Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Dios nos espera en la tierra del hombre

domingo, 17 de abril de 2022
"Ha sido inmolada la víctima pascual: Cristo Jesús".

En ese Hijo, que lo es de Dios y de mujer, Dios se nos ha manifestado como amor desmedido, amor tan humano como nuestra propia carne, amor tan nuestro como nuestra propia debilidad.

Es Pascua: Es la consumación del misterio de la entrega de Dios a la humanidad, de la entrada de la humanidad en la vida de Dios.

Es Pascua: Cristo ha resucitado; resucitemos con él.

Éste es el corazón de nuestra fe: Que Dios nos dio a su Hijo Unigénito, y que este Hijo nos habló y nos curó y nos amó hasta el extremo, hasta morir y resucitar por nosotros para que vivamos con él, hasta entregarse por nosotros para darnos su espíritu, para hacer de nosotros hijos de Dios.

Confesamos que en darnos a su Unigénito, Dios Padre nos ha dado la medida sin medida de su amor, que no tiene ya otro modo de decirnos que nos ama, no tiene ya otro modo de decirnos que somos su alegría, no tiene ya otro modo de decirnos nada más. En darnos a su Unigénito, Dios Padre nos ha revelado su predilección por los pequeños, su debilidad por los enfermos, su pasión por nosotros pecadores.

Confesamos al mismo tiempo nuestros pecados, pues todavía no hemos empezado a creer lo que Dios nos ha revelado de sí mismo y de nosotros en la Pascua de su Hijo.

Confesamos que al hombre a quien Dios ama, al hombre por quien Jesucristo el Señor entregó su vida, al hombre en quien Dios ha puesto su Espíritu, al hombre a quien el Padre divinizó en Cristo Jesús, lo despreciamos, lo humillamos, lo perseguimos, lo maltratamos, lo ultrajamos, lo explotamos, lo esclavizamos, lo asesinamos.

Con razón y con indignación identificamos y señalamos al terrorista que sacrifica hijos de Dios en el altar de una ideología con pretensiones de valor universal. Con razón y con indignación identificamos y señalamos al poderoso que, imitando deidades monstruosas, decide sobre la vida y la muerte de innumerables inocentes. Pero puede que utilicemos esas figuras sanguinarias para olvidarnos de nosotros mismos, puede que ocultemos detrás de su crueldad manifiesta la vergüenza de nuestros pecados contra el hombre y contra Dios.

El hecho es que adoramos ídolos que ocupan en nuestras vidas el lugar sagrado que Dios ha querido que estuviese reservado para el hermano, para el pobre, para el otro.

Ofendemos gravemente a Dios –negamos a Cristo muerto y resucitado- quienes usamos el nombre de Cristo para discriminar en las fronteras refugiado de refugiado, africano y ucraniano, negro y blando, musulmán y cristiano, como si Cristo hubiese muerto y resucitado para que en el mundo hubiese hombres y mujeres privilegiados, y no para enviar hombres y mujeres ungidos para evangelizar a los pobres.

Ofendemos gravemente a Dios –negamos a Cristo muerto y resucitado- quienes sacrificamos a los hijos de Dios sobre la mesa del poder político, del prestigio social, del beneficio económico; lo ofendemos gravemente quienes dejamos de servir al hombre para servir al dinero.

Es Pascua. Es la revelación plena del compromiso de Dios con el hombre.
Es pascua. Es hora de que hagamos nuestra la lucha de Dios por el hombre, de que nos pongamos con Dios en busca del hombre, de que salgamos con Cristo al encuentro del hombre.

Dios nos espera en la tierra del hombre.

Feliz Pascua.

(Fray Santiago Agrelo es Árzobispo emérito de Tánger)
Agrelo, Santiago
Agrelo, Santiago


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania