Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Visitas de Eugenio Montes a Miguel de Unamuno

lunes, 04 de julio de 2022
O inicio da amizade entre Eugenio Montes e don Miguel de Unamuno, coincidiu coa súa chegada a Madrid, para iniciar os estudos universitarios no ano 1919. Foi Valle Inclán, quen lle presentou a Unamuno, ao que seguiu unido, con maior ou menor intensidade durante dezasete anos (1919-1936), indo a visitalo a París e a Hendaya, cando estaba no exilio e a Salamanca nos momentos críticos, días antes do seu falecemento o 31 de decembro de 1936.

Ese vínculo afectivo está descrito por Eugenio Montes na entrevista con Joaquín Soler Serrano do programa "A Fondo", mis personajes favoritos. Número 75. pp. 595-598, e na extensa crónica de "El Adelanto de Salamanca" do día 29 de setembro de 1964, coincidindoco centenario do nacemento de Unamuno, (anexo 13).

Texto da entrevista do programa "A fondo":
[Los hermanos de mi abuela se caracterizaron en Santiago por ser los peores estudiantes de la Universidad, (...). Concluyeron sus carreras cuando les formaron tribunales sus antiguos condiscípulos, que entre tanto habían ido adelante. Estos eran grandes amigos de Valle Inclán. Cuando yo vine a Madrid por vez primera a estudiar traía carta de uno de mis tíos-abuelos para don Ramón que me recibió con el brazo y medio abiertos, y fue mi gran Virgilio en el Madrid literario de aquel entonces (...).

¿Cómo se trataban Valle y Unamuno?
Muy ceremoniosamente. En el fondo ninguno de los dos aceptaba ser el que escuchaba al otro (...).

Pero fue don Ramón quien le presentó a Unamuno...
Sí, fui uno de los pocos que tuvieron esa suerte, de que Valle Inclán fuese quien me presentase a Unamuno que vivía en Salamanca y venía a Madrid pocos días.

Generalmente se reunían en torno a él gentes con pasión política, aunque a mí me parece que él prefería a los que tenían pasión intelectual. Disertaba en la "cacharrería" del Ateneo. Vino el gobierno del general Primo de Rivera (...).

Pero hacia 1927 cambiaron los aires...
En efecto. Como es sabido. Unamuno había estado en Fuerteventura y en Hendaya. Entre tanto, yo había concluido mi carrera, era catedrático de filosofía en Cádiz, e invertía el título de Dumas De París a Cádiz yéndome de Cádiz a París. Me paraba siempre tres o cuatro días en Hendaya para oír a don Miguel. Y fue precisamente a don Miguel a la primera persona a la que oí hablar vascuence].

Texto do "Adelanto de Salamanca":

[París, allí le llevé yo de regalo la "Consolación de la Filosofía", escrita por Boecio (1).
Allí le acompañé muchas noches en las inacabables caminatas, desde la Rotonda de Montparnase, hasta el barrio de la Estrella, divagando a veces por la playa de los Vosgos a recitar la victorhuguesca leyenda de los siglos.

(...) Emocionaba en Hendaya verle mirar las torres de Fuenterrabía y oírle hablar en vascuence con los mineros. Sobre la lengua ancestral de su país compusiera la Memoria del Doctorado (...)].

D. Miguel chegou a Hendaya, procedente de París o día 22 de agosto de 1925, situouse ao lado da súa xente, da súa terra e das súas raíces. A fronteira física do río Bidasoa e a administrativa entre Irún e Hendaya, era fácil de andar e desanda mentalmente. A París chegou desde Fuerteventura, ao conseguir fuxir do desterro ao que estaba sometido por a Ditadura de Primo de Rivera, desde o día 21 de febreiro de 1924.
A estancia en Hendaya durou desde o 22 de agosto de 1925 ata o 9 de febreiro de 1930.

Cando o maltrato e a incomprensión, acontecen de novo no ano 1936, por os dous bandos enfrontados, tanto por parte da República, Montes seguiu ao seu lado e no momento que a represión foi por parte do goberno de Franco, naqueles tempos tan duros e de tanta pena acumulada por o falecemento da súa filla Salomé (1933), da súa muller, Concha (1934), da expulsión da Universidade, das institucións e da reclusión na súa casa a modo de cadea; Montes vai a miúdo a Salamanca, para intentar paliar, dentro das súas posibilidades aquela intensa dor e desamparo ao que estaba sometido.

"El 21 de diciembre, en una tarde muy fría, el falangista Eugenio Montes acompañó a Unamuno por el camino del cementerio. Unamuno entró en el taller del marmolista que había esculpido la lápida de sudifunta esposa, doña Concha, y le encargó otra similar para él con el siguiente epitafio: «Méteme, Padre Eterno, en tu pecho/ misterioso hogar,/ dormiré allí, pues vengo deshecho / del duro bregar»" (2).

Cando temos a oportunidade de comparar o que nos narra Montes no artigo do "Adelanto de Salamanca", que estaba no escenario dos acontecementos, apreciamos unha notable diferencia, tanto na forma, como no fondo e no contexto. Montes estaba con Unamuno, como amigo, ao que quería axudar e consolar naqueles momentos de profunda dor, nos que estaba tan só.

Na lápida esculpida, só figura o nome da súa filla, Salomé de Unamuno Quiroga e o de don Miguel de Unamuno, (anexo 11).

[Unos días después, me lleva a un taller de marmolistas, a la orilla del Tormes, y sacando del bolsillo un papel, me lee estos versos, con aquella su voz de caña rota, de pescaliana caña que piensa:
Méteme, Padre eterno, en tu seno,
misterioso hogar,
dormiré allí, pues vengo deshecho
del duro bregar.

Es mi epitafio.

Helaba en Salamanca, y helaba en mi al despedirlo en el umbral de su casa, vecina a "la casa de las muertes". Partía yo para Sevilla. Allá me alcanzó la triste nueva, el último día de 1936].

Nas páxinas da Gazeta, do Boletín Oficial de la Junta de Defensa Nacional e do BOE, encontramos varias veces a nome de don Miguel de Unamuno y Jugo, desgraciadamente, non sempre para ben, tanto dun lado como do outro pasaban do, amor ao odio, con intervalos curtos de tempo, tal como podemos comprobar nos decretos e ordes, que van do 30 de agosto de 1914 ata o 28 de outubro de 1936:
1. Gaceta de 30 de agosto de 1914. Cese de Reitor da Universidade de Salamanca, (anexo 1).
2. Gaceta de 21 de febreiro de 1924. Desterro a Fuerteventura, (anexo 2).
3. Gaceta de 12 de abril de 1930. Reingreso de catedrático, (anexo 3).
4. Gaceta de 24 de maio de 1931. Nomeamento de Reitor da Universidade de Salamanca, (anexo 4)
5. Gaceta de 2 de outubro de 1934. Xubilación por idade, (anexo 5).
6. Gaceta de 2 de outubro de 1934. Difusión en todos os centros educativos do seu discurso de apertura do curso, (anexo 6).
7. Gaceta de 14 de abril de 1935. Nomeamento de cidadán de honor, (anexo 7).
8. Gaceta do 23 de agosto de 1936. Anulación do Decreto de nomeamento de Reitor vitalicio, da creación da cátedra que levaba o seu nome, así como o do nome do instituto de Bilbao, (anexo 8).
9. Boletín Oficial de la Junta de Defensa Nacional de 4 de setembro de 1936. Nomeamento de Reitor da Universidade de Salamanca, (anexo 9).
10. BOE de 28 de outubro de 1936, cese de Reitor, (anexo 10).

D. Miguel de Unamuno, ademais do aprecio que lle tiña a Montes como amigo, admiraba ao Montes intelectual, que tan ben resume nesta frase, citada por Joaquín Calvo Sotelo, no obituario da RAE: "a su profundo saber y la inteligenciaabarcadora que en ningún otro encontraba" (3).

Ese cariño e esa admiración foron recíprocas, numerosas foron as conferencias e artigos de prensa que Eugenio Montes lle dedicou a Unamuno. Nos Institutos de Língua e Literatura, de Lisboa e de Roma, cada ano académico estudábase unha figura importante das nosas letras, D. Miguel tivo o seu espazo, o seu tempo e o seu estudo en ambos institutos, cando Montes era Director.

A Gaceta Literaria, dedícalle o día 15 de marzo de 1930, un número extraordinario a figura de don Miguel de Unamuno (4), a colaboración de Eugenio Montes, na páxina 14, "Unamuno y Pascal", fai un curioso paralelismo entre os dous intelectuais, que en lugar de diverxer, semella que acaban confluíndo, nun escenario do territorio vasco-francés, (anexo 12).

No centenario do seu nacemento, Montes impartiu varias conferencias e publicou artigos de prensa, con títulos tan significativos como: "En el centenario de Minguel de Unamuno. El español más tradicional de todos los tiempos", "El otro Unamuno: don Miguel y la España eterna", "Genio y figura Unamuno. Profeta y liberal"

Eugenio Montes sempre estivo próximo ao gran intelectual, sabio, íntegro, ético, coherente, valente, incomprendido e maltratado, querido e odiado, tanto por gobernantes de dereitas ou de esquerdas, monárquicos ou republicanos.

D. Miguel non era o problema, todo obedecía a un diagnóstico equivocado da situación, consideraban que ao identificalo como "chivo expiatorio" e recorrer a Gaceta ou ao BOE, como castigo, que se acababa o problema, o resultado era que o problema seguía medrando, ao igual que cando ao enfermo se lle aplica unha terapia inadecuada.

Ben é sabido, que un diagnóstico equivocado, leva a un prognóstico desacertado e a unha terapia inadecuada, que a maioría das veces trae consecuencias irreparables.

CITAS:
1. Resumen de De la consolación de la filosofía, de Boecio
https://www.biografiasyvidas.com › consolacion_filosofia
De la consolación de la filosofía
La más interesante y universalmente conocida de las obras de Boecio es sin duda De consolation e philosophiae (De la consolación de la filosofía), impresa por primera vez en Nuremberg en 1473; las mejores ediciones son las de Jena (1841) y Leipzig (1871). Fue escrita en la cárcel entre 523 y 524, y consta de cinco libros en los que, alternándose prosa y verso, se desarrolla un diálogo entre el autor y su visitante, la Filosofía.
Mientras el autor está buscando en la poesía alivio a sus miserias, la Filosofía se le aparece bajo la figura de una mujer de venerable aspecto, con ojos llameantes y dotados de sobrehumana agudeza, arreada con un precioso vestido, en cuyo borde inferior está escrita una P y en el superior una T. Estas letras, que sin duda simbolizan la división platónica de la filosofía en práctica y teórica, están unidas por peldaños, que recuerdan el otro concepto platónico complementario de la ascensión de la práctica a la teoría.
2. https://historia.nationalgeographic.com.es/a/miguel-unamuno-escritor-critico-todos_15027
3. Joaquín Calvo Sotelo, necrológica de Eugenio Montes, Real Academia Española, p.11.
Eugenio Montes (1900-1982) - Real Academia Española
https://www.rae.es / sites / default / files / Necrol
4. La Gaceta Literaria (Año IV, n. 78, 15 de marzo de 1930). P. 14, artigo de Montes. "Unamuno y Pascal".
Rivero, Manuel
Rivero, Manuel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania