Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

La Xunta decreta nuevamente medidas, y algunas son absurdas

lunes, 26 de julio de 2021
Demostración empírica de que anular una de cada cuatro mesas (en rojo) no varía las distancias entre las demás (en verde). Las medidas están muy bien si sirven para algo. De lo contrario es hacer daño por hacer daño.

El aumento de los contagios (¡quién se lo iba a imaginar!) ha hecho que la Xunta de Galicia decrete nuevas medidas para intentar contener esta quinta ola que, como todos sabemos, ha sido causada por los malvados hosteleros, en ese plan que tienen para acabar con la población y poder así dejar de trabajar por no tener clientes a los que atender. Es un plan absurdo, digno de un villano de James Bond, pero como todo enemigo de lo público el hostelero medio tampoco es que tenga que preocuparse de ser coherente.

La Xunta, en su infinita sabiduría, ha decretado que para contener los contagios hay que tomar medidas efectivas y rigurosas, como reducir los aforos en terrazas, ya que es evidente que si hay tres personas a dos metros unas de otras se contagian muchísimo menos que cuatro a dos metros unas de otras. Se ve que el bicho coge carrerilla cuando hay más gente y salta distancias más grandes.

Miren, casi voy a dejar la ironía porque he detectado que en ocasiones no se comprende, porque como lo escrito no se entona al leer alguien puede pensar que hablo en serio.

No suelo criticar las medidas de protección de la población porque todos entendemos que hay que hacer sacrificios. Si hay que cerrar locales, siempre que se les indemnice debidamente por esa situación, pues se cierran. Si hay que reducir horarios, con el mismo condicionante que en el punto anterior, pues se reducen. Pero lo que no es de recibo es aprobar medidas destinadas únicamente a tranquilizar a una población que asiste atónita a los mismos errores ola tras ola.

Si una terraza tiene las mesas a las distancias que se consideren convenientes (creo que son 1,5 metros en este momento) es irrelevante el número de mesas que haya. La bobada de anular mesas es tan sumamente arbitraria que no sostiene el menor análisis crítico. Poner mesas para tener que precintarlas después no sólo supone un trabajo adicional sin sentido (que claro, como lo hacen otros, es decretado sin rubor) sino que no es efectivo, que es lo más preocupante.

Por ejemplo, si el aforo es del 75% supone anular una mesa de cada cuatro, lo que no tiene ningún efecto ya que las distancias entre las tres mesas restantes son exactamente las mismas. Lo suyo sería que cuando hay una incidencia mayor las distancias entre mesas se aumentasen y que en vez de 1,5 metros sean 2, por poner un ejemplo.

Esto haría que en aquellos sitios donde no quepan las mesas con esas distancias haya que retirar algunas, sí, pero "salvaría" a quienes tienen posibilidad de sumar algo más de espacio para compensar esa separación siempre que, por supuesto, los ayuntamientos lo permitan.

En Lugo, por ejemplo, el Ayuntamiento ha sido tremendamente sensible con este tema. Se han permitido situaciones que en condiciones normales serían un disparate, pero la Alcaldesa, Lara Méndez, ha tenido la empatía suficiente como para entender que sacrificar unas cuantas plazas de aparcamiento para salvar a muchos locales de hostelería era una buena medida y por eso permitió, temporal y provisionalmente, usar más espacio del que estábamos acostumbrados.

Las medidas nos pueden parecer exageradas o no, pero lo que nunca pueden es ser absurdas. Tomar decisiones que suponen poner en peligro a los pequeños autónomos y su actividad económica cuando no tienen la menor efectividad no sólo es un error, es una agresión injustificada.

Eso sí, del botellón no hablamos. Precintamos unas playas y unos parques y listo. Después aunque la gente se vaya a otro sitio a juntarse en manada a hacer el loco miramos para otro lado y listo. No sea que se pierdan unos votos.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania