Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

¡Aguante la Casa de Galicia de Montevideo!

miércoles, 19 de enero de 2022
En la esquina Montevideana
¡Aguante la Casa de Galicia de Montevideo!

La buena gente de la barra del ROVER empieza el año con tristeza en sus caras ya que al desastre neoliberal del gobierno se suma la reciente caída en desgracia de la "Casa de Galicia" [sociedad mutualista de asistencia médica] con más de 40.000 asociados que entró en cese de pagos en los últimos días del año pasado.


Claudio: Bueno, botijas, se nos viene un año jodido con aumento de contagios después del verano. En marzo a la vuelta de las vacaciones, tendremos otra vez, los hospitales llenos. Yo me quedé en el barrio. Acá estoy más protegido. La familia quería ir a Piriápolis pero es un foco de virus ya que nadie respeta la distancia de seguridad. Todos apretados en la orilla de la playa. No jodas, así no salimos. Ahora para empantanar más se nos hunde la "Casa de Galicia". No tengo nada claro el asunto. No me cierra que tenga que cerrar con la cantidad de guita que se ingresa por parte de los socios.

Flaco: Creo tiene que haber intereses ocultos en el cierre de "Casa de Galicia" y no me extrañaría que este gobierno de sinvergüenzas esté fogoneando por detrás para favorecer a algún grupo inmobiliario o empresa privada de servicios médicos que busque quedarse con la papita rica de un muy buen edificio hospitalario en la avenida Millán y flor de edificio en el centro montevideano, con entrada por "18" y también por Colonia. Lo más preocupante es que se confirme que hubo actividad delictiva por parte de la última directiva. Sería lo más sucio posible por parte de los herederos de la luchadora emigración gallega.

Gildo: La verdad es que tenés razón con lo de "Casa de Galicia" porque es una institución con enorme patrimonio e importante masa social. Entiendo que no es fácil de gestionar pero las deudas se pueden negociar. Cerrar las puertas no es la solución. Son miles de familias que se quedan sin laburo y miles de socios pierden su mutualista de toda la vida. Espero que se encuentre un remedio.

Don José: Ustedes saben que por mi edad llevo de socio más de 50 años. No quiero ponerme a sumar porque es mucha guita pero nunca tuve una queja. Siempre recibí un trato amable y una correcta medicación. Me duele mucho pero más lo sienten tres viejos amigos (Graciela, Ismael y Osvaldo) que están jubilados después de una vida laboral en la que ayudaron a cimentar confianza en la asistencia de "Casa de Galicia". Estoy sorprendido. Es evidente que de unos años a esta parte se vienen arrastrando deudas pero casi todas las mutualistas tienen, en mayor o menor medida, sus problemas en diferentes etapas de su actividad. Lo que no me cabe en la cabeza es que el último presidente haya actuado con oscuras intenciones. Es cierto que su "pachequismo" no lo hace especialmente agradable a mis ojos pero tenemos otro muy conocido "pachequista" de la "123" que fortaleció a la "Española" con su buen hacer hasta su fallecimiento. Le doy vueltas pero no logro salir de mi embrollo particular.

Claudio: Algo que también sorprende es la rapidez con la que se entró en concurso de acreedores. Tampoco se explica que desde la Xunta de Galicia no se haya analizado la cuestión cuando se trata de la asociación gallega más grande del mundo. Desconozco si se pidió ayuda pero creo que en Galicia están escasamente informados de lo que acontece acá en Montevideo. Lo que puedo afirmar, sin ninguna duda, es que no admite comparación con lo sucedido con el Centro Gallego de Buenos Aires.

Gildo: Hay que felicitarse por la actitud de los socios que van a presentar batalla. Se juntaron en Asamblea para buscar una salida y están luchando con ánimo esperanzado. Me dijeron que en la última reunión en la Quinta se estuvo hablando de aumentar la cuota social para trata de aumentar los ingresos y se informó de las reuniones con las autoridades del MSP y con los acreedores farmaceúticos. Es un paso y es importante. Están convencidos de que se puede salvar del ahogo a la "Casa de Galicia". Creo vuelven a reunirse el sábado 12 de febrero. Vayan para todos ellos mis abrazos solidarios.

Flaco: Que los socios se muevan me alegra y me emociona y me reconforta. No bajan los brazos y no se rinden. Siendo un patrimonio social, ellos son los legítimos propietarios y se ponen al frente para recuperar lo que les pertenece. Acá tengo apuntado lo que dijo, al terminar la asamblea, un muchacho que es hijo de un matrimonio amigo: La situación es muy crítica. Lo que resulta conmovedor es el amor de los socios a la institución y el deseo de querer continuar existiendo y de no ir a parar a cualquier otra mutualista. Eso nos mantiene vivos. Estas palabras vienen de un nieto de gallegos (madre) y de italianos (padre) que honra a los abuelos que sudaron la camiseta para que sus descendientes tuviesen un futuro de bienestar en la República Oriental del Uruguay.

Don José: En este país estamos acostumbrados a las "patriadas" que se consiguen a pesar de tener el viento en contra. Es cierto que no favorece la ausencia del Frente Amplio del gobierno nacional y tampoco que la gallega Susana Muñiz no sea ministra de Salud Pública o no esté al mando de ASSE pero tenemos el amor de los socios que ya se sabe que siempre vence al odio. Tengo confianza en que no abrá cierre de puertas. Estoy viendo una nueva "Casa de Galicia" que se renovará y fortalecerá su continuidad con una necesaria escisión jurídica entre la Sección Sanitaria y la Sección Cultural. También tengo la certeza de que el gobierno gallego no dejará abandonada a la valiosa escultura, "A Santa", creada por el genial Francisco Asorey. Quiero pensar que esta obra de arte está en Montevideo para ser testigo fiel de que los descendientes de la emigración no olvidan el esfuerzo de sus abuelos. Me gustaría hacerle una recomendación a los socios para que se acerquen a admirar la escultura. Enseguida comprenderán que se trata de un homenaje a la mujer gallega por su gran aporte al mantenimiento de la identidad cultural. Al observar la obra de Asorey serán irradiados por una fuerte dosis de orgullo que los convertirá en agradecidos herederos de una emigración que sementó esfuerzo honrado en cada uno de los 19 departamentos en que se divide el país.
Suárez Suárez, Manuel
Suárez Suárez, Manuel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania