Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Notas Históricas de la Villa de Triacastela (II)

jueves, 03 de octubre de 2002
EL TEMPLO PARROQUIAL DE SANTIAGO DE TRIACASTELA
Siguiendo los cánones y las formas constructivas del románico fue uno de tantos templos de un mismo estilo y una misma época, Alfoz, Cancelo, Toldaos, cuyas iglesias en un principio fueron románicas y todavía conservan en más o menos proporción parte de su primitiva fábrica; en la de Santiago de Triacastela llegó hasta nosotros su primitiva estructura principalmente en el ábside, rectangular y semicircular, reforzada por la parte exterior mediante cuatro pilastras y cornisa con algunos canecillos que nunca tuvieron decoración; la bóveda de cañón en su tramo recto y de cuarto de esfera en la zona semicircular, con arco triunfal de medio punto, doblado y que fue objeto de posteriores reformas que a su vez se efectuaron también en la nave, principalmente en su tramo inicial y en los ventanales. El frontis lo mismo que la mayoría de los templos románicos e incluso posteriores fue muy alterado y reemplazada la primitiva torre o campanario por la actual, más similar a una reducida torre defensiva que a un campanario que arranca de cuatro pilares los cuales soportan otros tantos arcos de medio punto, formado por sendos cuerpos superiores, en el segundo se halla una hornacina con moderna escultura de Santiago, (la primitiva no se conserva) y debajo de ella tres castillos a modo de otros tantos blasones, aunque ello, a mi modo de ver, no guarda relación alguna con la ciencia heráldica, una inscripción adorna, informa y de fe de quien aportó el peculio para hacerla, además de mencionar el año de terminación 1790, cuya inscripción dice: "ESTA OBRA HIZOSE A ESPENSAS DE SANTIAGO POMBO, NATURAL DE ESTA VILLA AÑO 1790". El tercer cuerpo cuatro troneras para otras tantas campanas, alguna colocada recientemente con motivo de las últimas obras de conservación y remodelación, el pináculo con cupulín y base octagonal; la sacristía y trastero emplazada en el lateral sur, carente de todo elemento de interés.
De los tres retablos que tuvo, ahora le quedan dos pues uno de estilo barroco fue desmontado y se guarda en la casa rectoral, sería muy conveniente que fuese nuevamente colocado en dicho templo, dada la importancia del mismo y de las interesantes imágenes que tenía. El de más importancia como suele ser lógico es el mayor, pieza del siglo XVII formado por dos cuerpos y tres calles, algo alterado por reformas posteriores, principalmente debido a la iluminación eléctrica, de la hornacina central, (cuyas desafortunadas alteraciones actualmente están subsanadas y restaurado el retablo), con talla de Santiago peregrino, en las dos laterales sendas tallas de san Andrés y Virgen de la Manzana, ambas del siglo XVI; la decoración a base de columnas salomónicas y extirpas además de otros elementos menos interesantes. El cuerpo superior presenta caracteres platerescos; el sagrario de cuatro columnas de estrías helicoidales y puertecilla decorada por un relieve de custodia con ángeles tenentes.
El retablo lateral norte, era sencillo, estilo neoclásico, formado por sendas columnas con relieves en el tercio inferior, de estrías verticales en la parte superior y pilastras en los laterales. Un encasillamiento superior con columnas de estrías y frontón ático con busto del Padre Eterno. En los laterales, dos relieves de S.Pedro y S.Pablo, alusión al primitivo monasterio y también al hospital de peregrinos; otras tallas de san Francisco de Asís, Inmaculada Concepción y S.Mamede. Debido a las muy acertadas actuaciones que la Consellaría de Cultura realizó en dicho templo, este retablo fue desmontado, para abrir una puerta lateral que estaba tapiada, no obstante no fue colocado en ninguna otra parte del templo, perdiendo una vez más la iglesia parte de su patrimonio, su recuperación aún es posible pues se halla desmontado y depositado en la casa rectoral, esperemos que no pase al olvido y sea recuperado de nuevo para el templo de Triacastela y al contrario de lo que demasiadas veces ocurre vaya a parar a cualquier anticuario o adornar la casa de algún nuevo coleccionista.
El retablo lateral sur, neoclásico, de sendas columnas, con hornacina central e imagen de vestir de la Dolorosa, medallón de la santa Faz y ático con pequeña imagen de S.José con el Niño, conjunto de mediados del siglo XIX de menos valor, que los anteriores.
Tanto el retablo ahora desmontado y depositado en la casa rectoral como el mayor y las imágenes de ellos, fueron pintados y dorados en 1692, por Francisco de Lanzós y Montenegro, vecino de san Martín de Ribeira, siendo cura de Triacastela Jacobo Nuñez de Neira, todo ello con el consentimiento y aprobación de los vecinos de dicha villa, según recoge en un acta el escribano de Triacastela Andrés Pardo.
Otras tallas: S.Mamede, esta imagen procedente de la abandonada capilla de S.Mamede, que actualmente fue recuperada su estructura, pues los demás elementos, unos se perdieron otros desaparecieron, e incluso dicha ermita llegó a estar sin puerta de acceso; Santo Cristo, escultura popular, del siglo XVIII, que correspondía a la capilla del Sto.Cristo, situada dentro de la iglesia parroquial al lado del Evangelio, de la que era patrono D.Julián Quiroga. Santiago matamoros, pequeña escultura realizada en cerámica, la cual merecía ser estudiada y restaurada en debidas condiciones.
Según la ficha del "Inventario de Lugo y su Provincia", merecedoras de una buena custodia y conservación son varias piezas de orfebrería y la misma cruz parroquial, actualmente para mejor seguridad se guarda en una casa particular de la villa; es de plata con alma de madera, fue un regalo realizado el 24 de julio de 1780 por el entonces cura rector de Triacastela D.Santiago Pombo de la Torre, natural de la misma villa, casa "das Pereira".
Derivado de las obras llevadas a acabo por dicha Consellería de Cultura da Xunta de Galicia, fueron descubiertos unos fragmentos de pinturas murales, que han sido recuperados y colocadas en el lienzo interior del frontis, los cuales no resulta fácil poder averiguar su antigüedad ni tampoco el simbolismo, aunque se pueda tratar de la expulsión de Adán y Eva del Paraíso.
Acerca de este templo y del Hospital de peregrinos, se conserva en el Archivo Diocesano Parroquial, varios legajos con interesantes, aportaciones, documentales lo mismo ocurre en los libros de fábrica de la iglesia, cuyos contenidos son demasiado extensos para poder dar a conocer en este trabajo.
A modo de punto final referente a la iglesia en cuestión decir que igual que ocurría en otros templos hasta principios del siglo XIX, se enterraba en su interior, daba igual la condición social de cada feligrés, no así la ubicación de la tumba, pues quien más tenía más podía pagar y más cercano al altar era sepultado; una vez suprimida esta norma solo gozaban del privilegio de ser enterrados dentro del templo los arciprestes de Triacastela, cuya sepultura algunos ordenaban que fuese cubierta con una lápida de mármol blanco.

La cárcel, como todas las cárceles de jurisdicción ubicada en la planta baja de la casa del concejo, cuya casa todavía se conserva y sobre un dintel, desafortunadamente pintado, una inscripción dice así: "HIZOSE.../...MCOS DE ESTA VILLLA Y JURSDI/ SIENDO ALCALDE MAIOR DOMINGO LOPEZ/ AÑO DE 1528", en el mismo edificio quedan dos puertas de madera formadas por gruesos tablones de castaño y no menos importantes clavos de hierro, una da acceso desde el exterior del edificio y la otra correspondía a la zona de la celdas, en la misma son apreciables ciertos "grafitos" que a lo contrario de los pintados modernamente en cualquier parte, emborronando y manchando todo, estos son útiles al curioso y al investigador, unos están en castellano antiguo como este que dice "MARIA JUS ME LIBRE DE AQUÍ AMEN", otros están en lengua francesa, evidente paso de ciudadanos de ese país, otros representan a un gallo, interpretado como símbolo de libertad, dichas puertas siguen prestando el mismo servio que hace cientos de años; en el mismo edificio queda otra puerta que da acceso al exterior que denota gran antigüedad, además de otros elementos propios de su categoría y rango.

Otro edificio de importancia fue el Mesón del peregrino, conocido por "Casa de Aira" cuyo edificio se halla en la "Vía del Peregrino", se distingue fácilmente de las demás casas, pues todavía y por suerte conserva en buena medida su primitiva estructura, con una puerta de acceso y otra interior formadas ambas por arco de medio punto.
Fue vendido en 1715 por el entonces su propietario D.Manuel Agueis, a Antonio Pombo, dueño la casa de Pombo de Triacastela, cuya casa se halla inmediata a la misma y de esta familia hay referencias ya en 1529 a juzgar por un expediente de hidalguía que se conserva en la Real Chancillería de Valladolid.
Dicha venta figura en estos términos: "En el campo de san Eufrasio, jurisdicción de Samos, a 15 días de mayo de 1715, por delante de mi escribano de S.M. y testigos compareció presente D.Manuel Angueis, vecino de la villa de Triacastela y dijo que por su mujer, sus hijos, sus herederos y quien en derecho le suceda, para todo el tiempo de siempre jamás, vende y da en venta por juro de heredad a Antonio Pombo, que esta presente y compra para si, su mujer, hijos y demás herederos a saber: un caserón viejo que por una parte confina con la calle de la villa de Triacastela y por la otra lo hace con casa Juan de Suacio y de un lado con casa de Magdalena Sánchez Bolona y del otro con casa de dicho comprador; además también le vende un leiro que llevará un celemín de semiente, en el sitio que llaman de la "cortiña da Nogueira", con un castañal que está dentro de dicha finca. Todo ello en el precio y cuantía de noventa y dos reales de vellón.
Un edificio singular y que todavía es recuperable es el caserón llamado Mesón da Ponte, situado a escasos metros de un interesante puente medieval de sobrada traza románica y posiblemente fuese romano en un principio, de él ya mencioné la suerte que corrió para dejar paso a otro de hormigón más útil a los tiempos actuales pero carente de historia y de monuméntalidad. Dicha casona fue mesón y a su vez herrería, es de planta cuadrangular, de dos plantas y la estructura exterior deja ver claramente su primitiva fábrica, formada por un primer edificio y posterior añadido, con un curioso torreón, dos accesos en puerta de arco de medio punto y uno de ellos con dovelas estrechas de losas a modo de chapa cuña, la otra entrada que daba paso hacia el camino de jambas de granito bastante bien labradas, techumbre formado por recio armazón de madera cubierto con losa del país; su interior dividido en cuadras, caballerías, horno y lo que fue fragua, la planta superior comparte cocina de lareira con las habitaciones y todavía conservaba algunas arcas y otros muebles rústicos de cierta época, además unos cacharros de barro propios de los alfareros de Samos y quizás de Triacastela.
Esta obra propia del siglo XVI, es merecedora de ser conservada y bien pudiese destinarse a museo local, pero seguramente corra la misma suerte que otras construcciones que poco a poco se fueron perdiendo.

EL HOSPITAL DE PEREGRINOS
En una población de este tipo e igual que en otros puntos del camino, O Cebreiro, muy antiguamente Hospital da Condesa, Hospital de Santa Catalina de Fonfría no podía la Puebla de Triacastela carecer de un centro benéfico de este tipo, cuyo edificio muy remodelado y adaptado a otros menesteres se conserva, y se llama "Casa de Pedreira", de él según los historiadores que se hicieron eco del mismo no había demasiada documentación, poco a poco aflora alguna, que se halla en el más insospechado protocolo de cualquier escribano, a modo de completar algo más los datos del mismo aporto casi literalmente dos documentos relacionados con él. No se conoce la fecha de su fundación ni quienes eran sus protectores, si bien se sabe que la administración del mismo correspondía a la curia diocesana de Lugo, cuyo obispo nombraba y daba poder al sacerdote que le pareciese para administrar las rentas y cuidar del edificio además de atender los peregrinos. Según Elías Valiña Sampedro, en 1654, el mayordomo del Hospital de San Pedro da tres reales a un arriero para que lleve a un peregrino hasta la villa de Sarria y por dicha fecha su economía debía marchar bastante bien, a juzgar por los datos aportados en varios documentos que obran en al Archivo Diocesano de Lugo, e incluso se realizan algunas compras de vienes para el mismo, pues el 19 de enero de 1656, ante el escribano de esta villa Pedro Sanjurjo se otorgó escritura de obligación que hizo Juan de Villa y Antonio de Villa y más sus hermanos de pagar al Hospital de santa María Magdalena de Triacastela la cantidad de trescientos diecinueve reales en seis años y cada años cuarenta y cinco reales y diez maravedís en comisión de los réditos prorrateados; otro documento del mismo escribano del nueve de enero del mismo año referencia que Catalina de la Iglesia, viuda de Bartolomé de Abradelo, vecinos de Ramíl otorgaba escritura a favor de dicho Hospital de un censo de siete reales cada año. Tampoco faltaron rebeses y en 1657 sufrió un incendio, pues una nota de la misma fuente señala "que se pague la cantidad de diecisiete reales de la limpieza del incendio del Hospital que ardió", este mismo año el visitador del Obispado de Lugo ordena al mayordomo de la obra pía que compre ropa para las camas y madera para las mismas, "sea provenido de todo lo necesario"; algunos años más tarde en 1682 se da autorización al cura párroco de Triacastela que cuando muera en él algún peregrino pueda llamar a otro sacerdotes para darle sepultura eclesiástica, pagándole con las rentas de dicho centro. Además se aplicaban varias misas por el ánima del difunto, pues en 1683 se dan cuatro reales por dos misas que se aplicaron por un peregrino.
Como bien se puede comprobar en el documento de venta a favor de Ramón José Pombo, en 1807, tuvo este centro capilla propia dedicada a Sta. María Magdalena, que en 1792 ya estaba casi abandonada, con unas imágenes puestas sobre lo que fue retablo, la puerta de acceso caída, que luego sería convertida en cuadra de ganados.
Lo mismo que otros centros de este tipo, entre ellos dos hospitales en Castroverde, fue expropiado y posteriormente vendido al mejor postor según consta en los documentos que a continuación se transcriben:
"Venta otorgada por el comisionado D.Francisco Sánchez Baamonde a favor de D.Ramón José Pombo, escribano.
En la ciudad de Lugo a 20 días del mes de noviembre de 1807. Ante mi escribano de S.M. y testigos constituido personalmente D.Francisco Sánchez Baamonde, Juez Comisionado por el Sr.Intendente General del Ejercito en el Reino para la averiguación y venta de vienes de establecimientos piadosos en esta capital y otros pueblos de la provincia que comprende dijo: haberse formado expediente para la de los correspondientes aun hospital de peregrinos que antiguamente hubo en la villa de Triacastela y como resultase hacer cesado los institutos de su creación se declararon por de venta junto con la casa en que antes se ejercían, como comprendido todo ello en la forzosa información prevenidas por Real Decreto de diecinueve de septiembre de 1798 y con citación de D.Manuel González España actual cura párroco de dicha villa que hacia de administrador de la enunciada casa y vienes se procedió a la tasa por medio de Manuel de Samos da Calle, de aquella vecindad perito elegido por el Provisor Sindico General de la misma y en quien aquel se ha conformado y de la declaración jurada que ha dado en los veinticuatro de junio próximo pasado entre otras partidas que reguló consta haberlo hecho en estos términos, las siguientes.
Haber reconocido muy por menor la casa de tal hospital sita en este pueblo con el edificio que está pegado a la misma y en que antiguamente hubo capilla, pero sin que en la actualidad tenga imágenes, campana, ni otra alhaja que la constituya y si un agujero en que se hallase la puerta medio tapiada de pared sencilla y su interior bien inmundo a causa de los ganados que allí se introdujeron y tanto la cubrición o tejado de este edificio como el de la restante casa se halla del todo arruinado y podrido, como igualmente las pandes y maderaje de esta, la cual aun que de bastante buque y con dos salas, la una con piso y la otra sin él y entre ambas atexabana, no puede habitarse en la actualidad por el eminente riesgo de que se estropeé o caiga del todo, a menos que bajen las paredes a sus cimientos en algunas partes y en otras se reedifique, amadere y cubra de nuevo, de manera que el que declara no puede regularle por lo mismo renta alguna, pero teniendo en consideración la calidad y situación de todo el terreno que contiene el compuesto de la referida casa y edificio de que lleva dado razón con un retacito de huerta que se halla a espaldas y pegado a aquella, que englobó hará una seis cuartas de centeno en sembradura y con los materiales de piedra, losa y madera que contiene vale muy bien cuatro ferrados de centeno en renta y estos tasados a razón de ciento cincuenta reales cada uno resulta valer la casa y huerto en principal para venta seiscientos reales de vellón.
Se fijaron edictos conforme a instrucción llamando compradores y en el día, hora y sitio señalado para el remate se hizo de las mismas a favor de D.Ramón José, vecino de dicha villa en la cantidad de mil cuatrocientos seis reales de vellón a pagar en metálico además de las prorrata de gastos procesales como mayor y más beneficioso postor. Publicose para la mejora de cuarto por término de treinta días y como transcurriesen si que hubiese quien la propusiese finalizados se confirmó el expuesto remate y fue aprobado con los hechos a favor de otros interesados por el Sr. Intendente General con acuerdo de su asesor a la manera que se evidencia del decreto que se dice. Coruña ocho de septiembre de 1807; conformándose con lo que propone en el antecedente dictamen el Sr.D.Gonzalo Cruz de Vilches aprobó los remates hechos a favor de D.Ramón José Pombo, y otros de los vienes que comprende y a fin de que se lleven aducido efecto se devuelve este expediente al Juez Comisionado D.Francisco Sánchez Baamonde, tomándose antes razón en la contaduría principal de la provincia , fdº Manuel Machón, tomase la razón prevenida y devuelto el expediente acordó el que otorga verificarse el interesado la entrega de su remate o importe de el en la Real Caja de Amortización para lo que se le dio testimonio y lo hizo constar por la carta de pago que se copia. Real Caja de Amortización. Para dar cartas de pago por obras pías, corresponde a mi cuanta del año de mil ochocientos siete, comisión principal de Lugo, como comisionado de la Real Caja de Amortización en esta ciudad y pueblos de mi comisión, recibí de D.Ramón José Pombo, vecino de la villa de Triacastela mil cuatrocientos seis reales de vellón en metálico, cuya cantidad es procedente del precio liquido en que quedó rematado a su favor una casa en que antes se ejercía la hospitalidad y pegada a ella un retazo de huerta, un prado llamado de "Labadoirdo", de sembradura un ferrado y la cortiña de "Farnedo", de sembradura tres, correspondientes al hospital de peregrinos que hubo antiguamente en dicha villa de Triacastela, según consta del testimonio dado por D.Jacobo de la Fuente, escribano de S.M. del que resulta igualmente estar aprobado el remate por el Sr.Intendente de esta provincia y en dicha cantidad me dejo hecho el correspondiente adeudo en la cuenta de la misma Real Caja del corriente año y ramo de obras pías, quedándose testimonio de este recibo interino en el expediente que causa esta entrega con arreglo a lo dispuesto en el capítulo primero, párrafo veintisiete y siete de la adicción a la instrucción de veintinueve de enero de mil setecientos noventa y nueve, cuyo recibo se extiende por duplicado. Lugo a 15 de octubre de 1807. Fdº. José María Gayoso. Son mil cuatrocientos seis reales de vellón, visto bueno Francisco Sánchez Baamonde. La cual ha ejercido solicitando que en su consecuencia el Juez comisionado procediese inmediatamente a otorgar en su favor la correspondiente escritura de venta, aposesionandole en los vienes adquiridos y hacerle entrega de culesquiera documento de pertenencia, según lo inserto concuerda y lo relacionado resulta más por extenso del expediente original que por ahora queda en poder de dicho comisionado al que se remite de que certifico. Esto supuesto y en el de que el administrador del establecimiento se halla citado y apartado de concurrir al otorgamiento de esta escritura ni de practicar diligencia alguna en el particular, consintiendo lo ejecutase el constituyente por si solo, desde luego en la forma y manera que mejor lugar haya usando de la jurisdicción que le está conferida por virtud de su comisión, ordenes, instrucciones con que entiende y la motivan, vende y da en venta real, enajenación perpetua para en todo tiempo de siempre jamas al referido D.Ramón José Pombo, los vienes que se comprende en la parte de tasa inserta según y en la conformidad que en la misma se describe, les había y correspondían al hospital, con sus entradas y salidas usos y costumbres, derechos y servidumbres a ellos anejos, por los mil cuatrocientos seis reales de vellón que ha entregado en la Real Caja de amortización a los cuales se agregan como parte principal del remate cuatrocientos de inducción de los gastos procesales pero por libre esta venta de cientos, alcabalas y bantinas ni otros algunos derechos excepto los de esta escritura, su principal y copia, desistiendo como desiste, aparta y desapodera al tal establecimiento y sus representantes del que tenían de posesión, voz, dominio y propiedad y lo cede renuncia y traspasa en el comprador y los que de el hayan título y causa para que los hayan, lleven y disfruten a su voluntad, posesionándose de ellos por el medio que a bien tenga, la que el otorgante consistente y le ha por dada en fuerza de la tradición de esta escritura que puso en mano de dicho comprador quien como presente la recibió, aceptó y devolvió a mi el escribano de que certifico. Y le promete a nombre de S.M. que a los vienes aquí referidos no les crea puesto ni movido pleito, ni sucesión judicial ahora ni con el tiempo y así lo fuere que no deberá contestarle puesto que las demandas, aceptación si más a sus resultas se han de entender y recaer sobre el importe ingresado en la Real Caja como sobrogado en lugar de las fincas enajenadas en razón de todo lo cual sujeta a uno y otros interesados al poderío y jurisdicción de dicho D.Intendente General y más tribunales superiores creados para el conocimiento privativo de estos asuntos con renunciación de las leyes, fueros y derechos que a ello se pongan como contadurías a las Reales Ordenes e instrucciones con se procede y a mayor abundamiento así mismo dijo que a esta escritura y sus traslados interponía e interpuso su autoridad ordinaria y judicial, decreto en cuanto puede y haya lugar proviniendo al comprador la toma de razón en el oficio de hipotecas, así lo otorga y firma con aquel de fueron testigos D.José Várela. D.Pedro Vicente Vázquez y D.José Hermida, vecinos y residentes en esta ciudad de todo lo que y conocimiento de lo sobredicho doy fe".
Posteriormente su nuevo dueño lo aforó según consta en este documento, que resumidamente se acompaña.
"Foro de la casa llamada do Hospital.
En la villa de Seoane, jurisdicción de Courel, partido judicial de Quiroga, a siete días del mes de junio de 1836, ante mi escribano y testigos compareció D. Ramón José Pombo, natural de la casa de Pereiras de la puebla de Triacastela, también escribano, vecino de la villa de Triacastela y dijo que como en derecho más haya lugar, afora y da en foro perpetuo para siempre jamás a Ignacio Corral, vecino del lugar y coto de la Balsa, que está presente y acepta, a saber: una casa, cubierta de losa, situada en medio de dicha villa de Triacastela, con dos cuartos y cocina, en alto, corredor, tres cuadras y una dispensa y su entrada por la parte de afuera, nombrado todo del Hospital, según demarca por el naciente y medio día con caminos y plazuela, por poniente con casa de Domingo Pombo, que también lleva en foro el otorgante y por la parte de atrás con cortiñas y huerto de Juan do Rigueiro, vecino de esta villa, cuya casa como suya propia según la adquirió en 1807, del crédito público, por escritura de que dio fe D. Jacobo de la Fuente, escribano de número que fue de Neira de Jusá, con aprobación del señor Intendente de este Reino, se la afora para siempre jamás con todas sus entradas y salidas, usos y servidumbres, en renta y pensión de seis reales de vellón, pagaderos cada año en el mes de agosto o septiembre"(4).

"Fuero de Francisco Pombo que le hizo D. Diego de Quiroga y Losada. En la villa de Triacastela, jurisdicción del mismo nombre a siete días del mes de noviembre de 1732, ante mi escribano y testigos comparecieron presentes D. Diego de Quiroga y Losada, Regidor de la Villa de Noya y vecino de ella, Justicia Ordinaria actual en la puebla de Neira de Jusá. Dijo que por cuanto en esta villa y jurisdicción de Triacastela, tiene algunos vienes, raíces que le han tocado por la herencia y sucesión de D. Diego de Quiroga y Losada, su padre ahora difunto, regidor más antiguo y vecino que fue de dicha Villa de Noya; cuyos vienes se hallan libre y para arrendarles, traer de frente personas, por cuyo motivo y por la larga distancia que hay desde esta villa a la referida de Noya, algunos de ellos se hallan deteriorados y quedan a yermo por falta de persona que los cuide y cultive, por cuyo motivos el otorgante se halla determinado a darlos en foro como desde luego afora por el tenor de la presente por vidas de tres señores reyes de España, que vivan y reinen por muchos años y veintinueve años más, que la primera es la del Sr.D.Felipe cuarto, nuestro Rey y señor natural y las otras dos de los dos señores reyes que le sucedan en dicha Corona, uno en pos de otro y dichos veintinueve años más, es a saber que así afora y da en este dicho foro a Francisco Pombo, vecino de esta dicha Villa que esta presente y aceptante y afora para sí y para Dominga de la Torre, su mujer, sus hijos y herederos y sus sucesores conviene saber que así le afora y da en este dicho foro los vienes siguientes: la casa y torre que llaman das Pereiras, que se compone de un sótano y su alto de piso osbrado según mira por la frontera hacía oriente con el Camino Real que pasa de Santiago a los Reinos de Castilla, y por el poniente con el Camino que va de esta villa para el lugar de Santa Eulalia, y por la dicha Villa con casa de los herederos de Andrés Pombo" (5).

En otro documento de 1883, figura en estos términos: Casa das Pereiras, de planta alta y baja, con varias habitaciones y departamentos, construida en piedra y madera, cubierta de losa, en la que se incluye el corral que tiene por la parte de naciente, donde tiene la entrada principal para la cocina y planta alta, para donde se sube por una escalera que arranca del mismo corral y la de la planta baja esta por la parte de mediodía por donde linda con camino y calle pública que llaman da las Pereiras, cuya entrada de la planta baja se toma como primera principal para esta distribución, según la cual la referida casa y corral que forma una finca urbana, linda por la derecha entrando y por su espalda con era de mallar y cortiña del mejorante y por la izquierda con camino que desde dicha calle sigue al barbecho "da Rasela", ocupando una superficie de diez arcas. El edificio o casa que nombran la barra, de planta baja, de piedra, madera y losa, con su correspondiente barra o sitio para guardar la yerba seca de los ganados y cuadras para los ganados. Linda con el citado camino y calle pública das Pereiras, a la izquierda da con la casa rectoral y por la espalda casa de los herederos de Manuel Quiroga y por la derecha con la calle que atraviesa dicha villa; tiene una superficie de cinco arcas. El edificio llamado horno, de planta baja, de piedra y madera, cubierto de losa, cuya entrada principal está por la parte del norte, lindando con la expresada calle das Pereiras en su continuación a la feria, por la izquierda entrando con el camino que queda dicho atraviesa desde la calle das Pereiras a la central, por la derecha con casa y era de Constantino Rodríguez y por su espalda fragua de Francisco Corral Somoza y camino de servicio en medio".

Es muy posible que en la misma villa hubiese más mesones, pues la importancia que dicha villa ha tenido parece indicar que así lo requería, como bien pudiera ser el "Mesón de Lloreda", alguna que otra capilla o quizás iglesia, aunque para afirmarlo se precisan más datos, tanto arqueológicos y también documentales. Lo mismo ocurre con las casas blasonadas, dado la importancia e hidalguía de ciertas familias que vivieron en la Puebla de Triacastela, casi necesariamente sus casas debían de estar blasonadas, cuyos escudos se perdieron o fueron llevados a otros lugares por sus dueños.
El monumento al peregrino viene a hermanar más si cabe esta villa y este municipio con los miles de romeros que cada año cruzan estas tierras; situado enfrente al Casa Concellal, está realizado con piedra caliza de la zona, la misma piedra que los peregrinos llevaban en sus morrales parra los hornos de la castañeda y con ello ayudar construir la Catedral de Santiago, pero también esta obra viene a ser un justo a los inminados caminantes que durante siglos por aquí pasaron y por aquí pasan.
Al concluir estas notas de una villa tan antigua, tan acogedora y tan entrañable, no puedo ni tampoco quiero olvidarme de los escribanos que en la misma ejercieron su profesión, al menos de los que en el Archivo Histórico Provincial de Lugo se conservan la mayor parte de sus protocolos, que fueron: Da Rigueira Cristóbal, (1567-1621), De la Vega Manuel (1710), De la Vega Manuel (1789-1811), Fernández Domingo (1573-1614), López Arenal José Francisco (1751-1806), Pardo Andrés (1684-1714), Pombo José Francisco (1768-1824), Reymondez Figueroa Manuel (1833-1838), Rodríguez Sánchez Manuel (1853-1876), Fernández Sanjurjo Pedro (1617-1669), en los protocolos de ellos y de otros de las jurisdicciones limítrofes y algunas veces no tan cercanas están recogidos la mayor parte de los actos más importantes que en dicha villa y su zona de influencia ocurrieron, principalmente los temas administrativos y jurídicos.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania