Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

¡Yo soy Casa de Galicia de Montevideo!

jueves, 24 de febrero de 2022
Estoy abatido y lleno de tristeza. En mi querido MONTEVIDEO se entrega un valioso patrimonio social a una empresa de servicios médicos que es basura pura ya que su actividad está dirigida a la inversión de capitales especulativos del fondo buitre más poderoso del mundo. La empresa en cuestión es muy conocida en Buenos Aires ya que intentó caranchear en la esquina de Belgrano y Pasco.

Me refiero al hospital del Centro Gallego de Buenos Aires que se escapó de los picotazos al no llegar a acuerdo en la coima con el gobierno macrista. La empresa que se denomina Ribera Salud por tener origen en Alzira (Valencia) cuando accede a la gestión del "Hospital de la Ribera", es propiedad de "Centene Corporation" que tiene su sede central en Saint Louis (Missouri) pero que a su vez pertenece a BlacRock que posee un capital social que supera los 70.000 millones de dólares.

Las preguntas que se debe de hacer el socio y empleado de CASA DE GALICIA son las siguientes: ¿Qué interés puede tener en atender a la salud de unos cuantos miles de montevideanos? ¿Dónde está el negocio? ¿Cómo llegamos a esto? Voy a responder a las tres preguntas de acuerdo a mi humilde entender.

Lo primero que llama la atención es que una empresa sobrada de capital venga a poner curitas en tus heridas. Está claro que viene a joderte bien de bien, a robarte, ya que le sobran lugares a donde llevar dólares. Hay linda carroña para picotear si te regalan dos buenos edificios en el que uno es un hospital. Somos tan giles en confiar que estos blanqueadores le van a pagar el sueldo a los empleados para mantener activa la asistencia médico-hospitalaria. Lo más doloroso es que para llegar a esto hubo quien puso dos alfombras para facilitar el aterrizaje de los caranchos. Una está en la vereda de la avenida 18 de Julio y la otra en la avenida Millán.

Estamos viviendo la mayor ofensa cometida en contra del esfuerzo de los emigrantes gallegos en el mundo. Nadie nos despreció más que el actual gobierno uruguayo. Si alguien piensa que en Cuba fue peor (con la expropiación del Centro Gallego de La Habana) se equivoca ya que allí el edificio es propiedad pública. Lo que se armó en Montevideo para despojarnos de la herencia de los abuelos es de la máxima gravedad y no puede y no debe de quedar impune.

Con nocturnidad y alevosía se cierra una asociación mutualista que funciona correctamente para llevarla en una bandeja a los carroñeros de Ribera Salud. Es de suponer que el plan urdido se lleva cocinando desde hace un par de años o quizás desde que asume Iglesias. Algo que me sorprende es que ningún dirigente se haya percatado de que estaba siendo parte de una estafa. También es curioso que ningún diputado o senador haya sospechado que el cierre de Casa de Galicia escondía una gran matufia coimera.

Espero que después del jueves 24 de febrero se ponga en marcha una campaña reivindicativa que una en solidaridad a todos los afectados por el robo de la herencia emigrante. ¡Yo soy CASA DE GALICIA y no estoy en venta!
Suárez Suárez, Manuel
Suárez Suárez, Manuel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania