Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

VIOLENCIA DE AFICIONES Y MEDIATICA: LENDOIRO TIENE RAZON

miércoles, 08 de enero de 2003
EL PAIS OBLIGADO JUDICIALMENTE PUBLICA LA RECTIFICACION DE CAMACHO Y HIERRO EL DIA DE NOCHEBUENA EN LETRA MAS PEQUEÑA

En España hemos visto en el 2002: graves manifestaciones de violencia de aficionados en el Nou Camp; agresiones muy violentas a miembros de la seguridad en el campo del Sevilla; numerosos comportamientos violentos de aficionados-‘hooligans’ que se desplazan acompañando a sus equipos y graves casos de violencia entre jugadores y aficionados de todas las divisiones.

También se siguen manifestando fuertes comportamientos violentos y juego sucio por parte de bastantes jugadores que vienen dando lugar a agresiones que además quieren ocultarse. Lo que demuestra que hay una preparación para llevar a cabo este juego sucio sistemático, violento.

Ante esta violencia futbolística y cuando la noticia esta aun caliente, medios de comunicación en sus secciones deportivas, editoriales, de opinión, etc., presidentes y directivos de clubes, arbitros, etc., se rasgan las vestiduras. Lo que no impide señalar que hay medios, conductores, profesionales y colaboradores mediáticos del área deportiva, etc.; presidentes (algunos están constantemente en los medios) y directivos que incitan a la violencia, que cuando llega el momento de tomar medidas se echan para atrás y no quieren saber nada de la lucha en serio contra la violencia futbolística. La cual ha causado muertos en España y que, de seguir así las cosas, sin tomar medidas enérgicas, firmes y constantes contra la violencia dentro y fuera de los campos, contra la violencia de los ‘hooligans’, pero también contra la violencia que generan los medios de comunicación, puede seguir causándolos.

Un buen ejemplo de lo que acabamos de señalar es lo que acaba de suceder con la medida propuesta por Lendoiro presidente del Depor. Lendoiro, después de la violencia que el año anterior protagonizaron seguidores del Celta en La Coruña, con motivo del partido Depor-Celta, y que causaron numerosos destrozos exigió a las peñas del Celta unos avales para que, como asociaciones legales que organizan a una parte de los aficionados, se responsabilizasen del comportamiento de los mismos. ¿Acaso los aficionados por pagar y/o desplazarse colectivamente, amparándose en la masa, la horda, tienen licencia para agredir, para arrasar con todo lo que cogen por delante?.

Una medida sensata, la propuesta de Lendoiro, que supone que instancias como las peñas, que participan en el desarrollo del fútbol, se impliquen mucho mas activamente en la lucha contra la violencia futbolística. A lo que se deben añadir, deben protagonizar, teniendo en cuenta la responsabilidad que le compete a cada cual, otras instancias como los presidentes, directivas, jugadores y equipos técnicos, federaciones, Liga profesional, comités de árbitros, responsables públicos centrales, autonómicos y locales y, sobre todo, los medios de comunicación que son los que mas tiempo dedican al fútbol, a encarnar, institucionalizar y representar la vivencia del fútbol. Todas están instancias deben dejarse de demagogias, oportunismos e intereses creados y deben tomarse mucho mas serio y con mucha mas honradez, profesionalidad y rigor la lucha contra la violencia futbolística.

La violencia futbolística en los campos y en los medios de comunicación se produce, entre otras causas (véase Miguel Cancio, Sociología de la violencia en el fútbol 1990; pagina web: miguelcancio.com), cuando una parte de los aficionados y de los mediocratas, conductores, profesionales y colaboradores mediáticos se dan cuenta que ellos pueden ‘chupar cámara’, ‘ser famosos’, rivalizar en protagonismo con las figuras del fútbol, desplazarlos, ponerlos a su merced.

Esta claro que, además, en los medios de comunicación al no haber una critica deportiva rigurosa e independiente comprometida honrada y humildemente con la verdad, al no brillar mediaticamente la deontología profesional, donde muchos son mas empresa que la propia empresa, etc.; y, lo mas importante, como los medios de comunicación tienen intereses muy importantes en el fútbol, todo ello da lugar a mucha mas violencia mediatica, simbólica, icónica, psicológica, etc.. A tal presidente, entrenador, equipo, jugador, arbitro, etc., como no firmo con nuestra empresa mediática (en bastantes casos político-mediática), como no llego a un acuerdo con nuestro programa, como no colabora, como no le da las facilidades debidas a nuestro medio, programa, etc., vamos a machacarlo, a "romperle los cojones" (como incluso se hizo público).

Hace muy poco se hizo publica, de forma muy escondida, en pagina par, en vacaciones, el día de nochebuena y con letra mas pequeña, una sentencia judicial (El País 24.12.02, pág.50), que pasó muy desapercibida, fue muy poco comentada, a favor de Camacho y Hierro que habían sido gravisimamente cuestionados por dicho medio, el cual había publicado que Hierro se había enfrentado con el seleccionador español Camacho porque este quiso alinear a Raúl cuando estaba lesionado. Noticia que en su día tuvo muy amplio eco en prensa, radio y televisión y que se inscribía en una cacería, una más, desatada por dicho medio en el campo deportivo, etc.. Ataques constantes que, también y mediaticamente, viene sufriendo el presidente Lendoiro a escala central, autonómica y en su ciudad.

El mismo día que El País se veía obligado a publicar por sentencia la noticia que acabamos de comentar, publicaba al lado los siguientes titulares: "Agresión brutal en Muriedas: un jugador de Tercera patea en la cabeza en el suelo a un rival tras tumbarle de un puñetazo".
Cancio, Miguel
Cancio, Miguel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania