Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

El paro del transporte y los EREs de fuerza mayor

jueves, 24 de marzo de 2022
Manifestación de los transportistas ayer en Lugo

Los momentos extraordinarios requieren medidas extraordinarias, y la crisis sanitaria que aún vivimos trajo consigo situaciones que jamás nos esperábamos y que obligaron a innovar legislativamente algo que, aunque se hizo con poco acierto, estoy seguro de que se llevó a cabo con la mejor intención.

El problema es que ahora es sorprendentemente complicado explicar por qué las aguas tienen que volver a su cauce, y los EREs/ERTEs no son una excepción. La administración abrió la mano con los expedientes de regulación de empleo de fuerza mayor con la pandemia y ahora se encuentra con que no sabe cómo meter el genio nuevamente en la botella porque todo parece ser causa de fuerza mayor... y alguna sí lo es.

Ahora mismo hay una nueva crisis generada por el paro del sector del transporte, una protesta que no sólo les afecta a ellos, sino que defiende los intereses de todos nosotros y, por lo tanto, merece nuestro respeto y nuestro apoyo. Esto es una cadena y no podemos funcionar sin una de las ruedas del engranaje.

Esa es precisamente la cuestión. Si una firma deja de recibir los suministros que necesita para funcionar a causa del paro... ¿Es causa de fuerza mayor? ¿Se puede tramitar un ERTE por ese motivo? La respuesta es sí. Incluso hay sentencias del Tribunal Supremo que lo avalan (como las 1998/2304, 1998/5039 o 1999/918) dictadas a raíz de paros anteriores.

El problema viene a la hora de evitar la picaresca patria. Si una empresa tiene existencias de materia prima en su almacén, ¿es justificable que reduzca horarios a sus trabajadores? La respuesta lógica es que no. Por otra parte, si una frutería, por poner un ejemplo, no recibe tomates pero sí todo lo demás, ¿puede acogerse a una fuerza mayor? Tampoco parece lo adecuado.

Deben, por lo tanto, aportar documentos tales como facturas que permitan comprobar el volumen de pedidos que se hace a un proveedor que ahora no puede suministrar, un escrito de éste indicando esa imposibilidad, una declaración responsable de que no hay existencias en almacén, la incidencia sobre la empresa y que lo no recibido obliga a reducir o incluso a paralizar la actividad... es básico aportar todo aquello que corrobore la existencia de la causa en que se fundamenta el expediente.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania