Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Guía del coleccionista de sellos II: ¿Qué se colecciona?

lunes, 13 de diciembre de 2021

Les decía anteriormente que iba a ir publicando una serie de artículos sobre conceptos básicos de filatelia, y, tras repasar hace una semana el origen del sello de correos como hoy lo entendemos, voy a comenzar con ellos.

Empecemos por lo más básico: ¿qué es la filatelia? Tal y como se comprende popularmente, es el estudio y coleccionismo de sellos y otros elementos relacionados con el correo y su historia. Abarca desde las piezas anteriores a la creación del sello (conocidas como prefilatelia) e incluye las propias estampillas, cartas, matasellos y demás.

Los principales elementos de colección son los siguientes:

1.- CARTAS:

Cada vez es más frecuente que en lugar de quitar los sellos de las cartas que aún los traen, y que lamentablemente son una minoría dada la mala costumbre de Correos de usar otros sistemas (impresión directa en sobres, pegatinas...) se conserven los sobres enteros, incluso con las cartas en su interior ya que cuanto más completo sea el conjunto más expresa.

Por ejemplo, no es lo mismo tener un sello franqueado en 1937 que la carta completa que nos explica de dónde viene, a dónde va y permite ubicarla en un contexto y reconstruir su historia.

2.- SELLOS:

Es el coleccionismo más evidente y el que la mayoría hacemos. Se pueden coleccionar nuevos o matasellados y si bien tradicionalmente se entendía que los no usados son los que más valor tenían porque "no perdían su valor" (yo son los que colecciono) los que han sido franqueados tienen también su público, que va en aumento porque capturan un momento histórico concreto y eso tiene también su poesía.

Los coleccionistas también suelen dedicarse a un país en concreto o a una temática (hay quien colecciona sellos de animales, aviones, barcos o profesiones), e incluso los más especializados se centran en una etapa histórica o un periodo concreto. Por ejemplo, en España se dividen los sellos del primer centenario (editados entre 1850 y 1949) y segundo centenario (de 1950 en adelante).

Dentro de los tipos sellos podemos establecer varias clasificaciones:

Por materiales:
Lo más habitual es el papel, por supuesto, pero existen sellos de madera, de tela o incluso de cuero y cristal. La tecnología ayuda a que se vayan aplicando nuevas técnicas, pero normalmente nos ceñimos al sello en papel que es el de toda la vida.

Por formato:
El sello individual. Es la presentación normal. Pueden variar de tamaño o de forma física. Los hay rectangulares, redondos, triangulares, irregulares, más grandes o más pequeños.

La hoja bloque:
Hay emisiones que, por motivos de conmemoración o de importancia, se publican en una hoja más grande que el propio sello. En la misma se incluye el propio sello (que se puede recortar de la hoja y ser usado con normalidad) y en el resto del espacio se completa la ilustración.

Mini pliego:
Son varios sellos iguales o diferentes agrupados en un pliego en que a veces se aprovecha el resto del espacio para incluir motivos relacionados con los sellos. Suelen ser conmemoraciones o emisiones especiales.

Pliego Premium:
En España se emiten desde 2014 y es una forma de destacar un sello en concreto en una hoja en que se repite varias veces e incluye motivos en el resto del pliego con relación al contenido del mismo. Es, para entendernos, una especie de hoja bloque con varios sellos repetidos.

Carné:
Son tiras de sellos (normalmente 8 pero puede variar) protegidas por unas cubiertas habitualmente de cartón, que agrupan un sello repetido o una variedad de una temática.

Pruebas del artista y pruebas de lujo:
Realmente no se trata de sellos en sentido estricto ya que no tiene valor de uso. Son piezas limitadas y de edición muy cuidada en que el grabador imprime pruebas para observar el resultado final del sello. Recientemente se han publicado algunas con oro y plata que dan más valor económico a la prueba.

3.- MATASELLOS:

Inventados para inutilizar el sello tras su uso, como todo lo relacionado con la filatelia su finalidad práctica dio lugar al coleccionismo de las piezas, ya que como decíamos antes, se completa la información que puede ofrecer un sello sin matasellar.
Un sello cancelado suele incluir la fecha de la matasellado y el lugar donde se depositó la carta, lo que individualiza ese sello dentro de su serie. Por poner un ejemplo, no es lo mismo poseer un sello nuevo de la II República Española que ese mismo sello matasellado el 18 de julio de 1936, por el simbolismo de la fecha.
Hay varios tipos de matasellos:

Ordinarios:
Son los que usa Correos habitualmente e incluyen la población y fecha del matasellado.

Turísticos:
Son utilizados en las oficinas de Correos a petición del cliente y tienen la misma función que el anterior, pero suelen incluir un diseño estéticamente más cuidado y alusivo a la ciudad o población donde se utilizan.

Primer día:
Se usan para cancelar sellos en su primera jornada de puesta en circulación.

De Presentación:
Exclusivos del día en que se presenta el sello, se suelen usar para cuestiones protocolarias.

Especiales:
Matasellos que no se usan por el personal de Correos, sino que son otros usuarios ajenos a la organización pero autorizados por ésta en casos extraordinarios como bases militares o de investigación.

4.- SOBRES DEL PRIMER DÍA:

Son unos sobres, normalmente de tamaño más reducido del habitual, que están sellados y matasellados con un cancelador especial y oficial que se utiliza el primer día en que circula una emisión de sellos.

Lo habitual es que el sobre tenga un diseño relacionado con el objeto del sello y una leyenda alusiva, que se completa con el propio sello y el matasellos.

5.- TARJETAS POSTALES:

Como todos sabemos, las postales son tarjetas de un tamaño más o menos estandarizado en que una imagen en el anverso celebra o publicita una población o un evento y que en el reverso incluye un espacio para escribir unas breves líneas en su parte izquierda, dejando la derecha para el sello y la dirección del destinatario.

Actualmente el coleccionismo de estas tarjetas se suele centrar en las prefranqueadas, que son aquellas que ya llevan impreso el sello (y por lo tanto no hay que añadirle otro) y que se pueden depositar directamente en el buzón.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania