Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

¡Adiós, Casa de Galicia, adiós!

martes, 29 de marzo de 2022
En la esquina Montevideana:
¡Adiós, Casa de Galicia, adiós!

En la esquina del "Rover" el tema que calienta a la barra, después de la decepcionante confirmación de que el país se divide entre decentes e indecentes, es el cierre de la mutualista CASA DE GALICIA. Le dan vueltas al asunto pero no acaban de encontrar una razón que justifique la extinción de una entidad centenaria que siempre ayudó al fortalecimiento de la salud pública.

- Claudio: Bueno, no se nada de mutualistas pero es evidente que Casa de Galicia era fuerte ya que tenía muchos socios y valiosas propiedades. Supongo debería de ir tirando aunque hubiese problemas que se relacionan con la economía del país. No me lo explico.

- Flaco: Ustedes saben que yo estoy en CASMU pero tengo viejos amigos que llevan desde siempre en Casa de Galicia. Me contaron que fue una sorpresa ya que ellos iban al médico y siempre fueron atendidos sin ningún problema. Me comentaron que el último presidente llegó con ideas de renovación que nunca concretó. Lo peor fue, según dicen, que es el responsable máximo del hundimiento de la mutualista.

- Gildo: En este campo de la sanidad privada hay muchas complicaciones. No es fácil mantener unos buenos servicios pero es cierto que no tiene explicación que cierre Casa de Galicia con un edificio céntrico de varias plantas y el hospital de la avenida Millán. Me acuerdo de que cuando era chico me llevaban al "Círculo Napolitano" de la calle Soriano que cerró hace como 40 años. Para la época, el edificio estaba bien, pero no admite comparación con el moderno hospital de los gallegos.

- Don José: Bueno, botijas, me van a permitir que me desahogue un poco. Creo estoy habilitado para putear al llevar más de 50 años de socio en una mutualista de alta profesionalidad. Como bien pueden entender me quedé de piedra cuando en noviembre del año pasado se destapa que Casa de Galicia está en quiebra o concurso de acreedores. ¿Qué me estás contando? Un poco boludo puedo ser pero me metieron un gol de media cancha. Mientras andaba cuidando de no marchar al spiedo con el virus, me cierran mi mutualista de toda la vida. ¡Qué lo parió! Conozco a trabajadores, jubilados, directivos y nadie me contó el más mínimo detalle sobre el elevado aumento de la deuda a proveedores y los manejos irregulares del presidente Iglesias.

- Claudio: Hay que pensar en que quizás en Casa de Galicia sean más discretos que en otras mutualistas. Estoy pensando en la casi ausencia de sindicato o que estaban dormidos ya que debían de alertar de los problemas para tratar de encontrar una solución. El deber del sindicato es defender a los trabajadores (sean administrativos, técnicos sanitarios o personal de limpieza) y acá se la comieron doblada. ¿En serio, no sabían lo que pasaba?

- Flaco: La verdad es que la maniobra se hizo con nocturnidad y alevosía. Un matrimonio conocido que están jubilados de Casa de Galicia me tienen contado que siempre cobraron puntualmente sus salarios pero que este último presidente era medio dictador. Hacía lo que quería sin consultar con Contaduría y muchas cosas sin informar a la Directiva. Parece que tenía arreglos con prestamistas particulares y que también él mismo era acreedor. Todo medio oscuro pero pensar que Iglesias venía a cerrar las puertas, bueno, eso nadie se lo imaginaba. Me parece que debemos de buscar cómplices. Creo que el asunto es demasiado importante para que una sola persona lo lleve a cabo.

- Gildo: Es cierto que la pandemia ayudó mucho a la no difusión de los problemas económicos en la Casa de Galicia pero soy de pensar que el ministro de Salud Pública participó activamente en el cierre. Si miramos hacia la zona oeste de Montevideo vemos (sin ponernos los lentes) que carece de hospital público. Así que le viene como caído del cielo el edificio del Sanatorio que hasta ayer fue de los esforzados gallegos que echaron raíces en la patria de Artigas. Que conste que es una buena solución pero cuando viene precedida de una estafa es actividad delictiva que debe ser denunciada. Claro que no le veo recorrido a la denuncia ya que el ministro forma parte de un gobierno de mierda que fue elegido por unos uruguayos que se alimentan del odio hacia el que tiene menos.

- Don José: La caída en desgracia de la Casa de Galicia es histórica. Es una tristeza que sean los gallegos montevideanos los que escriban la más oscura página de la emigración en el Río de la Plata. Desapareció la entidad gallega en el exterior más poderosa, es decir, la que tenía mayor patrimonio sin que nadie haya entrado en cana. Espero que tan enorme robo no quede impune. Tengo muchas dudas sobre la realización de una investigación que condene en sede judicial a los autores y cómplices. Estamos desgobernados por un grupo de corruptos que están unidos por el mejor de los pegamentos, la coima. Es increíble que se oculte todo lo sucedido y que no haya casi protestas de los más de 44.000 socios que fueron repartidos, al igual que ganado, en varios potreros. Nadie se interesa por saber la causa que llevó a Juan Kardjian al suicidio. Este hombre era la mano derecha de Iglesias en Casa de Galicia. Se dice que le prestó mucha guita al presidente que después negoció en pagarés con altísimo interés. Todo muy sucio pero los malandras salieron ganadores. Nos dejaron sin el honrado legado de los valientes emigrantes que cruzaron el mar para buscar un rincón en el que encender un fogón que los alejase de las fuertes tempestades que en el norte los estremecían de inquietud.
Suárez Suárez, Manuel
Suárez Suárez, Manuel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania