Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

¿Para qué sirve realmente el certificado Covid?

jueves, 16 de diciembre de 2021
Pidiendo el certificado Covid en un local de Galicia
Foto: La Voz de Galicia

Mientras vemos que en Lugo, como en el resto de Galicia y en toda la Europa que pide el certificado de vacunación sigue aumentando la incidencia del Covid, nos preguntamos entonces para qué sirve el dichoso papelito. La respuesta es bastante sencilla: para presionar a que la gente se vacune.

Esto, que era una cosa de puro sentido común, fue recogido también en el informe de expertos de la Ponencia de Alertas del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, aunque se echó tierra sobre el asunto cuando El País lo publicó porque se está sacrificando cualquier criterio al de aumentar la vacunación a toda costa.

No me entiendan mal, me parece razonable que se pretenda inmunizar a la población y es más que obvio que los efectos del Covid no son ni de lejos los mismos cuando estás vacunado que cuando no lo estás (personas muy cercanas a mí acaban de pasarlo y gracias a sus dos dosis fue, ahora sí, como una gripe). El negacionismo de las vacunas es como pensar que la Tierra es plana, algo que puede parecer tener argumentos a simple vista pero que no se sostiene.

Si tomamos entonces el certificado como lo que es, una medida de presión a los no vacunados, y además efectiva porque vemos que mucha gente joven sólo acude a inmunizarse para poder ir de copas, podemos aceptarlo, pero las consecuencias sobre su aplicación tienen que variar.

Por ejemplo, desde el momento en que ya no se trata de una cuestión de accesibilidad para evitar contagios no parece muy razonable que se cargue al hostelero con la obligación y la responsabilidad de vigilar su posesión, entre otras cosas porque no tiene herramientas para hacerlo. Me explico: aunque ahora sí existe una aplicación para comprobar la autenticidad del certificado (cosa que en verano no existía y se podía hacer un papel con el código QR de las ofertas del Gadis) no es posible comprobar que el certificado corresponde a la persona que lo presenta, ya que no se puede pedir el DNI salvo en algunos locales que tienen habilitación para ello (concretamente el ocio nocturno). Esto hace que, de nuevo, el sistema caiga por la base.

Lo lógico sería que se anuncie a las entradas de los locales la obligatoriedad de tener el certificado y que sea la policía la que haga sus controles aleatorios para vigilar el cumplimiento, con fuertes sanciones a los que no lo hagan.

Claro que no se puede vigilar a todos todo el tiempo, pero tampoco se vigila a todos todo el tiempo en las carreteras pero hay controles de la Guardia Civil para evitar los excesos de velocidad, cascando cuantiosas multas a quienes se saltan los límites. Esto es similar.

Algún lector se preguntará si eso no implicaría que entre gente portadora del virus a los locales... pero es que eso ya ocurre. Estar inmunizado no evita que te contagies ni que contagies tú a otros, por lo que extremar la prudencia en todo caso es la norma a seguir.

El certificado puede ser una herramienta válida, sí, siempre que se considere como una medida de presión para la vacunación y desde ese punto de vista se puede aceptar su aplicación, pero nada más. No es la panacea que nos contaron y no es razonable que un señor que trabaja solo en un bar tenga que estar controlando esto también.

Nota: la vacuna es buena, no lo duden
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania