Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

El Pórtico de la Gloria y Catedral de Santiago restaurados: un icono mundial del Patrimonio Histórico

lunes, 11 de octubre de 2021
Un trabajo minucioso de restauración de diez años que dio esplendor al pórtico y a la catedral, que merece el reconocimiento general. La rehabilitación y transformación de la catedral de culto en templo de peregrinación y nave central sin confesionarios y bancos, con más de mil nuevos puntos de luz controlada por ordenador, la hace más acogedora y resalta las arquitecturas del Maestro Mateo.

El pasado dos de octubre hicimos la visita guiada de noche a la Catedral de Santiago de Compostela, con entrada por la puerta de Platerías, iniciada a las 22:45 horas, durante la cual un documentado guía explicó al grupo del que formábamos parte de lo más significativo de su historia, de las obras de conservación con resultados y mejoras que sorprenden, son motivo de reconocimiento y felicitación general a todos los intervinientes, que expresamos y compartimos desde los sitios web y red de divulgación de la Asociación Castaño y Nogal.

Los problemas de conservación y riesgo para la conservación del rico y variado patrimonio de la Catedral de Santiago exigieron la elaboración de un Plan Director de las obras de restauración y recuperación de la fachada, del Pórtico, interior y otras complementarias del edificio de la catedral, que redactó el arquitecto Javier Alonso, cuya Basílica está enclavada en el hermoso casco histórico de la Ciudad de Santiago de Compostela, distinguido y reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad en el año 1985.

Las obras de conservación y rehabilitación se iniciaron en el año 2009 y finalizaron en el año 2020. El proceso de restauración llevado a cabo en la catedral durante los últimos 10 años requirió de números proyectos y licitaciones, en los que participaron varias administraciones públicas, y numerosos equipos de arquitectos y restauradores, que no es posible reseñar aquí, por lo que optamos por colgar un enlace al final a la relación publicada en un número especial del diario El Correo Gallego, en el que se detallan los nombres de los profesionales participantes en los trabajos de restauración.

El coste con un coste global de la rehabilitación ascendió a algo más de treinta millones de euros, sujeta a cambios, de los cuales entorno a seis millones corresponden a la restauración del Pórtico de la Gloria, para lo que la Fundación de la Catedral contó con el mecenazgo de la Fundación Barrié de la Maza para financiar trabajos previos, estudios, monitorización, obras y otros relacionados.

El conjunto escultórico del Pórtico de la Gloria es la entrada occidental de la catedral, obra ideada, diseñada y ejecutada por el genio del Maestro Mateo. Está considerado una obra cumbre del arte universal y del románico gallego. La figura del Maestro Mateo está asociada de manera exclusiva a la catedral desde 1168, fecha de concesión de una pensión vitalicia por parte del rey Fernando II de León, momento en que el Maestro Mateo se encontraba al frente de las obras del templo compostelano, cuya construcción había comenzado en 1075. No consta en las diversas fuentes consultadas fecha cierta ni pácífica de finalización de las obras de construcción de la catedral, que obviamente tuvo que ser anterior a su consagración el 21 de abril de 1211. El Pórtico podría considerarse como una carta de presentación de la Catedral de Santiago, el cual había sido pintado –según los investigadores- cuatro veces antes de la restauración 2009-2020.

El Pórtico de la Gloria está considerada por los historiadores y expertos una obra carismática, con leyenda en la que la estatua del santo dos croques idea del Maestro Mateo con la que supuestamente quiso representase a si mismo dos veces en el entorno del pórtico, con las que se cuenta y estima que pudo simbolizar recibir a los peregrinos que la visitaran la catedra y generar interacción arquitectónica-visual, al tiempo que ser símbolo de humildad ante el creador o patrón titular del templo, aunque aparece vestido en la escultura como un intelectual. El Maestro Mateo en esta parte de su obra juega o da a entenderlo con ideas y se piensa que pudo querer dejar a través de ellas su sello como autor del monumento y del pórtico en particular.

Presentado el pórtico y pasando a la reseña para las amigas, amigos y visitantes de esta página de CyN, comprometida con la conservación y protección de los patrimonios, como hecho histórico y de contextualización temporal, la construcción de la Catedral de Santiago se inició en el año 1075 bajo el reinado de Alfonso VI y el patrocinio del obispo Diego Peláez, tras la cual sufrió varias paralizaciones. El acto solemne de consagración de la Basílica para el culto fue el 21 de abril de 1211 con la presencia del rey Alfonso IX.

En la Catedral de Santiago el peregrino y visitantes pueden ver varios estilos arquitectónicos, sobresaliendo, entre ellos, el románico, el gótico y el barroco, con planta en cruz latina de tres naves. La nave principal tiene 100 metros de lago y 70 m. la longitud del transepto o cruz de la nave central y frontal con el Altar Mayor, por dónde balancea el Botafumeiro. La advocación está dedicada a la veneración del Apóstol Santiago el Mayor.

Durante la visita el guía del pasado 2 de octubre y confirmado luego en otras fuentes consultadas para redactar este comentario, de la importancia de las obras de rehabilitación de la catedral hay un dato objetivo que revela y acredita la necesidad de lo actuado con el diagnóstico de 534 patologías o enfermedades/problemas del monumento catedralicio de más de ocho siglos de existencia, que se fueron descubriendo e identificando a medida que se ejecutaban los trabajos de restauración, algunas de muy difícil ejecución y complejidad.

Las patologías encontradas por arquitectos y restauradores eran en todo el monumento / catedral, destacando entre ellas, los problemas de consolidación y de conservación acumulados a lo largo de más de ocho siglos, el deterioro de materiales, policromías, aislamiento, iluminación y derivados de restauraciones anteriores mal ejecutadas, que requirieron actuaciones en naves, columnas, paredes, refuerzos y tejados y cambio de iluminación con 122 puntos de luz en el Pórtico de la Gloria y en torno a mil <1.000> en el resto de la catedral, entre otras, lo que le confiere cierta similitud estética-visual con la Catedral de Londres.

Ni que decir tiene que las obras de conservación de la Catedral de Santiago entrañaron una gran dificultad para los arquitectos y restauradores por los efectos de la humedad, salitres de la piedra que exigieron el uso de mortero líquido inyectado en columnas, bóvedas, mosaicos, paredes y otros puntos de la estructura de la catedral, así como retirada de piezas de mármol y recolocación en zonas entorno al Altar Mayor y otras zonas del interior del templo para proceder a su saneamiento, además de la eliminación general de capas de suciedad, polvo y desperfectos muy diversos en –prácticamente- todas las partes del monumento.

Igual y/o parecido problema presentaban las policromías y pigmentos de retablos, estatuas, estructuras de madera y piezas de todo tipo que hubo que recuperar con un minuciosos trabajos y actuaciones en la piedra y madera, trazando líneas en color y adherencia de papel en zonas dañadas o en mal estado para luego actuar sobre zonas y puntos de restauración y conservación.

Otro de los problemas encontrados por los restauradores durante la ejecución de los trabajos fueron las inesperadas inscripciones en madera, piedra, plata y otros elementos del edificio de la catedral puestas por restauradores anteriores, con falta de control, que también hubo que limpiar y restaurar. En los trabajos de restauración y afianzamiento de piezas, estructuras y figuras de madera en el Altar Mayor se detectó que había figuras con cabezas intercambiadas que tuvieron que recolocar.

Las obras y actuaciones integradas en el entorno del Altar Mayor tuvieron como fin, reto y resultado ensalzar la figura del Apóstol Santiago, cubierto con láminas de oro, así como la restauración de piezas de plata de la época barroca, además de la reposición de elementos dañados, que exigió la elaboración de moldes de prototipo para su fabricación artesana, de tallas de madera y hierro para la sujeción de piezas.

Citando al director del Museo de la Catedral de Santiago, Ramón Izquierdo Peiró, la historia de Compostela y de la Catedral es tan rica que tras mil doscientos años de personajes, sucesos, privilegios, ceremonias, visitas ilustres , y remodelaciones sucesivas, configuran la actual catedral ha recuperado esplendor y belleza, que presentamos en una muestra de fotos y líneas de texto sobre la restauración realizada en un monumento declarado Patrimonio de la Humanidad, objeto de este reportaje, para conocimiento y disfrute de quienes lo deseen.

La obra de restauración era inaplazable en el Pórtico y Catedral por su estado anterior y 534 patologías detectadas, trabajos que fueron realizados con la pasión que puso en su día el Maestro Mateo, con gran responsabilidad, con un resultado y belleza que emociona y es ejemplo de buen hacer para el mundo en un lugar sagrado y distinguido por la Unesco, de lo que todos y todas las participantes se pueden sentir orgullosos.

Prometemos algún comentario sobre la restauración realizada, pendiente de ejecutar y la historia de esta catedral como destino final del Camino de Santiago, al tiempo que agrademos al departamento de prensa de la Fundacìón de la Catedral la colaboración prestada para elaborar este reportaje.

Antonio Álvarez González, presidente y letrado asesor de Castaño y Nogal
Álvarez González, Antonio
Álvarez González, Antonio


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania