Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Los usuarios del banco de alimentos bajo el punto de mira de los inquisidores digitales

lunes, 22 de noviembre de 2021
Colas en el banco de alimentos de Lugo. Foto: El Progreso

Estos días circula por las redes un vídeo de un coche aparentemente lujoso, un Audi enorme, recogiendo bosas en el banco de alimentos, lo que ha despertado la indignación de muchas personas. No es nada nuevo, de vez en cuando leemos comentarios sobre la cilindrada y precio de los vehículos de que bajan las personas que van a por artículos de primera necesidad, y el poco control que hay sobre los destinatarios de las donaciones. Les diré que me parece una barbaridad dar por sentadas tantas cosas juntas.

Para empezar, antes de hacer una crítica tan demoledora deberían asegurarse de que los que recogen los alimentos son los usuarios finales. ¿Quién les dice que no es una persona del propio banco de alimentos que está llevando bolsas a alguien que, por lo que sea, no se puede desplazar? ¿Por qué damos por sentada la peor versión de la historia cuando puede haber puntos de vista más amables?

En segundo lugar, vamos a suponer que sí, que el coche es de quien va a por los alimentos para su casa... ¿han pensado en la posibilidad de que el coche no sea tan lujoso ni tan caro como ustedes piensan? ¿Han visto el mercado de segunda mano y los precios de coches que hace no demasiados años eran extraordinariamente caros?

Sigamos con suposiciones. Vamos a pensar que sí, que la persona compró el coche con su dinero porque tenía un negocio que iba bien y que tiene un Audi, un BMW o un Mercedes... pero que las cosas le han salido mal porque la vida da muchas vueltas. ¿Consideran los tribunales de lo correcto que ha de vender el coche (por una fracción de su valor) para comprar otro "inferior" para así estar acorde con su nueva situación? ¿De veras? ¿Qué es lo siguiente? ¿Les miramos si la chaqueta es de marca (que pudo comprar en otro momento de su vida o haber recibido en el ropero de Cáritas) o si tienen empastes de oro?

Si esta pandemia debería haber servido de algo era para entender que mucha gente que jamás pensó que se vería en las colas del banco de alimentos está allí. Empresarios, trabajadores de altos sueldos... personas que daban por sentado que nunca recurrirían a la caridad se ven en la tesitura de tener que recurrir a este servicio porque pintan bastos y las cosas no les han ido bien. Salvo a Amancio Ortega y cuatro más, todos podemos vernos en esas así que les recomiendo un poquito más de empatía y un poquito menos de mala leche.

¿Existen abusos en los servicios sociales? Por supuesto que sí. ¿Hay quienes se aprovechan del sistema y piden ayudas cuando tienen recursos suficientes? Desde luego, es indiscutible. El problema es filtrar el trigo de la paja. ¿El usuario ha de vestir harapos y acudir en un viejo utilitario para ser digna de recibir ayuda? ¿Cómo sabemos en qué situación está la persona que tenemos delante?

El banco de alimentos hace una más que noble labor, es lamentablemente necesaria, y estoy seguro de que ellos mismos ven casos sospechosos o de los que directamente tienen certeza sobre su mal proceder, pero ¿qué pueden hacer? ¿pedirles documentos oficiales que certifiquen su mala situación? Es que ya lo hacen...

Hay profesionales de la ayuda social, claro que sí, y son los que sirven de excusa a los más radicales para condenar al sistema entero, pero si no fuera por ese sistema habría gente que no sé cómo iba a sobrevivir.

Si una persona ha caído en desgracia, bastante tiene con tener que pasar el mal trago de ir a por alimentos de la caridad como para que encima le miren mal por tener un coche "caro" por el que no le darían ni el dinero suficiente para comprar uno "barato".

Un poquito de empatía, coño.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania