Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Los termómetros que se retiraron en 2018 no se repondrán

martes, 13 de julio de 2021
Uno de los desaparecidos termómetros, retirados en 2018. Foto: El Progreso

Hace más de dos años, en mayo de 2019, el Ayuntamiento sacó a licitación el contrato para las pantallas digitales, que sustituirían a los termómetros que había en varios puntos de la ciudad (por ejemplo, frente al Ayuntamiento o en Santo Domingo). Tras todo este tiempo no se volvió a saber nada del asunto, a pesar de que el Gobierno decía que era una "prioridad" y que el BNG, entonces en la oposición, pedía que se agilizase su reposición. Pues ya ven, se ve que se les ha pasado la fuga con el tema ahora que es cosa suya.

En esta ocasión no puedo alegar ignorancia sobre el motivo de tanto retraso, ya que me van a permitir la inmodestia de pensar que un artículo firmado por un servidor les hizo replantearse el tema, ya que dichas pantallas violan flagrante y directamente el PEPRI, esa normativa obsoleta que se resisten a cambiar a pesar de que llevan años insistiendo en que lo van a hacer. No es cierto.

Dirán ustedes: "¿entonces dices que la culpa es tuya?". Pues no, no es mía, es de la numantina resistencia del Ayuntamiento de Lugo a actualizar el PEPRI, con el que atizan en la cabeza a los pequeños comerciantes y a los vecinos del casco histórico mientras miran a otro lado cuando quien lo incumple es una gran empresa (los carteles luminosos que hay en la calle de la Reina son lo bastante sangrantes como para demostrar esto) o incluso la propia administración local al hacer sus obras (ningún edificio municipal cumple el PEPRI, y de los cables en fachada de Quiroga Ballesteros ya ni hablamos).

Así que no, no es culpa mía, es de ellos. Yo me he limitado a señalar lo que dice la norma. El PEPRI prohíbe expresamente "la fijación de soportes exteriores o bastidores exentos o luminosos en vallas, calles, plazas, sobre edificios, cornisas o tejados, en jardines o parques públicos o privados, o en isletas de tráfico" y eso no lo he escrito yo ni tengo la capacidad de cambiarlo. Ellos sí. La ironía de que en la Plaza del Ferrol haya un cartelón que recoge la zona PEPRI y habla del área de rehabilitación del casco histórico, violando la propia normativa que lo protege es tan propia de esta ciudad que no merece mayor comentario. Estamos acostumbrados.

La ironía es máxima, pero aquí ya pasa desapercibida

Así que esperen sentados. No habrá pantallas luminosas en la ciudad, como no habrá tantas y tantas cosas que la desidia y el "dolce fare niente" se enquistan durante lustros en una ciudad donde se destinan los esfuerzos a construir edificios de madera sin uso previsible o unas bañeras colectivas al aire libre con agua del grifo calentada artificialmente. Cuestión de prioridades.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania