Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Parroquias en Castro de Rei (II)

miércoles, 01 de octubre de 2008
Parroquia de Bendía (San Andrés)
La feligresía de Bendía en sus 939,7 hectáreas, agrupa las poblaciones de: Acea, Campo, Cando, Cornide, Hermida, Lama, Rozadas, y Vilariño; con un total de 40 viviendas, de éstas 29 son princi-pales y 11 no principales.
Según el Nomenclátor provincia de 1981 la población de hecho y de derecho era de 103 habitantes, de ellos 55 varones y 48 mujeres.
Delimitada al norte por la parroquia de santa María de Quintela; por este con san Salvador de Ansemar; por sur con san Esteban de Loentia, y por oeste con el municipio de Cospeito.
El monte Alto de Vilariño (507 m.), y el río Miño con el Rego dos Chaos son los principales accidentes geográficos.
Al contrario que sucede con otras parroquias del término municipal en ella no aparecen catalogados yacimientos arqueológicos ni tampoco existe una toponimia que aporte algún dato fehaciente al respecto; y los mismos datos documentales son relativamente recientes, por lo menos los que obran en el Archivo Catedralicio de Mondoñedo, que solamente se remontan al año 1481, dando noticias de los préstamos a los canónigos de la catedral, entre los que figuran los de Castro de Rei, Loentia, Ameixide, Bendia y san Xulián de Mos.
Según recoge el Cuestionario de la Real y Única Contribución, es decir Catastro de Ensenada (a. 1753), “…dicha feligresía es de realengo, y como tal pertenece a S. M. a quien pagan los ve-cinos de ella por esta razón cada quince años (la cantidad) de novecientos treinta y siete maravedís…"; en lo eclesiástico formaba parte del decanato de la Montaña, situación que conservó hasta la última partición administrativa, en la que se adscribió al arciprestazgo da Terra Chá.
A mediados del siglo XVIII figuran como hidalgos D. Juan Antonio Saavedra y Montenegro, dueño de cuatro casas y otras propiedades, y D. Ignacio Manuel Rigueiro y Andrade, también propietario de tres viviendas con sus correspondientes fincas; como queriendo ser testigos mudos de aquel pasado semi-feudal quedan algunas casas blasonadas y otras que no llegaron tener dicho símbolo de grandeza y poder, lo fueron la casa de Medallas, Xardoal o el importante solar de los Cornide, cuna de ilustres personajes. En 1559 Pedro de Saavedra, dueño de la casa, torre y solar nombrado de Vilariño, recibe en foro tres casas terreñas (de planta baja), sitas en la ciudad de Lugo y dominio directo de la dignidad episcopal.
Cuando en 1835 se implantaron los mecanismos administrativos necesarios para desarrollar y hacer cumplir el R.D. del 23 de julio del mismo año, pasó a formar parte del recién creado ayun-tamiento de "Castro de Rey de la Tierra Llana"; pagando sus vecinos en 1845 unos 209 Rs.vn. a la Diputación Provincial.
A mediados del pasado siglo es editado el famoso Diccionario Madoz, que la describe así... Bendia (san Andrés): feligresía en la provincia y partido judicial de Lugo (3 leguas); diócesis de Mondoñedo (6), y ayuntamiento de Castro de Rey de sierra llana (1). Situado en terreno desigual y á la derecha del Miño, el clima templado y sano; las enfermedades más comunes son anginas, fiebres-gástrico-inflamatorias y dolores de costado.
Comprende 31 casas de mediana construcción y pocas comodidades.
La iglesia parroquial (san Andrés), es matriz de san Esteban de Loentia. El curato de segundo ascenso y de patronato laical. Tiene una ermita bajo la advocación de Ntra. Sra. del Carmen en el sitio de Bejan (Bexán). El terreno de nula calidad y el indicado Miño pasa por la izquierda de la parroquia; tiene poco monte y despoblado. Caminos: la carretera de Lugo a Mondoñedo en muy mal esto, y el correo se recibe de la estafeta de Quintela. Producción: centeno, maíz, cebada y alguna legumbre; cría ganado, prefiriendo el vacuno; hay caza de perdices y liebres, y se pescan truchas y anguilas. Población 23 vecinos y 160 almas.."

Parroquia de Castro de Rei (San Xoán)
La feligresía de Castro de Rei en sus 31,5 hectáreas, reúne una población de hecho de 149 habitantes, de estos 69 eran varones y 80 mujeres; la población de derecho era de 157 habitan-tes, de los mismos 70 varones y 87 mujeres.
El número total de viviendas era de 75, de las mismas 55 principales y 20 no principales; todo ello según el Nomenclátor provincial de 1991. Delimitada por su homóloga san Pedro de santa Leocadia; formando los ríos Azúmara y Torneiros los principales accidentes geográficos.
Desde muy antiguo fueron estas tierras conocedoras la presencia humana, y de aquellos pobladores todavía queda una estación arqueológica de origen castrexo, pues frecuentemente cuando se realiza algún desmonte o cementaciones de construcciones aparecen restos de tégulas, lajas, e incluso hoyos donde estaban anclados los esteos que sostenían parte de las techumbres de aquellas remotas casas de planta circular.
Las primitivas "pallozas" con el paso de los años dejaron solar a las rústicas y frágiles viviendas medievales sobre cuyos cimientos actualmente se yergue buena parte del casco antiguo de esta villa, que en la parte de mayor altura fue construido castillo, cuya torre de homenaje estuvo en pie hasta el 25 de febrero de 1941, según unos por la acción de un fuerte vendaval que azotó toda la zona durante aquellos días, pero también según otros la hicieron caer. De ella quedan restos de sus muros, casi ocultos por la maleza; conservándose en una casa contigua (llamada de Amador), un escudo heráldico, de 0,67 x 0,65, con los seis róeles y una tau.
La antigua jurisdicción de Castro de Rei, perteneció allá por el siglo XV al temido guerrero Gómez Pérez das Mariñas; pasando más tarde a formar parte de los estados de la casa de Lemos, concretamente a D. Pedro Alvarez Osorio, quién años más tarde otorgó donación de ella a favor de su hijo D. Galaor, con la condición de que el mariscal D. Pedro Pardo de Cela diera consentimiento al matrimonio de su hija Dª Constanza de Castro con el referido D. Galaor. Posteriormente Sus Majestades los Reyes Católicos hicieron donación de las rentas y demás derechos a los Condes de Lemos con motivo del matrimonio de Dª Beatriz de Castro, hija de D. Rodrigo Enríquez de Castro, con D. Dionis de Portugal, siendo ambos parientes de los monarcas castellanos.
No podemos saber cuando fue levantado dicho castillo ni tampoco el tiempo que permaneció habitado, pero es de suponer que durante bastantes siglos; pues fue destruido por los "irmandiños" siendo alcalde de las posesiones de la misma D. Nuño Martínez; años más tarde fue de nuevo reedificado, custodiándose en el mismo el archivo de la jurisdicción ("pechado vaxo tres llaves") según recogen documentos del año 1737. Ese año era merino y justicia ordinaria de la villa y demarcación administrativa D. Narciso Miranda y Saavedra. Con anterioridad (a. 1646) fue cabo de las milicias de esta villa D. Antonio Montenegro Ribadeneyra y Saavedra; señor de la casa torre de Meira de Belesar (en Vilalba). Años más tarde fue capitán de las milicias de Castro de Rei y cabo de las de la villa de Meira D. Pedro de Saavedra y Bengolea, señor de la casa feudal y coto das Teixoeiras, feligresía de santa María de Ramil.
Incluso ciertos autores locales afirman que en dicho castillo pasó parte de su adolescencia D. Manuel Becerra, quién años mas tarde llegaría a ser ministro en el último Gobierno de D. Amadeo de Saboya, ocupando con Sagasta la cartera de Ultramar en varias ocasiones.
Al comenzar a ser abolidos los señoríos, en aplicación de leyes emanadas de las Cortes de Cádiz, en el año 1812, los Condes de Lemos tienen que dejar gran numero de jurisdicciones, entre ellas la de Castro de Rei, conservando los derechos y bienes "considerados patrimoniales", como era el castillo y ciertas rentas.
El día quince de marzo de 1753, fue realizado en san Andrés de Bendia el Cuestionario general de la Real y Unica Contribución denominada vulgarmente Catastro de Ensenada, que recoge en el apartado veintinueve correspondiente al cuadernillo de esta feligresía de Castro de Rei,..." un mercado que se zelebra de quinze en quinze dias, en el que se cobra dos maravedizes de cada carga de frutas, quatro de cada banastra de sardina, dos de cada tendero, dos cada carga de ollas, dos de cada carga de coles y dos de cada herrero. Y lo tienen arrendado dichos vecinos a Thomas de Varxa, vecino della a quién después de pagar el ymporte en que lo trae arrendado regular de utilidad quinze reales de vellón". Esta referencia nos demuestra que ya en el siglo XVIII se celebraban ferias o mercado en dicha villa; que desde muy antiguo los alcaldes llevan el tratamiento de señoría, según referencias documentales del Archivo Municipal.
Con la entrada en vigor del R.D. de 1835, (23 del VII), e insertado en el BOPLU, (n° 163 del 22 de noviembre), es creado dicho ayuntamiento, que inicialmente lo formaron 33 parroquias, habiendo algunas segregaciones posteriormente.
En la villa de Castro de Rei, radicó dentro de la misma el noble solar de una rama del linaje de los Saavedra, de los Montenegro y de los Santomé, que nos demuestra la importancia que tenía en el siglo XIX.
En el Diccionario de Madoz, la feligresía de Castro de Rei es recogida en los siguientes términos:
“Castro de Rey (San Juan de), villa y feligresía en la provincia, y partido judicial de Lugo (3 leguas), diócesis de Mondoñedo (5), y del ayuntamiento a que da nombre y del que es capital.
Situado en una altura, con buena ventilación y clima templado y sano; es población cercada de antiguas murallas con un cas-tillo de los Condes de Lemos. Reúne doce casas, teniéndola para ayuntamiento, con su cárcel. Hay una escuela privada, poco con-currida y cuenta además con el barrio de Samisagueira.
La iglesia parroquial, (san Juan) es anejo de san Juan de Azúmara. El término confine por el norte con san Salvador de Pacios, por es con su matriz; por su con san Pedro de Sta. Leocadia, y por oeste con esta última. Le baña el río Azúmara que nace en san Ciprián de Montecubeiro, sigue por santa Leocadia y se junta al Miño. Le cruza un puente de un solo arco a la entrada de Castro de Rey.
El terreno es de mediana calidad y el camino que de Lugo dirige a Ribadeo, se encuentra en mal estado y el correo se reci-be de la estafeta de Quintela.
La producción es de centeno, maíz, patatas, lino, nabos, trigo y hortalizas; cría ganado vacuno, caballar, de cerca, cabrío y lanar; hay caza de perdices y liebres, y se pescan tru-chas.
La industria es la agrícola y varios molinos harineros. Población doce vecinos (familias), y sesenta y tres almas (habitantes). Contribución con su ayuntamiento.
Y al referirse al término municipal lo recoge así: "CASTRO DE REY DE TIERRALLANA: ayuntamiento, en la provincia, diócesis y partido judicial de Lugo (3 leguas), audiencia territorial y C.G. de la Coruña (14).
Situado sobre la margen izquierda del Miño y cerca de su origen. Clima templado y bastante sano, si bien no hay desapare-cido aun las viruelas sin duda por apatía e las autoridades. Se compone de la feligresía de Ameijide, Sta. María; Ansemar, san Salvador; Azúmara, san Juan; Balmonte, san Salvador; Bazar, san Pedro; Bendia, san Andrés; Castro de Rey, san Juan; Coea, san Salvador; Duancos, Sta. María; Duarría, Santiago; Dumpín, Sta. Eulalia; Goberno, san Martín; Loentia, san Esteban; Ludrio, Sta. María; Mondrid, Santiago; Mos, san Julián; Orizón, Sta. Comba; Otero, Sta. María; Pacios, san Salvador; Prevesos, san Esteban; Quintela, santa María; Ramil, santa María; Riberas de Lea, san Juan; Santa Leocadia, san Pedro; Triabá, san Pedro, y Villadonga, Santiago. Que reúnen cerca de 1.159 casas, distribuidas en un crecido número de lugares y casas.
La casa municipal (ayuntamiento), se encuentra en Castro de Rey, la cual tiene cárcel, aunque incómoda y poco segura. Hay en este distrito varias escuelas privadas sostenidas por los pa-dres de los alumnos; pero poco concurridas y peor dotadas.
El término confina con los de las ayuntamientos de Pastoriza, Pol, Lugo y Otero de Rey, extendiéndose a tres leguas de norte a sur y poco más de este a oeste. Le bañan varios riachuelos como son el Lea, Mortesino y Azúmara, que reuniendo las aguas de diversos arroyuelos, bajan a unirse al Miño. El terreno en lo general quebrado y montuoso, participa de buenos llanos y fértiles colinas, con bastante arbolado y riego natural que pro-porcionan los indicados ríos; y sobre los cuales se encuentran los puentes de Castro de Rey, Vilar, La-facciosa, Oteiro, Pacios, Canto, Arca, Triaba, Carballal y otros que facilitan el paso por los caminos transversales y por el que desde Lugo se dirige a Mondoñedo; unos y otros se hallan en mediano estado. El Correo se recibe en la estafeta de Quintela dos veces por semana. La pro-ducción más común es el centeno, patatas, nabos y maíz, y en la cría de ganado se prefiere el vacuno, bien que lo hay caballar, mular, lanar, cabrío y de cerda. Se cazan perdices y liebres, se pescan anguilas, truchas y otros peces. La industria es la agrícola, hay una ferrería y más de cincuenta molinos harineros, y algunos telares para lino y lana.
La población está formada por 1.162 vecinos (familias), y 5.912 almas (habitantes). El presupuesto municipal en el año 1850 ascendía a 2.000 ptas., y se cubría por reparto entre los vecinos; el secretario recibía un salario de 1.500 reales.

Declaración de la villa de Castro de Rei de conjunto histórico y paraje pintoresco.
Articulo 1°. Se declare conjunto histórico y paraje pintoresco la villa de Castro de Rey, de Tierra Llana, del municipio de su nombre, en la provincia de Lugo.
Articulo 2°. La tutela de este conjunto histórico y paraje pintoresco que queda bajo la protección del Estado, será ejercida por el Ministerio de Educación y Ciencia a través de la Dirección General de Bellas Artes, el cual queda facultado para dictar disposiciones sean necesarias para el mejor desarrollo y ejecución del presente Decreto.
(BOE del estado de 23 febrero 1971, núm. 46). Decreto 4 febrero de 1971, núm. 300/71 (Ministerio de Educación y Ciencia).
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania