muñoz Hidalgo. Donde mejor para quedar que en el mítico Gran Café Gijón, famoso por sus tertulias donde se han reunido desde su apertura en 1888 tanta celebridad influyente como Federico García Lorca, Dalí... Si sus paredes pudieran hablar.

Manuel, tu vida fascinante y llena de experiencias comenzó en Alcantarilla (Murcia) donde ya naciste con un amor por el teatro en la sangre, montando teatros de pequeño con tus primos y vecinos. Cuéntame sobre esos comienzos.
-Mi vida no ha sido tan envidiable por no aceptar algunas normas impuestas por la ignorancia, el despropósito y la hipocresía. Fui un niño tan protegido como disciplinado, soñador, imaginativo, pero con los pies en la tierra, que prefería jugar al teatro porque me daba alas para vivir otros roles, aunque yo no lo sabía. Desde muy niño mi abuela materna Carmen me cantaba parte de las zarzuelas que había escuchado en el antiguo teatro Guerrero de Abarán cuyos propietarios eran tíos suyos. Mis padres nos llevaban a mi hermana y al niño que era capaz de identificarse con el tinglado de la farsa sin pestañear en las representaciones de teatro no sólo de compañías ambulantes de entonces, instaladas bajo carpas circenses junto a la estación principal ferroviaria sino de las compañías más célebres que actuaban en el Teatro Romea de Murcia, lo mismo que a los Autos Sacramentales populares de Navidad o Pasión, también en Orihuela y otras poblaciones de la región de Murcia, cómo no en Alcantarilla cuya escena más impresionante era la del Demonio, que al volver a casa la repetía con mi madre.

¿Alguna anécdota especial?
- Fue en la romería de la Fuensanta. Con tres años me acercaron a un grupo de músicos y gente que bailaba. A pesar de lo tímido que soy me puse a bailar y cansé a los músicos que decían; Este crío debe ser hijo de artistas. Entre otras muchas anécdotas, cuando los empleados del taller de ebanistería de mi padre terminaban su jornada laboral aprovechaba los bancos vacíos como escenarios y sobre ellos, en lugar de hacer los deberes de la escuela, imitaba a los actores contando las historias que se me ocurrían teniendo como público a mis compañeros de la escuela y vecinos hasta que mi madre aparecía de repente y me aconsejaba: Estudia para ser alguien el día de mañana, un hombre de provecho y no pierdas el tiempo con tanto juego inútil que te llena la cabeza de pájaros. Para satisfacerla me ponía a estudiar. Era consciente que era mi mayor cómplice, pero tenía que obedecerla. Tampoco desaprovechaba mis estancias estivales en Miracampos, unas tierras de limoneros y parrales de mis padres, y de mi familia paterna, en que adaptaba cuentos, los montaba y dirigía, siendo los intérpretes mis primos y los telones y bambalinas, sábanas y colchas sujetas a los alambres del parral con pinzas de la ropa.

Llegaste a Madrid joven para buscarte la vida y conseguir tus sueños y metas. ¿Cómo fue la experiencia al principio para un joven murciano?
- Me faltaba el aire, espacio y tenía la necesidad de tocar el horizonte y saber lo que había al otro lado, muy osado, con bastante riesgo e inconsciente de lo que significa abrirte paso en una gran ciudad que si eres débil o ingénuo fracasas, pero seguro de que encontraría lo que buscaba. No fue cómodo ni sencillo. Recibir golpes forja al hombre como a las espadas. Yo no iba a ser la excepción. Además llevaba en mi equipaje la publicación de libros de teatro, poesía, el estreno en TVE de EL HERRERO DE BETSAIDA, en Radio Murcia la serie María DE MAGDALA, el estreno de El Tapiz en la inauguración del Café-Teatro La Habana en Murcia, COSAS DE LA TIERRA, mi primer libro de versos con la presentación de José Ballester, director de la Verdad de Murcia, EJES DE VIDA, prologado por José Hierro, conferencias, charlas, recitales en Instituciones Universitarias y otras actividades culturales en Valencia, Madrid, Málaga, Murcia... Discos de canciones con letras de mis poemas... El afán de crecer y desarrollar mis ilusiones era y son el único bálsamo que me fortalece ante la realidad que idealizo. Momentos anteriores de la despedida, mi madre, fuera de la vista de mi padre, me entregó una pequeña bolsa de lino blanco con una cinta para colgarla a mi cuello con 1500 pesetas y un imperdible para sujetarla a la camiseta. Me dijo: Este dinero lo guardas por si no te va bien para que puedas regresar a la casa. Una época de mi vida llena de todo tipo de sorpresas. Era todavía joven para comerme el mundo y no al revés.

Estamos en el famoso Gran Café Gijón aquí en Madrid donde has pasado muchísimas horas de tu vida con amigos y compañeros míticos del mundo cultural. ¿Destacas alguna historia de esos tiempos?
- Durante los dos primeros años en Madrid no tuve un trabajo estable como profesor y tuve que valerme o de sustituciones o de escribir y dirigir en algún colegio privado obras en verso, dramas litúrgicos y soportar la incertidumbre que no compartía ni con mi familia. Me veían en revistas y periódicos y no se imaginaban la situación real que yo escondía con sigilo. Poco tiempo después, tuve un contrato laboral en condiciones, publicó Planeta mi libro biográfico sobre Miguel Hernández, Escélicer otras piezas de teatro. Escuela Española obras para niños y jóvenes que había estrenado en Madrid... Por fin encontré mi lugar y me entregué a todo proyecto cultural posible sin perder la identidad que me caracteriza. Al finalizar los actos literarios en Instituciones Culturales Vox de Madrid, que tuve la suerte de moderar y dirigir, solíamos ir con los ponentes a tomar una copa, con preferencia al Café Gijón. Aquella noche de primavera vestía chaqueta blanca y pantalones negros. Todavía no me había sentado cuando una señora con mucha prisa se me acerca, me abre la mano y me pone dinero mientras dice: Lo que sobra para usted. No tuve tiempo para hacerle notar su equivocación porque se había marchado. Los que me acompañaban, entre ellos, el poeta palestino, arabista y gran amigo Mahmud Sobh, con la ironía, la sonrisa que le singularizaba, en clave de humor, muy solemne espeta: Manuel, mi hermano, tráeme lo de siempre. Quédate también con la propina al ser la imagen perfecta de los camareros del Gijón. Y siguió el cachondeo... que volvería a repetir si pudiese regresar a los amigos que nos han dejado.

¿Cuál y cuándo fue la primera obra publicada?
- LA ESCARCHA. Editorial ESCELICER, S.A. Colección TEATRO en 1973, que después se estrenaría en RTVE por su cuadro de actores en las Noches de Teatro, los domingos.

Has estrenado decenas de piezas teatrales. ¿Cuál ha sido la que más satisfacción te ha dado?
- BIEN DE ALMAS, AMOR PROHIBIDO. Diez temporadas en cartel en los Teatros Estatales de Sofía y Silistra (Bulgaria), con dos montajes diferentes por el director Stefan Staychev, y traducción de Tamara Tákova. Después se publicó en la Editorial FUNDAMENTOS, espiral/teatro.

Una de las cosas que caracterizan algunas de tus obras es el verso ¿por qué sientes que puedes expresarte mejor así?
- Depende del género dramático y del argumento. A los dramas litúrgicos y a las piezas de contenido lírico les beneficia. Utilizo el lenguaje poético y el verso sin renunciar al lenguaje popular y sencillo para no establecer barreras de acercamiento. Escribir en verso, aunque hoy no se valora, permite someter las palabras al ritmo estético del conocimiento. Si los clásicos lo hicieron, porqué no imitarlos.

Tus obras se han difundido fuera tanto como dentro de España. ¿En qué países están disfrutando de tus libros?
- Si tomo como referencia las traducciones: Polonia, Suecia, Bulgaria, Noruega, Rusia, Grecia, Francia, Italia, países americanos... sobre todo en los que fui a presentarlos.

Es importante que la traductora de tus libros de teatro y poesía en Bulgaria es la hispanista Tamara Tákova, que también traduce para grandes escritores como Gabriel García Márquez, entre otros. ¿Qué importancia ha tenido y tiene para ti y tu obra?
- El regalo más valioso que fortaleció mi autoestima y que desde mi primer encuentro en Sofía, el año 1979, con motivo del PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE NIÑOS, ONU. Madrid y Sofía, al ser invitado a la ASAMBLEA INTERNACIONAL DE LOS NIÑOS DE SOFIA, el Vicepresidente de la Asociación de Escritores Búlgaros, Lachezar Elenkov, reconocido poeta y marido de Tamara, nos presentó y hasta hoy es la hispanista búlgara que ha prestado su voz a mi obra poética y dramática publicada allí en bilingüe. Tamara Tákova, además de haber sido desde 1993 profesora adjunta de la facultad de Filologías Clásicas y Modernas de la Universidad de Sofia ha traducido más de 36 obras de autores hispanohablantes, entre otros Nikolás Guillén, Roberto Fernández Retamar, José Martí, Miguel Ángel Asturias, Pablo Neruda, Camilo José Cela, Ana María Matute, Gabriel García Márquez, Nancy Morejón, Mario Vargas Llosa, Volodia Telteiboim, Antonio Muñoz Molina, Clara Sánchez, Jorge Luis Borges, y ahora traduce EL ÚLTIMO DIOS del genial dramaturgo Juan García Larrondo.

¿Alguna anécdota que has vivido durante tu larga e interesante carrera, por ejemplo, la que implicó a la policía secreta que protegía al Rey de Bulgaria y Primer Ministro durante el reestreno de tu obra BIEN DE ALMAS, AMOR PROHIBIDO en el Teatro Estatal de Silistra?
- El Rey Simeón de Bulgaria asistió a la representación y me sentaron a su lado, Tamara me acompañaba y en una escena de la obra, el actor que hacía de marido de la protagonista al sacar del estuche del violín un revólver... se pone tembloroso y pálido, el sudor le resbala por el rostro, una actuación que superaba la de los profesionales más célebres y le premiaron con aplausos y ovaciones. Con todo, entusiasmado comento: Nunca he visto a ningún actor tan entregado a su papel tan real y brillante. Durante la cena con el director, equipo técnico y artístico, les felicito, en especial al que tanto me había sorprendido. Todavía estaba tembloroso y pálido. Stefan Staychev y los actores me dicen: No interpretaba, era real. Los policías entre bastidores, le apuntaban.

Has publicado cientos de obras ¿Hay alguna de la que te sientas más orgulloso?
- 'Si buscas perfección, nunca estarás contento' (León Tolstoy). Una vez que las veo publicadas soy muy exigente conmigo mismo y procuro mejorar en las siguientes con más esfuerzo.

También has recibido numerosos reconocimientos por tu trabajo. ¿Algunos en especial?
- Casi todos son inyecciones de estímulo para seguir más por vocación que por oficio. Por citar algunos: Orden Primer Grado Cirilo y Metodio, concedida por el Consejo de Estado Búlgaro en 1982, Premio Internacional de Poesía Nikola Vaptzarov, Cruz Europea de Oro de AEFE y ver mi nombre en una plaza y avenida de la población donde nací, sin estar muerto.

Además escribes para niños. En esta sociedad tan tecnológica ¿qué les aportas?
- Nada es como antes y todo ha cambiado. Con el teatro me siento útil para formarles y conseguir una manera de vivir más tolerante y comprensiva. Los pedagogos han destruido la educación por algo ambiguo, sin futuro en estado de calamidad, ignorancia, estupidez, que somete, hunde y manipula. Las obras que he escrito para niños en edad escolar tengo muy presente que ellos comienzan a manifestar por sí mismos los sentimientos de justicia, fidelidad, amor, etc. no como lecciones impuestas que por lo demás serían, dice la Psicología infantil, incapaces de asimilar en esas edades, sino como descubrimientos, como parte orgánica de la aventura de vivir, porque proporciona al niño las imágenes con las que avanza en el camino de la vida. Los montajes infantiles como actividad complementaria que he realizado para todas las edades escolares con mis obras en prosa o verso, intento aportar ilusión, fomentar la solidaridad y convivencia entre ellos con el objetivo de educarles.

El mundo del teatro y el mundo cultural en general se ha visto muy afectado en los últimos años, ¿Cómo crees que el mundo político ha influido o influye?
- Con todas las armas posibles para que no despierte conciencias ni provoque conflictos. Una sociedad como la nuestra acostumbrada a la apariencia y el manejo le costará mucho un cambio apropiado y eficaz pero debe arriesgarse a perder esa ficticia seguridad para entrar en lo auténtico, valorar su propia identidad y estimación que heredó apesar de los procesos de mala cultura y desarraigo de sus tradiciones. Ni puedo ni debo ser imparcial ante el atropello que aguanta el hecho teatral y que los menos cualificados contribuyen sin ocultar el daño que se está haciendo al teatro. ¿Está educado el pueblo en general para que el teatro sea uno de sus mejores disfrutes culturales? Hoy en día, que tanto se habla de pluralismos, de políticos y de las libertades de expresión, se abandona el teatro y se le deja agonizante. Aunque tampoco dejan opciones los mismos de siempre, que lo único que les interesa del teatro es aprovecharse y manipular desde sus cargos e instituciones a los espectadores y a los profesionales, no a sus protegidos. La cultura es el catalizador más real de la sociedad en cada época o grupo determinado social relacionado con el progreso, sus valores, la convivencia y la paz. Sólo con observar las costumbres de un pueblo lo evaluamos. Los políticos son abanderados de sus correspondientes partidos y no a todos les prioriza la cultura o el teatro si no es para beneficiarse. El teatro en España y en todo el mundo padece una crisis galopante. Habría que preguntarle a los responsables políticos que diesen respuestas fiables que nunca darían.

Tu último libro ha sido 'Francisco Salzillo. La pasión y la gloria', una obra dramática sobre uno de los escultores-imagineros más importantes del Barroco en España. ¿Qué te motivó?
- Soy murciano y era una asignatura pendiente el recrear la vida y obra de este genio de la imaginería religiosa, que además le admiro y me provoca sentimientos encontrados. No se pudo realizar la presentación en la Iglesia de Jesús, donde está su museo, el 26 de marzo de 2020, debido a la pandemia. Dentro de las expectativas del Teatro Histórico que me atrae y escribo, Francisco Salzillo reúne todas las claves necesarias como la visión del escultor enfrentada con las costumbres de algunos aristócratas y clérigos. Incluso con las gentes más humildes, preocupadas más por lo efímero y mundano, el fanatismo y engaño que imponen las jerarquías del poder, también en la Murcia del s. XVIII.

Eres un apasionado de la vida y trabajo de Tchaikovski y entiendo que tu próxima obra dramática pueda ser sobre la vida de este gran compositor. ¿Es tan complicado conseguir material sobre él aquí en España? ¿Qué plan tienes para su investigación?
- El mismo que utilizo para darles visión a los grandes sucesos de la historia. Es cada vez más complicado porque cierran librerías y las de ahora carecen del material necesario, salvo en la Biblioteca Nacional. Tienes que buscar en otros países y en su propia lengua, lo que ralentiza la investigación y la escritura. El drama histórico requiere constancia en el estudio y mucha dedicación. Tchaikovski es un personaje tan humano como genial y atractivo.

Dando conferencias o charlas en centros universitarios durante el tiempo de Franco ¿Cómo fue esa época o qué experiencia viviste?
- Con la perspectiva de los años no fue diferente a la de los demás países que perdieron o ganaron una guerra civil. Años de escasez, aislamiento y dictadura, pero de una gran esperanza en el futuro con la superación y el esfuerzo. Hubo progreso e ilusión entre la gente que deseaba recuperar la paz que le habían arrebatado. Y muchos sueños se hicieron realidad. Al paso de los años... todo es diferente. El temor, la incertidumbre y la confusión es lo que hay. Nunca imaginé que me vería en una comisaría de policía de Madrid leyendo la conferencia sobre Miguel Hernández que habría impartido en el Colegio Mayor de Nuestra Señora de África el día después que suspendieron dicho acto. EL TORNILLO, obra dramática sobre el mismo poeta, el texto fue tachado íntegramente por la censura del entonces Ministerio de Información y Turismo, siendo la última obra publicada en la Colección TEATRO, editorial ESCELICER, S.A. En esta época incómoda y peligrosa la guerra de Ucrania traerá un Nuevo Orden Mundial desagradable de Polos opuestos y enfrentados, se tendrá que aceptar la convivencia en bipolaridad. Han destruido proyectos, ilusiones y esperanza. Vivimos un cambio total cuya amenaza es China. No soy optimista con las políticas actuales porque disimulan y engañan.

Nacido al final de la guerra civil has vivido durante muchas épocas importantes hasta ahora. ¿Cómo está el mundo cultural actual?
- Los cambios radicales y todavía los que se esperan no sólo han empobrecido el hecho cultural sino que lo han deteriorado con el todo vale, no hay selección y lo han dejado huérfano, frustrado y confuso por la ignorancia y el engaño de algunos líderes torpes e incultos. Publicar un libro se ha convertido en una costumbre generalizada para engordar el ego de la vanidad y adornar los engolados currículos, que a veces, son otros quienes los escriben por encargo y otros, los más peligrosos, autorizan.

¿Cuáles han sido los momentos más complicados que has encontrado en tu carrera?
- Al no estar familiarizado con el mundillo del teatro y andar por libre... me he llevado decepciones de todo tipo pero nunca he tirado la toalla. He sido consciente de que el fracaso provocado no es tal derrota y que los golpes y las promesas incumplidas son necesarias. Pero sirve para conseguir logros y experiencias. A pesar de que no ha sido nada fácil remontar. El verdadero obstáculo se inicia cuando te das a conocer con algún inesperado éxito en las ediciones de una editorial importante como Planeta. El cinismo y la competencia de algunos profesionales de comparsa, amparados por sus mañas y chanchullos hacen lo imposible contra los que honestamente se abren camino en esta parcela de la cultura. Entre otros destacaré, hacer un viaje a Bulgaria para asistir al estreno de NIKOLA VAPTZAROV, EL SURCO SANGRIENTO y por motivos políticos suspenderlo, tacharme el texto íntegro de mi pieza dramática EL TORNILLO, LA CONDENA Y EL VUELO, rechazar aconsejado la invitación a Rusia para homenajear al poeta Mijail Lérmontov y presentar durante una semana mi obra en las instituciones estatales de Moscú y tener que devolver el pasaje, caer en las manos inadecuadas e incumplir con las suficientes representaciones que requieren las ayudas oficiales y sobre todo las promesas incumplidas.

Has conocido y conoces a tanta gente profesional y personalmente... ¿Quiénes te han impactado más?
- Vicente Aleixandre, José Hierro, Gabriel Celaya, Carmen Conde, William Mereditch, Lachezar Elenkov, Liuvomir Levchev, José López Rubio, Camilo José Cela, Jaime Salom, Peter Curman, Juan García Larrondo, entre otros muchos de los que aprendí y me escucharon.
Clark, Abi
Clark, Abi


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania