Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

El hundimiento (del presidente del Fluvial)

viernes, 23 de julio de 2021
La obra del aparcamiento del Fluvial, ilegal según (por ahora) dos administraciones diferentes

Sé que es muy polémico decir esto, pero no puedo evitar comparar a Tito Valledor con el Hitler de los últimos días. No es que esté llamando nazi al presidente del Fluvial ni por asomo (de veras, no van por ahí los tiros) sino que me lo recuerda por su resistencia a asumir la realidad de sus actos. En los estertores de la contienda con Alemania, Hitler seguía fantaseando con las Wunderwaffen, las "armas milagrosas" que supondrían dar un vuelco a la guerra y recuperar el terreno perdido. Lo seguía afirmando incluso con las tropas soviéticas ganando Berlín metro a metro y cercando el búnker del dictador. Probablemente nunca sabremos si era una estrategia propagandística de alguien a quien eso le había funcionado de perlas en el pasado o el delirio final de un loco derrotado.

Tras cargar contra la Confederación Hidrográfica llamándoles de todo menos guapos, Valledor habla ahora de una demanda que salvará todos los males del Fluvial y corregirá todas las meteduras de pata tanto administrativas como urbanísticas cometidas por su directiva. Es su particular V-2, su cohete vengador que derrotará a sus enemigos y le alzará con una victoria aplastante que allane su camino a perpetuarse como Presidente del Fluvial e incluso optar a la Alcaldía si se pone a ello. Por soñar que no quede.

Hoy recoge La Voz de Galicia que Patrimonio de la Xunta también ha comunicado al Fluvial que hay problemas con el polémico aparcamiento que hizo junto al Camino Primitivo de Santiago sin las debidas autorizaciones. Habrá que ver la resolución a ver qué pone porque hasta el Club habla de "varias razones, sobre todo estéticas" con lo que hay razones que no son meramente estéticas.

Hacer las cosas mal trae estos resultados. Ahora tendrán que volver a levantar un aparcamiento que costó un buen dinero a los socios y que tendrán que abonar de nuevo para cumplir con las normativas, sin contar con las sanciones y demás que puedan tener por parte de Cultura y que se suman a las de la Confederación.

El problema para la directiva de Valledor es que ya no cuela la persecución por parte de "unos" salvo que se enroque en un discurso delirante de que "van todos a por mí", cosa que no descarto visto lo visto hasta el momento. Dos administraciones diferentes, de dos niveles totalmente distintos (estatal y autonómico) y dirigidos por colores diversos (PSOE y PP respectivamente) van en la misma dirección: se hizo todo mal. Falta saber si el Ayuntamiento ha tomado cartas en el asunto, porque me sorprendería bastante que la licencia esté bien dada (si es que hay tal licencia, que a lo mejor es una mera comunicación previa) con lo que se sumaría otra administración a este sainete. Con la Diputación ya tendríamos el póker completo.

Por cierto, sigo sin ver el menor movimiento por parte de la directiva ni de los socios del Fluvial para restituir su condición de miembros del club a los injustamente expulsados por decir la verdad. Ese borrón no se puede lavar, pero sí al menos se puede tener una reacción más o menos digna y, a la vista de todo esto, reconocer que fue una expulsión injusta e inmerecida. Una vergüenza, de hecho.

Volviendo al comienzo, creo que no se toma esa medida porque nadie se atreve a decir al emperador que está desnudo. Tampoco los altos cargos de la Alemania que perdía la guerra tuvieron el coraje de corregir al Fürer, y así les fue. Esperemos que esto no sea "el Hundimiento" del Fluvial, como lo fue el de un país entero.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania