Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Oh, las monarquías

jueves, 22 de septiembre de 2022
Un grupo de experimentados políticos españoles considera que la monarquía es una institución medieval (tienen razón) y que es impostergable abolirla porque es la culpable de todos nuestros males.

Y resulta que la vez pasada, estos mismos líderes representantes del pueblo, montaron un debate en el Congreso de Diputados porque el Rey español no se levantó al paso de una espada que dicen perteneció a Bolívar. Una espada, símbolo del poder en la edad de hierro, eso se llama congruencia intelectual.Salvo que sean jugadores de truco, donde el as de espadas vale mucho más que cualquier rey.

Hace unos días, a Gorbachov, una de las personas que más hizo por la paz mundial, se le ocurrió morirse en el aniversario de la muerte de Lady Di. Pobre, apenas unos segundos en los telediarios, mientras el mundo entero se chupó horas y horas de documentales y programas lacrimógenos sobre la trascendencia de la Princesa de Gales en la evolución de la humanidad. Y donde se trataba de poner en relieve que los pobres y las injusticias le atraían más que las cámaras y los yates de lujo.

Con el fallecimiento de la Reina Isabel II, el mundo entero está condenado a pasarse diez días enterándose de todos los detalles de tan solemne funeral, estrictamente ensayado, con desfiles de coloridos trajes y negros atuendos. Y los súbditos de todo el mundo envidiarán la suerte de los británicos, que luego de horas de espera, podrán ver y fotografiar un coche fúnebre, y solo unos pocos tocar a su alteza real Carlos III. Después que millones de personas depositen un ramo de flores en alguna parte del planeta. Es que la reina ha sido un personaje único, aguantó 70 años en el cargo sin quejarse ni pedir aumento de sueldo, manteniéndose con un salario mínimo.

Lo interesante de este despliegue de medios y estrellas televisivas, es que los españoles se van a enterar que Su Majestad era la jefa de estado de Gran Bretaña, pero también de Canadá, Australia, Nueva Zelanda y un montón de pequeños países que no tienen la suerte de conocer el argumentario de nuestros preclaros políticos. La cooperación española debería incluir un programa enviando a Bellarra, Rufián y Etchenique a que expliquen sus avanzadas ideas a estos ignorantes países subdesarrollados.

Los nostálgicos, no alcanzan a ver que la corrupción en muchas repúblicas dejan a los chanchullos y comisiones de algún ex monarca, como simples prácticas de becarios.

Andrés Montesanto, republicano o monárquico, pero con gente seria en el gobierno.
Montesanto, Andrés
Montesanto, Andrés


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania