Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Permisivismo y violencia del fin de semana: Fútbol y demás

martes, 08 de octubre de 2002
¿A que se debe que grupos de jóvenes, menores, se comporten brutalmente en el campo del Sevilla donde agredieron a un guarda jurado al que pudieron liquidar, invadieron el campo como si nada para robar balones, agredir a un portero (este agresor declaro que lo hizo para hacerse famoso), prendieron bengalas que están prohibidas y que ya causaron muertes, etc.?.

¿Acaso esta violencia juvenil en el fútbol y otras partes, surge por generación espontanea o, por el contrario, se debe al caldo de cultivo que se ha venido generando en España, mediática, familiar, educativa, cultural, intelectual, política, judicial, funcionarial, policial, económica, laboral, deportivamente, en el campo del ocio y de la diversión, con el permisivismo, con el todo vale, especialmente los fines de semana y días de movida pero no solo, para divertirse y arrasar, para desfogarse, 'ir a la buena bola', para descontrolar y alucinar?

En El Pais Vasco, en otro programa televisivo absolutamente espeluznante de los equipos del gran Melchor Millares, se ha visto adonde puede llegar el fundamentalismo nacionalista vasco (con sus socios nacionalistas y no nacionalistas), racista y excluyente, la degradación material y moral, al permitir, tolerar, fomentar, promover el terrorismo de alta, media y baja intensidad, el totalitarismo puro y duro. Hemos podido comprobar como la brutal violencia callejera, la 'kale borroka', este vivero terrorista y totalitario, estaba protagonizada por jóvenes, por menores, que llevaban las camisetas de la Real Sociedad, el Bilbao (esto no lo critican en los medios 'progres', al contrario hablan del 'problema político', 'dialogo', etc.), etc.

La violencia catártica, extática, es un importante ingrediente placentero e identitario (pensemos en la cultura de las mafias) que se potencia grupal y masivamente, pero también mediáticamente y por otras instancias, con el consumo de drogas legales e ilegales y en eventos, celebraciones y ritos, en acciones y representaciones que son propensas, que fomentan el enfrentamiento grupal, pandillero, de hooligans, movimientos ultraviolentos etc.; o que, incluso, se provocan para aumentar las dosis de excitación, de aventura, riesgo, diversión, para alcanzar protagonismo, etc.

Si a esto unimos que los medios de comunicación, que son la instancia socializadora que ha desplazado a la familia y a la educación en la encarnación e institucionalización de actitudes, comportamientos, modos, modas, maneras, representaciones y valores, especialmente la televisión junto a la cultura del ocio, de la sociedad del espectáculo y la imagen, la cultura de divertirse hasta morir, de ser famoso lo mas rápido posible y a cualquier precio (al igual que sucede con la lucha por la audiencia); si a esto unimos que fomentan, como sucede, y entre otros, con Crónicas Ultra Porno-Violentas-Morbo-Marranas, el peor de los permisivismos, envilecimientos y degradaciones y, que para colmo, su presentador Javier Sardá (amigo Javier, como te decía por escrito hace tiempo, y desde las colaboraciones en 'La Ventana' en Radio Nacional de España, el fin de conseguir la máxima audiencia, fama, posición, dinero, etc., no justifica lo peor de lo peor, convertirse en su esclavo y tirar por la borda la dignidad, la deontología y el buen nombre profesionales) dice que su programa es 'claramente progresista' y todo el mundo le hace la pelota incluidos importantes intelectuales y lideres sociales, nadie le para los pies, esta claro que los jóvenes, los menores (y que me dicen del espectáculo degradante que dan –se les fuerza a dar- muchos mayores, incluido ancianos, en la televisión, la mas elemental falta de respeto hacia ellos mismos y los demás que juegan, son jugados) han venido teniendo y tienen un caldo de cultivo completamente propenso a la encarnación e institucionalización de lo peor individual y socialmente, de la violencia primaria y secundaria mas condenable y repudiable, del gamberrismo e incivismo, etc. Lo cual no cae del cielo sino que se crea, se genera, mantiene, aumenta, alimenta (material y espiritualmente: la castración mental, etc.) y reproduce por agentes, conductores, lideres, grupos e instancias sociales varias.
Cancio, Miguel
Cancio, Miguel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania